*

X
El chavismo está siendo una víctima más de esa soberbia moral de la izquierda latinoamericana que ha consistido en dividir las arenas políticas y culturales en buenos y malos.

caracas-3La revolución bolivariana venezolana está derrotada o, mejor dicho, suicidada. El sueño del socialismo del siglo XXI es una macabra realidad política para millones de venezolanos, mientras los miembros de la élite chavista usan relojes Cartier, trajes Yves Saint Laurent y cubren sus ojos de lo que acontece con lentes Dior, los ciudadanos de a pie tienen que aguantar una inflación galopante y una vida cotidiana enrarecida por las carencias y la inseguridad pública. Mientras la ciudadanía de la revolución del siglo XXI pasa hambre y carestías, la nomenclatura chavista pareciera evocar la mítica frase atribuida a María Antonieta en la Francia del antiguo régimen: “El pueblo tiene hambre, mi alteza, no hay pan". "No te preocupes", contestó la reina, "que les den pasteles”. Pero en este caso han sido toletes, balas de goma, picanas eléctricas y otras artes represivas.

La indignación popular en las calles es tremenda. La descomposición de los circuitos de abastecimiento de productos de primera necesidad es alarmante. Para la gran mayoría de los venezolanos y venezolanas, ir al supermercado y pelearse a golpes por leche, azúcar o papel higiénico es cosa cotidiana, perder tres horas de sus vidas haciendo una cola de tres o cuatro horas es un infierno cultural y cotidiano que el gobierno de Maduro no ha sido capaz de aquilatar. Porque esas mismas colas han permitido el encuentro cotidiano de miles de personas que han compartido sus penurias y en esos diálogos han afinado su determinación de enfrentar al chavismo huérfano de su comandante ascendido al cielo por su esotérico heredero Maduro, quien, a decir verdad, no estaba en su punto para gobernar un país del tamaño geopolítico en la región que adquirió con Hugo Chávez.

0010681778Mientras, la prensa no chavista es bloqueada, cercada y censurada. Los dichos populares venezolanos sobre la abundancia y la escasez vuelan de boca en boca en las calles y redes sociales, van de twitter a los portales de Facebook y en ellos, la gente desesperada dice “si tienes comida en casa... no trabajas, porque los que trabajan no tienen tiempo de hacer colas todos los días”. En tanto, el presidente Maduro sigue implorando al cielo por la reencarnación del mítico Hugo Chávez y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, denuncia la intención de Leopoldo López, dirigente de Voluntad Popular (agrupación opositora al chavismo), de propiciar un golpe de estado y de abandonar el país ante su fracaso. Nuevamente surge en su discurso el imperialismo como el causante de todos los males de la revolución bolivariana. Pero, ¿quién nos explica la corrupción de la burocracia chavista? ¿Quién nos puede dar razón acerca del brutal incremento de los crímenes en los últimos años? ¿Acaso la CIA es capaz de financiar a cada criminal de baja monta en Venezuela? Hoy en día la legitimidad ganada durante tantos años por Chávez y los suyos se ha desmoronado, Venezuela es hoy en día un país dividido entre los seguidores del difunto militar populista y una creciente mayoría que se está movilizando en las calles y plazas. Además, los bolivarianos del siglo XXI no cuentan con ese extraordinario animal político que era Hugo Chávez, que era capaz incluso de sobrellevar un golpe de estado de verdad y darle vuelta en horas.

Los argumentos de la élite huérfana en el poder son ciertos, que hay acaparamiento, seguro que sí, que hay intervención y mano negra del gobierno de los Estados Unidos, también, que hay mano negra de un sector de los grupos de poder políticos colombianos es muy probable, pero también es un hecho que los chavistas en el poder se corrompieron, dejaron a los ciudadanos en medio de un caos de inseguridad y de hambre figurada; ellos, los chavistas, crearon una buena parte de las condiciones objetivas para encender la hoguera de su propia destrucción y eso es una realidad política. El chavismo está siendo una víctima más de esa soberbia moral de la izquierda latinoamericana, que ha consistido en dividir las arenas políticas y culturales en buenos y malos, y si eres bueno y le peinas las barbas a Fidel Castro te conviertes en lo máximo, así tortures a tus jóvenes con picanas eléctricas en tus cárceles gubernamentales.

A479AF8A-819E-4E3A-B987-66722756748A_mw1024_n_s

Es trágico, paradójico y terriblemente humano lo que está pasando en Venezuela, hoy en día estamos asistiendo al declive de una revolución envejecida prematuramente como consecuencia de sus errores internos y una evidente presión externa. Pero también hay que decirlo con todas sus palabras, la elección que hizo Hugo Chávez de su sucesor fue la peor decisión que pudo tomar el agonizante dirigente, Maduro no ha sido capaz de conducir con pulcritud el proceso bolivariano y ante la falta de ideas, propuestas y tácticas políticas ha recurrido a la represión brutal, la gente no olvida los muertos y cada asesinado en una protesta callejera se está transformando en un mito y los mitos, cómo lo fue alguna vez Hugo Chávez, no se demuelen con los golpes, crecen con ellos hasta derrumbar a sus opresores. Si los chavistas no leen estos signos con inteligencia y esmero su destino final seguramente será el basurero de la historia, pero para cambiar este posible final necesitan bajarse de su soberbia y contar con una dirigencia inteligente y reflexiva, lamentablemente para ellos, no cuentan con una ni con otra. ¿Qué dirán los aliados internacionales de los chavistas en estas negras horas? ¿Saldrán a apoyarlos? ¿Enviaran aviones cargados de despensas? No lo creo, seguramente buscaran otros socios comerciales y nuevos aliados políticos, la soledad internacional le viene pesada a los chavistas. Estamos asistiendo quizás a la segunda agonía de Hugo Chávez.

Twitter del autor: @markahuasi

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Cuáles son los países que más compran y venden armas en el mundo

Política

Por: pijamasurf - 02/15/2014

¿Cuáles son los países que integran la poca decorosa lista de los mayores importadores y exportadores de armas en el mundo?

Screen Shot 2014-03-19 at 12.29.22 AM

A pesar de que quizá el carácter bélico es parte intrínseca de la naturaleza humana, desde cierta perspectiva la guerra ha sido una especie de vicio histórico recurrido por innumerables culturas. Sin embargo, con el desarrollo tecnológico, y por lo tanto del armamento, así como la sofisticación de las agendas internacionales, aunado al afán de ciertos países de imponer sus intereses mediante un mayor potencial militar, parece que hoy es más cuestionable que nunca este recurso.   

Evidentemente alrededor de la guerra existen considerables intereses financieros, no sólo asociados con la búsqueda por controlar recursos, por ejemplo el petróleo, también el mismo mercado de armas es una industria monumental. Y en este sentido es interesante detectar a aquellos países que participan más activamente en el mercado de las armas –una actitud que termina por ensombrecer la actualidad geopolítica.

Recientemente la revista The Economist publicó un balance sobre los países que más compran y aquellos que más venden armas alrededor del mundo, según cifras que documentan este mercado entre 2009 y 2013. Entre los que encabezan la exportación, es decir aquellos que más armas producen, la poco decorosa lista es encabezada por Estados Unidos, seguido de cerca por Rusia, y de lejos por Alemania, China, Francia y Gran Bretaña. En cuanto a los más ávidos compradores, el listado ubica a India como el principal importador, seguido de Pakistán, China, Emiratos Árabes y Arabia Saudita. Vale recalcar que los mayores importadores no necesariamente son los que más armamento manejan, pues los grandes productores seguramente mantienen una buena porción de las armas que producen para su propio uso.

Vivimos en un mundo complejo y la actualidad nos presenta retos cada vez más arduos como para seguir dedicando tantos recursos a un tema que, según nos muestra nuestra propia historia, generalmente terminará sólo por desdoblar más conflictos. 

20140322_gdc001