*

X
Una enorme tormenta que podría llevar siglos forma un hexágono en el polo de norte de Saturno, esta imagen es la más nítida que tenemos del misterioso fenómeno.

New Hi-Res Footage Shows Saturn's Mysterious Hexagon Like Never Before

En el polo norte de Saturno yace uno de los fenómenos más enigmáticos que hemos podido observar dentro de este sistema solar: una tormenta similar a un huracán de un enorme tamaño, que forma un héxagono de sorprendente precisión geométrica y que ha durado por lo menos tres décadas, pero que podría llevar varios siglos, según todo lo que se sabe. Esta animación de 8 cuadros a partir una reconstrucción digital de imágenes tomadas por la Sonda Cassini es el material de mayor resolución jamás revelado de este misterioso objeto atmosférico que mantiene su danza vortical en la cúspide del planeta de los anillos, dios del tiempo.

La imagen evoca un sublime vórtice de jabón, jugando fluidamente entre estados de la materia, en un paso vertiginoso entre las dimensiones. En realidad, la imagen (los colores son añadidos, visualizaciones que lo mismo embonan con la ciencia, que con la estética) representa un sistema de nubes simétricas sin paralelo de más de 32 mil kilómetros de ancho, con un ojo de huracán en el centro (un ojo apenas 50 veces más grande que el huracán más grande jamás ocurrido en la tierra). El poderoso sistema meteorológico que comprende este hexágono es dos veces del tamaño de la Tierra.

Si la dinámica del clima en nuestro planeta sigue siendo relativamente elusiva, sobra decir que los procesos meteorológicos de un planeta de una composición tan distinta como Saturno toman un cariz hermético. Por supuesto, algunas personas especulan que dicha geometría hexagonal es un signo de un diseño inteligente, como suele ocurrir en estos casos con sólo la imaginación o una veta paranoica. Es curioso encontrar entre los foros de conspiración la idea radical de que el hexágono de Saturno es una supercomputadora que emite un programa de realidad virtual... esa supercomputadora es Satán (oscuro Arconte de la realidad simulada). Antes ya se había escuchado al polémico investigador Richard Hoagland decir que el hexágono de Saturno era una prueba de la física hiperdimensional que irrumpe en nuestra matriz de realidad, pero esta teoría es aún más desaforada y divertida. Para algunas personas allegadas a las teorías de la conspiración, sin una base etimológica clara, Saturno es equivalente a Satán (si bien es cierto que Saturno ha sido históricamente asociado con el concepto del diablo). Mejor quizás habría que recordar, ante la cosmopoética de la imagen, que Saturno es también el planeta de la melancolía, esa naturaleza contemplativa que según grandes filósofos y alquimistas era la señal del hombre de verdadero genio... y que en el heremetismo, Saturno es el planeta de la transformación, el guardián del oro.

Sin poder concluir si existe un misterio mayor en torno a esta estéticamente sublime imagen, podemos contemplarla sin definiciones, girando, girando y girando...

Twitter del autor: @alepholo

 

Un extraño zoológico donde los animales que acaricias son robots

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/08/2013

Crean espacio interactivo en el que robots simulan comportamientos animales.


Minimaforms_PettingZoo_002

 

Algunos zoológicos ofrecen la posibilidad de interactuar con los animales e incluso acariciarlos. Ahora el estudio Minimaforms ha reemplazado esta controversial práctica con animales robóticos que pueden ser acariciados y simulan comportamientos biológicos.

Las mascotas de esta instalación usan cámaras Kinect para observar a los participantes y mapear sus gestos y posiciones. Esto hace que los robots puedan implementar comportamientos en respuesta a las acciones de los usuarios y se comuniquen de una manera básica. Según el fundador de Minimaforms, Theo Spyropoulos, los robots: "minan la información y la habilidad de aprender gestos y actividades de los participantes en tiempo real" y "entre más tiempo vive la mascota, más aprende".

Los organismos robóticos, muchos de ellos similares a medusas o serpientes marinas, exhiben una gama de emociones que oscilan entre "enojo", "confusión", "aburrimiento" o "curiosidad" para incrementar el realismo de las interacciones.

Existen varias aplicaciones para estos animales robóticos, muchas de ella didácticas, que, de alguna manera, reemplazan animales vivos y se ahorran el maltrato o la extracción de su ambiente natural. Se podrían también recrear hábitats con fauna y flora extinta o programarlos para que realicen distintas tareas. Por otro lado este zoo artificial evoca invariablemente la visión distópica de la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, en la que en un futuro cercano los animales se han vuelto una rareza y las personas compran mascotas clonadas para consumir un poco de empatía.