*

X
John Zorn y Abraxas cocinan un progresivo e hipnótico Espagueti Western de vibrante ocultismo en honor Giordano Bruno

psychomagia_La música abre el espacio ceremonial, el grimorio, para que el adepto penetre en el mundo invisible –el sonido en el aire es ya una conexión directa con el espíritu. El conjuro es también un juego de moverse en la oscuridad con confianza.

El nuevo disco de uno de los gurús de la música contemporánea, el incontenible John Zorn ofrece un tributo al ocultista, astrónomo y poeta renacentista Giordano Bruno, un hombre que vio a la divinidad en todas partes –su panteísmo y su atisbo de que el sol era una estrella más en un universo infinito lo llevó a ser quemado por la Iglesia. Psychomagia busca captar las ideas de Bruno libremente, explorando a su vez las obsesiones musicales de Zorn, en una especie de indefinible caminata a la deriva, rodeo astral magistralmente ejecutado.

Es un rock progresivo que parece engarzar el pasado con el futuro, un arco que viaja por eones, pasando por agrestes espacios hechizados por animales salvajes, desde la edad media a una ciudad futurista, una dulce locomoción. La hipnosis a la que se someten las brujas adorando a las diosas, ante oráculos ininteligibles –bestias ocultas, debajo de los canales de sonidos— y una lúdica matemática de las esferas celestes, es codificada en los nueve tracks del disco compuesto por Zorn y ejecutados por Abraxas, el conjunto que interpretó anteriormente el Book of Angels Vol. 19. El interés de Zorn por el ocultismo —especialmente le hebreo, la contemplación del zohar y de los sefirots— es evidente en sus últimas producciones, su música también parece ser una evolución de la ideas asociadas a la corriente esotérica que va de la magia enoquiana y la cábala hacia la magia telémica, que visualmente tiene su contraparte en el trabajo de Kenneth Anger y Brian Butler.

Por momentos Abraxas nos lleva a una especie de Western –espagueti-esotérico-angelical—que brilla en arpegios tropicales: el usufructo de la operación mágica, la disciplina de la invocación. Emblemas sagrados en el fuego que camina con ellos, que se encuentran en cabalgatas en el Sol, o estaciones de trenes abandonadas, o llegando al fin del continente para observar el mar espumoso con su alarido triunfal.

Pero su sonido es demasiado fragoso y tiene demasiada sed de conocimiento oculto para mantenerse en un solo sitio. Se revuelca y revuela en un rock más pesado —la energía de la bestia subyacente— que toma aire con pinceladas de  de jazz, vacila, acelera, frena para volver a desatarse y fluir en una sostenida apoteosis. Las diferentes pistas se conectan entre sí, los acordes se repiten para cimentar el círculo mágico y la estructura rítmica que permite el trance y la posesión.

La música no sólo es la interpretación y la herramienta para explorar el pentagrama mágico, es también la esencia etérea que recoge y permite la deriva de la mente. Psicomagia: la magia entendida como un aspecto de la psique –la intención y el lenguaje que modifican la realidad. Después de Crowley el ocultismo puede leerse ya como una ciencia de la mente –los espíritus y entidades evocadas se espejean en las ondas cerebrales, en los estados que atraviesa la psique y corren en paralelos lingüísticos.

Psychomagia, bajo esta lectura, es el perfecto acompañante para una psiconáutica que desafía su propia zona de confort. Que practica como Jung, una exploración de imaginación activa: cerrar los ojos y aventurarse a las historias que surgen de las imágenes, mientras los sonidos languidecen o estallan, en una danza mental que puede o no acompañarse de una deriva del cuerpo... Persiguiendo la misma sombra y los demonios que enriquecen el contenido psíquico y son parte vital del acertijo de nuestra persona, para trascender el mundanal ruido. Todo para poder disfrutar del reino, ser parte consciente del anima mundi, la belleza del orden secreto, que constituye el placer supremo.

Twitter del autor: @alepholo 

El brillante y vital comediante Bill Hicks murió un 26 de febrero, con él una de las críticas más agudas a la sociedad capitalista, militarizada y cínicamente antidrogas.

BillHicks

Bill Hicks murió el 26 de febrero de 1994 a los 32 años de edad, al fallecer perdimos no sólo a uno de los mejores comediantes de stand-up de la historia, también a uno de los más cautivadores filosófos de la cultura pop. Hicks vivió una vida en el carril de alta velocidad, llena de excesos y sabiduría, siempre con el corazón en la mano.

La conciencia de que los medios programan nuestros cerebros, las corporaciones nos hacen consumir cosas que no queremos, alienándonos en el proceso, y los políticos son sólo títeres de un sistema que beneficia a una élite (a la cual sólo le interesa que sigamos consumiendo y viendo televisión), temas muy serios, se convertían en Hicks en la materia de un humor catártico. Un doble filo: no sólo reíamos, entendíamos los entretelones de nuestra existencia y aprendíamos a burlar el control, escapándonos de este orden de las cosas. El comediante toma el rol del juglar quien, ya que lo dice en broma, es el único que se puede burlar del reino y poner el dedo sobre la llaga —un juglar que busca asesinar suavemente al rey, no ya con la revolución de las masas, sino con la del individuo.

No conspiranoia o autosuperación barata, inteligencia en una de sus más claras manifestaciones: humor, simpatía, la capacidad de subvertir las cosas. Según Lee Camps, uno de sus herederos, Hicks "cuestionó todo y obligó a las personas a pensar por sí mismas y  no estrangularse con la mediocracia preprogramada", era "una de las pocas personas que les decía la verdad al público".

Queremos compartir aquí algunos de los mejores momentos de Bill Hicks, diatribas iluminadas de sus años en el circuito (cósmico) cómico.

Para los publicistas o empleados de la industria del marketing, Hicks no tiene piedad. “Si trabajas en marketing en publicidad, en serio, no es broma, mátate… es la única forma de salvar tu alma… eres el destructor de todas las cosas buenas, eres el peón de Satán, llenando el mundo de violenta contaminación.”

Y los tipos de marketing le contestan: "Sé lo que Bill está haciendo ahorita, está yéndose por los dólares antimarketing, ese es un buen mercado… se está yendo por el dólar de la indignación, un mercado muy grande, muchas personas sienten eso en tiempos de recesión”. Bill: “Dejen de ponerle un puto signo de dólar a todas  las cosas del planeta". Marketing Guys: “Ah, ya sabemos lo que está haciendo Bill, se está yendo por ese rollo del mercado del enojo, muy inteligente, ya hemos investigado este mercado, hay mucho dinero ahí. Bill es muy inteligente”.

“¿Que hiciste hoy”, le pregunta su esposa a un publicista. “Hoy hicimos comida de arsénico para niños”.

El despertar lisérgico, capital en la vida de millones de jóvenes en el mundo:

Hoy, un  que tomó ácido se dio cuenta de que toda materia es meramente energía condensada a una vibración más lenta. Que todos somos una conciencia experimentándose a sí misma. Que la muerte no existe, la vida es sólo un sueño y somos la imaginación de nosotros mismos. Aquí está Tom con el clima.

En uno de sus más famosos videos, Bill Hicks nos enseña un budismo pop de parques de diversiones que escapa del samsara a través de la conciencia de que la vida es un sueño vs. los agentes de la Matrix que asesinan a los que despiertan.

¿Tiene sentido todo esto? Encontremos el sentido. ¿Tiene sentido mi acto? Yo diría que sí. Pero eso es lo que esperan que yo diga. El  se parece a un  en un parque de diversiones. Y cuando decides subirte, decides que es real porque así de poderosa es nuestra mente. Va de arriba a abajo, da vueltas y vueltas. Tiene emociones y escalofríos  y colores brillantes, es muy ruidoso y es divertido, por un rato. Algunas personas han estado en este paseo por mucho tiempo y empiezan a cuestionarse ¿es esto , o es sólo un viaje? Y otras personas se acuerdan, y se vuelven hacia nosotros, y dicen, “hey, no te preocupes, no tengas miedo, nunca, porque, esto es sólo un viaje…” Y nosotros… matamos a esas personas. Ha, ha, ha “Cállenlo.” “Tenemos mucho invertido en este viaje. Cállalo. Mira mis arrugas de preocupación. Mira mi gran cuenta bancaria  y mi familia. Esto tiene que ser real.” Es sólo un viaje. Pero nosotros matamos a esos buenos tipos que nos trataban de decir eso, ¿te has dado cuenta? Y dejamos a los diablos que corran libres. Jesús asesinado; Martin Luther King asesinado; Malcolm X asesinado; Gandhi asesinado; John Lennon asesinado; Reagan herido. Pero no importa porque: es sólo un viaje. Y podemos cambiarlo cada vez que querramos. Es sólo una opción. Ni esfuerzo, ni trabajo, ni ahorros o dinero. Una opción, ahora mismo, entre el miedo y el amor.

Life is just a ride.

Hang Loose.

Rest in Peace.

Twitter del autor: @alepholo