*

X

¿Por qué piensas que eres mejor que todos los demás?

Por: pijamasurf - 12/11/2013

La “ilusión de percepción asimétrica” es un síntoma del que nadie de nosotros escapa. Es la razón por la cual creemos que conocemos más a los otros de lo que ellos se conocen a sí mismos, y la razón por la cual pensamos que somos mejores en todo que la mayoría de la gente.

you-are-not-so-smartLa llamada “ilusión de percepción asimétrica” (illusion of asymmetric insight) es un prejuicio cognitivo que explica por qué las personas perciben que su conocimiento de los otros rebasa el conocimiento que las otras personas tienen de sí mismas. Cuando, por ejemplo, leemos un libro porque tenemos curiosidad intelectual o algo parecido, y vemos a alguien frente a nosotros que está leyendo el mismo libro, muchas veces pensamos que lo más seguro es que sólo lo esté leyendo porque la película está a punto de estrenarse. Ese tipo de pensamientos están bajo el influjo de esta “ilusión de percepción” que nos hace creer que las otras personas son transparentes y que podemos leerlos perfectamente. El prejuicio parece deberse a la convicción (que todos tenemos en distintos grados) de que los comportamientos observados son más reveladores de los otros, y que los pensamientos y sentimientos son más reveladores de nosotros mismos. El problema es que esta ilusión a menudo viene acompañada de juicios despreciativos, de pensar que nosotros tenemos siempre mejores intenciones, somos más inteligentes y hacemos las cosas mejor que los demás.  

La gente, como sabemos, tiene habilidades mixtas. Una persona puede ser más inteligente que otra, pero es torpe. Otros sobresalen en su dedicación al trabajo duro, pero les falta inspiración. Pero a ti no. Tú eres bueno en todo… o al menos eso es lo que nos decimos a nosotros mismos, gracias a la ilusión de superioridad.

Un grupo de estudios, realizados por Pronin, Kruger, Stravitsky & Ross (2001), sugirieron que, debido a una especie de delirio general de grandeza, la gente tiende a pensar que conoce mucho mejor a una persona de lo que esa persona se conoce a sí misma y que todo lo que hacen lo hacen por una razón banal.

El estudio apunta a varias manifestaciones distintas de la ilusión de percepción asimétrica.

En el primer estudio, los investigadores encuestaron a algunas personas preguntándoles cómo se calificaban a sí mismas como conductores. Alrededor del 93% de las personas se consideraron a sí mismas como conductores “por encima del promedio”. Es imposible que el 93% de ellos sean conductores de primera, eso significaría que el 7% restante sean los peores choferes del mundo, y estén probablemente muertos ahora.

En otra encuesta se les preguntó a profesores de universidad qué tan buenos eran para desempeñar su trabajo. El 94% de ellos modestamente contestó: “por encima del promedio”.

Es verdad que no todos nosotros creemos que somos los mejores en nuestra disciplina, pero, sin importar qué hagamos, generalmente pensamos que somos un poco mejores en ello que la mayoría de la gente. Todo ello se debe a que vivimos en este ciclo particular de la “ilusión de percepción asimétrica”. No podemos admitir que somos descuidados o flojos, o que tenemos limitantes intelectuales para entender ciertas cosas. Sólo sabemos que eso es lo que le pasa a otras personas, y lo sabemos porque nuestras mentes son superiores. Pero como bien dice el término, es sólo una ilusión. Quizá al conceptualizar este tipo de comportamiento nada cambie, pero al menos podemos intentar recordar el síntoma para encontrar modestia en nuestros juicios, y recordar que cada uno de los otros tiene su propia ilusión de percepción asimétrica con nosotros.

Sólo 1.1% de mexicanos interactúa con el gobierno a través de la red

Por: PijamaSurf Mexico - 12/11/2013

A pesar de que la web podría ser uno de los medios más efectivos para presionar y vigilar al gobierno, los mexicanos desaprovechamos esta herramienta para interactuar con él y hacernos presentes en la vida pública desde nuestra computadora.

gobierno_electronicoEl aspecto personal de nuestra vida, sin lugar a dudas, es el más importante; está comprobado que las personas más felices son aquellas que guardan más recuerdos de experiencias valiosas, mismas que suelen involucrar nuestras relaciones afectivas y sociales. Probablemente, por lo anterior, en México las redes sociales como Facebook tienen tanta relevancia, pues involucran mayormente información de índole social, pero qué hay de otros aspectos que nos hacen personas integrales, como el profesional, el cual demanda que seamos personas mínimamente informadas, o también nuestro aspecto político: bien hay un dicho que dice que "si tú no te metes con la política, ésta se meterá contigo".

No se trata de que todos nos volvamos activistas, ni de que dediquemos nuestra ya de por sí atareada existencia a vigilar una bola de funcionarios aprovechados, pero es un hecho que lo más inteligente es que seamos seres mínimamente políticos. De repente, el aumento de impuestos, de la gasolina, etc, nos alcanza parejo, aunque no estemos familiarizados con la política y el gobierno. De esta manera, por más que nos sintamos alternativos siendo "antigobierno", realmente, esta opción tampoco hace una diferencia.

A los políticos les interesa su rentabilidad electoral, y aunque parezca inverosímil, exponer su imagen cuando están haciendo mal las cosas pronto terminará por importarles. ¿Sabías que cada dependencia tiene una página de gobierno que debe mostrar los teléfonos y correos de los funcionarios para que puedas buscarlos? ¿O que puedes hacer denuncias por Internet sobre casos de corrupción ¿Conoces las dependencias de gobierno y sabes qué hacen?

Yolanda Martínez Mancilla, de la Secretaría de la Función Pública (SFP), declaró que únicamente el 1.1% de la población en México interactúa con el gobierno usando Internet, mientras que en los demás países de la OCDE la cifra es de 39%, por lo cual señaló que “la gobernanza digital en México se encuentra rezagada", según información del sitio www.gobiernodigital.com.mx.

Internet nos conecta, pero no únicamente con aquellas personas que amamos o con nuestros probables ídolos, sino también con aquellos que están en el poder, pues no son inalcanzables. Entendiendo que pocos de nosotros queremos vigilar al gobierno eternamente, pero que no está de más incluirlo en nuestros hábitos, como un aspecto más de vida, como los seres integrales que somos, ni tampoco lo está pasar unos minutos analizando cómo funciona la estructura gubernamental, o bien, quejarte ante la dependencia correcta de aquello que te molesta puede abonarle mucho a la cultura colectiva del país. Y es que para todos los escépticos, la verdad es que México nunca ha sido un pueblo politizado, y por ello, los políticos están acostumbrados a actuar solos y únicamente para ellos.

http://www.congresopoliticadigital.com/programa.html