*

X
Los gestos y las palabras vanas bastan para encender nuestra fe.

Los oradores

 

Decía Montaigne a propósito de la retórica:

Es un instrumento inventado para manejar y agitar a una turba y a un pueblo desordenado, y es un instrumento que no se emplea más que en los estados enfermos, como la medicina; en aquellos donde el vulgo, donde los ignorantes, donde todos pudieron todo, como el de Atenas, el de Rodas, y el de Roma, y donde las cosas estuvieron en continua tempestad, allí afluyeron los oradores.

Hoy, creemos más en las profecías que en la evidencia de los síntomas, en las promesas que en las demostraciones, en los juramentos que en las obras fehacientes. Cualquiera nos promete un atisbo de cambio, en este mundo nuestro tan descreído ya de toda posibilidad de metamorfosis positiva, y automáticamente se nos hace agua la boca de la esperanza y nos desgarramos el pecho por instituirlo como nuevo mesías. ¿Tan enfermo está el mundo para que cualquier palabra de feria surta el efecto adelantado de un milagroso elixir? ¿Nos vale más el esplendor de la lengua que la indubitable modificación ejercida por las acciones?

“Donde todos pudieron todo… Allí fluyeron los oradores…” He escuchado que el Papa Bergoglio es candidato al premio Nobel de la paz, y eso me hace pensar en Barack Obama, que apenas estrenada su presidencia recibía ese mismo premio por las promesas y la efervescencia desatada en su apoteósico discurso de investidura. Uno no podía dejar de sentir que algo nuevo se avecinaba, que un nuevo Martin Luther King accedía al poder del país más poderoso del mundo, que los males cesarían y que un nuevo orden mundial, auspiciado por el templado juicio de un hombre excepcional, llegaría entre destellos de luz y armonías seráficas. A algunos se les erizaba el vello y otros guardaron el discurso publicado del presidente negro como un baluarte para la oración, como un talismán que garantizaba la nueva parusía. La realidad, sin embargo, nos dejó a todos congelados en una mueca de mendicidad, y al propio presidente con una ácida sensación de frustración que se tradujo rápidamente en una tupida red de canas.

El celebérrimo Bergoglio también ha sabido aprovechar esta coyuntura desencantada y reactivar nuestra adormecida fe a base de gestos y palabras, quizás nuevas por demasiado ancianas. Y siendo como son las cosas, no podemos evitar pensar que de ser en verdad un reformador de la Iglesia, debería guardar bien sus espaldas para evitar el sueño eterno que sorprendió a aquel antecesor suyo, Juan Pablo I, apartado vilmente del cargo a los 33 días mediante el tradicional ágape de la cicuta.

“Que el catolicismo, más aún, que la religión cristiana en su conjunto se halla en plena decadencia es algo que nos demuestra la experiencia diaria: tal y como hoy se presenta, prudente, complaciente, comedido”. Estas palabras de E. M. Cioran refuerzan mi sospecha de que la actitud del nuevo Papa sólo puede significar dos cosas: o bien un honesto esfuerzo hacia la rectificación de todos los errores y tropelías sumadas por la iglesia católica, con todo lo que esto tiene de desmesurado e improbable; o bien que agacha su cabeza servilmente a una no tan nueva masa de descreídos, sumisamente, como un cordero a punto de ser degollado, tratando de publicitar su doctrina bajo el rótulo del colegueo, abdicando estratégicamente de un abuso de poder que sabe debilitado.

Esta última versión me parece las más ajustada a los hechos: ¿Qué otra salida puede tener el cabeza de la iglesia frente a esta legión indomeñable de huérfanos? Conocedor de la realidad contemporánea a su mandato, el Papa sabe que si no juega bien su baza el edificio se desmoronará definitivamente. Atraer a los prosélitos a la palabra de Cristo es entonces ser riguroso con la aplicación de la misma, aunque al hacerlo simplemente se siga un protocolo, una estrategia de político. Modernizar la Iglesia significa en este sentido hacerla retroceder, es decir, que vuelva, aunque sea sólo en la forma, a reconocer en las palabras de su profeta una ley inexorable. Todo gesto simbólico del nuevo Papa sigue esta dirección.

Por nuestra parte, advertidos como estamos contra los oradores, sólo una decisión como la del desenlace de la película Las sandalias del pescador podría confirmar plenamente la veracidad de sus intenciones.

Los más extraños "bromances": Putin y Steven Seagal, Kim Jong-un y Dennis Rodman y más

Política

Por: pijamasurf - 03/18/2014

Extrañas amistades entre hombres: el lado dulce del poder o la rara confabulación de personajes que, aunque con un origen radicalmente distinto, se encuentran y comparten sus pasatiempos.

putin2

 

Los machos alfa también tienen su corazón y gustan de pasar tiempo de calidad con otro hombre, especialmente si se trata de otro macho alfa (al parecer la rudeza y la testosterona en algunos casos se neutalizan y producen pequeños osos panda de oxitocina que flotan en el ambiente). Entre ellos se desarman y aunque la conversación sea de armas, hay un cierto brillo en sus ojos, podríamos decir que su rostro florece y cobra una cierta aura más suave.

Vladimir Putin y Steven Seagal

Inesperados amigos transcontinentales, acaso unidos por su amor a las artes marciales y por básicamemente ser tipos duros, Vladimir Putin y Steven Seagal han trabado una amistad en el último tiempo. Putin es el hombre más poderoso de Rusia y uno de los pocos que parece atreverse a oponerse a la hegemonía occidental; Seagal es el protagonista de numerosas e increíbles películas en las que hace gala de su selecto conocimiento de aikido para luchar contra la mafia, siempre con un talante hermético, implacable e indespeinable.  Putin antes de ser presidente y primer ministro (una y otra vez) fue agente de la KGB y gusta de mantenerse en forma (lo cual puede comprobarse por las múltiples imágenes que la prensa rusa ha tomado del mandatario sin camisa presumiendo su portentoso lomo), visitando la naturaleza cazando animales salvajes (aunque sea para protegerlos). Quizás algunos no saben, pero Seagal también ha sido parte de la "autoridad", ya que funge como sheriff suplente y por otro lado su aspecto de durísimo rockstar --siempre de negro con  infaltabales gafas oscuras-- no es sólo pose, ya que además de escribir y dirigir algunas de sus películas también es guitarrista y ha grabado discos.

No se sabe exactamente cuándo inició la amistad de Seagal y Putin, pero al parecer fueron las artes marciales las que los unieron (Putin practica judo). Según el sitio Business Week, la influencia de Seagal en Rusia es considerable, por lo que el año pasado un grupo de congresistas pidio al actor que fuera su guía por la tierra de Tolstoi y Dostoievski. Según dijeron los congresistas a Business Weekk, Seagal les "abrió algunas puertas", permitiendo que hicieran cabildeo y se reunieran con funcionarios de alto calibre

Más allá de toda la camaradería --las cenas y los torneos de artes marciales-- Seagal ha sido instrumento de la política pública en Rusia. Recientemente Putin lanzó una campaña nacional de educación física exhortando a su país a regresar a la época dorada de su atletismo y apelando a la fuerza testosterónica --en un país notablemente homofóbico--oficiando e inagurando eventos de la mano de Seagal, quien aparentemente es el prototipo al cual los jóvenes rusos deben de aspirar. Putin suele utilizar a las celebridades para promover su política y cuenta entre sus amigos al actor francés Gerard Depardieu y por supuesto a Silvio Berlusconi, con quien comparte el tono bromista y la afición a las mujeres como parte de una afinidad alfa.

Seagal ha manifestado su apoyo a la acción rusa en Crimea y según reporta el Washington Post, ha dicho sobre Putin "Creo que lo conozco lo suficientemente bien para decir que es uno de los más grandes líderes mundiales, si no es que el más grande líder mundial en la actualidad".

 

rodman1

 

Dennis Rodman y Kim Jong-un

La relación de Rodman y el dictador norcoreano Kim Jong-un empezó un poco como broma (pero, ¿qué es un buen bromance sin bromear?), después de que Vice llevara a Rodman a Corea del Norte con la prerrogativa de negociar con el regimen, haciendo, a manera de burla, lo que Obama no lograba. Kim Jong-un, sin embargo, es fanático de los Bulls de Chicago y al parecer los exatravagantes personajes conectaron rápidamente, en una especie de amor (surrealista) a primera vista. "El Gusano", como se le conocía a Rodman, envió un mensaje al gobierno de Obama dicendo que llamara a Kim Jong-un, ya que podían al menos hablar de baloncesto.

kim-jong2

Rodman ha realizado numerosas visitas desde febrero de 2013 y se ha involucrado con el baloncesto norcoreano, coqueteando con convertirse en el entrenador nacional  y llevando al país comunista una serie de exhibiciones de baloncesto norteamericano, burlando las fronteras. Su relación con el mandatario norcoreano inspiró la película Diplomats (en preproducción).Por otro lado, la relación del estrambótico jugador de baloncesto, playboy y party-animal consagrado, con Kim Jong-un ha sido caricaturizada por los medios estadounidenses (incluyendo chistes como que ambos han copiado su corte de cabello o que Rodman diseñará los uniformes militares del futuro); el gobierno de EU, por su parte, ha criticado a Rodman, argumentado que se ha convertido en un títere mediático de la propaganda norcoreana. Rodman, mientras tanto, defiende a Kim y ha declarado que e sun buen amigo.

Estos son seguramente los dos bromances más extraños de la actualidad, pero la historia cuenta con algunas otras extrañas amistades.  Una de las más insólitas fue la del luchador André The Giant y el escritor Samuel Beckett. Otra imprevista amistad fue la de T.S. Elliot, el gran escritor estadounidense que vivió gran parte de su vida en Inglaterra y el cómico Groucho Marx, ambos hombres de gran inteligencia compartieron el amor por los gatos y los puros. Podríamos también citar la amistad de Michael Jackson y Macaulay Caulkin, cuestionada como impúdica por algunos (donde se teme que el bromance no sea broma) en mundos de fantasía infantil (Caulkin por cierto recientemente ha fundado la banda Pizza Undergroun, un grupo de rock cuya temática está centrada en comer pizza). O también varias de las amistades del Dalai Lama, incluyendo a Bono y a Richard Gere.

Seguramente la historia registra algunas otras bizarras confabulaciones masculinas que exudan testosterona y compañerismo. Si recuerdas alguna, por favor cuéntanos en los comentarios.