*

X
El brillante y vital comediante Bill Hicks murió un 26 de febrero, con él una de las críticas más agudas a la sociedad capitalista, militarizada y cínicamente antidrogas.

BillHicks

Bill Hicks murió el 26 de febrero de 1994 a los 32 años de edad, al fallecer perdimos no sólo a uno de los mejores comediantes de stand-up de la historia, también a uno de los más cautivadores filosófos de la cultura pop. Hicks vivió una vida en el carril de alta velocidad, llena de excesos y sabiduría, siempre con el corazón en la mano.

La conciencia de que los medios programan nuestros cerebros, las corporaciones nos hacen consumir cosas que no queremos, alienándonos en el proceso, y los políticos son sólo títeres de un sistema que beneficia a una élite (a la cual sólo le interesa que sigamos consumiendo y viendo televisión), temas muy serios, se convertían en Hicks en la materia de un humor catártico. Un doble filo: no sólo reíamos, entendíamos los entretelones de nuestra existencia y aprendíamos a burlar el control, escapándonos de este orden de las cosas. El comediante toma el rol del juglar quien, ya que lo dice en broma, es el único que se puede burlar del reino y poner el dedo sobre la llaga —un juglar que busca asesinar suavemente al rey, no ya con la revolución de las masas, sino con la del individuo.

No conspiranoia o autosuperación barata, inteligencia en una de sus más claras manifestaciones: humor, simpatía, la capacidad de subvertir las cosas. Según Lee Camps, uno de sus herederos, Hicks "cuestionó todo y obligó a las personas a pensar por sí mismas y  no estrangularse con la mediocracia preprogramada", era "una de las pocas personas que les decía la verdad al público".

Queremos compartir aquí algunos de los mejores momentos de Bill Hicks, diatribas iluminadas de sus años en el circuito (cósmico) cómico.

Para los publicistas o empleados de la industria del marketing, Hicks no tiene piedad. “Si trabajas en marketing en publicidad, en serio, no es broma, mátate… es la única forma de salvar tu alma… eres el destructor de todas las cosas buenas, eres el peón de Satán, llenando el mundo de violenta contaminación.”

Y los tipos de marketing le contestan: "Sé lo que Bill está haciendo ahorita, está yéndose por los dólares antimarketing, ese es un buen mercado… se está yendo por el dólar de la indignación, un mercado muy grande, muchas personas sienten eso en tiempos de recesión”. Bill: “Dejen de ponerle un puto signo de dólar a todas  las cosas del planeta". Marketing Guys: “Ah, ya sabemos lo que está haciendo Bill, se está yendo por ese rollo del mercado del enojo, muy inteligente, ya hemos investigado este mercado, hay mucho dinero ahí. Bill es muy inteligente”.

“¿Que hiciste hoy”, le pregunta su esposa a un publicista. “Hoy hicimos comida de arsénico para niños”.

El despertar lisérgico, capital en la vida de millones de jóvenes en el mundo:

Hoy, un  que tomó ácido se dio cuenta de que toda materia es meramente energía condensada a una vibración más lenta. Que todos somos una conciencia experimentándose a sí misma. Que la muerte no existe, la vida es sólo un sueño y somos la imaginación de nosotros mismos. Aquí está Tom con el clima.

En uno de sus más famosos videos, Bill Hicks nos enseña un budismo pop de parques de diversiones que escapa del samsara a través de la conciencia de que la vida es un sueño vs. los agentes de la Matrix que asesinan a los que despiertan.

¿Tiene sentido todo esto? Encontremos el sentido. ¿Tiene sentido mi acto? Yo diría que sí. Pero eso es lo que esperan que yo diga. El  se parece a un  en un parque de diversiones. Y cuando decides subirte, decides que es real porque así de poderosa es nuestra mente. Va de arriba a abajo, da vueltas y vueltas. Tiene emociones y escalofríos  y colores brillantes, es muy ruidoso y es divertido, por un rato. Algunas personas han estado en este paseo por mucho tiempo y empiezan a cuestionarse ¿es esto , o es sólo un viaje? Y otras personas se acuerdan, y se vuelven hacia nosotros, y dicen, “hey, no te preocupes, no tengas miedo, nunca, porque, esto es sólo un viaje…” Y nosotros… matamos a esas personas. Ha, ha, ha “Cállenlo.” “Tenemos mucho invertido en este viaje. Cállalo. Mira mis arrugas de preocupación. Mira mi gran cuenta bancaria  y mi familia. Esto tiene que ser real.” Es sólo un viaje. Pero nosotros matamos a esos buenos tipos que nos trataban de decir eso, ¿te has dado cuenta? Y dejamos a los diablos que corran libres. Jesús asesinado; Martin Luther King asesinado; Malcolm X asesinado; Gandhi asesinado; John Lennon asesinado; Reagan herido. Pero no importa porque: es sólo un viaje. Y podemos cambiarlo cada vez que querramos. Es sólo una opción. Ni esfuerzo, ni trabajo, ni ahorros o dinero. Una opción, ahora mismo, entre el miedo y el amor.

Life is just a ride.

Hang Loose.

Rest in Peace.

Twitter del autor: @alepholo

Vivian Maier: la mejor fotógrafa callejera de la que nunca has oído hablar (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 02/27/2014

Al igual que sucede con el extravagante fotógrafo clandestino Miroslav Tichý, quién encantó al mundo involuntariamente al ser descubierto por su vecino, las fotografías de Vivian Maier se fortalecen con su historia. Ella fue a todas luces una persona privada, que no siempre disfrutó de la compañía de otros adultos. Sin embargo, sus fotos parecen ser una celebración de la gente, o al menos una franca admiración por su comportamiento en las calles. Casi siempre parece que sus personajes están viendo directamente a la cámara, pero ella usaba una Rolleiflex, armatoste que requería que el fotógrafo mirara hacia abajo por la mirilla. O en otras palabras, Maier no necesitaba involucrarse con los sujetos de sus fotografías, y al parecer —juzgando por los gestos de algunos, como si estuvieran a mitad de un pensamiento— muchos de ellos no sabían que estaban siendo retratados.

A Maier la descubrió un corredor de bienes raíces de 26 años llamado John Maloof, quien  se topó con una caja de negativos en una subasta. Cuando comenzó a revelar las fotografías, Maloof se dio cuenta que todas eran de un solo fotógrafo, y eran maravillosas. Se enteró después que la casa de subastas había vendido más cajas de negativos, así que buscó a los compradores para adquirirlas también. Al final coleccionó más de 100,000 negativos, incluyendo dos rollos de película. Eventualmente, en una de esas cajas encontró un sobre con la firma de Vivian Maier. La buscó en Google y encontró un obituario que informaba que se había muerto algunos días antes, a la edad de 83.

Maloof fue hilvanando información sobre su vida, y finalmente dejó su trabajo y se dedicó a ella. Averiguó que Maier había sido nana en Nueva York y en Chicago y que no tuvo amistades durante su vida. En sus autorretratos se puede inferir un poco de timidez, o quizá anonimato. En uno no mira directamente a la cámara, y en otro su rostro está cubierto por una sombra. En fin, Maier ahora es una suerte de “caso” que ha ganado la atención de galerías alrededor del mundo, e incluso se está preparando un documental sobre su vida y obra.

Maloof está tratando de recuperar el dinero que ha invertido en ella, y juntar suficiente dinero para revelar el resto de los negativos que siguen esperando en cajas. Este verano habrá una exhibición sobre Vivian en Londres.