*

X

Amazon ofrecerá servicio de entregas en 30 minutos a través de drones (VIDEO)

Por: pijamasurf - 12/05/2013

Los Octocopters revolucionarán el servicio de entregas en un plazo relativamente corto.

Amazon revolucionó la forma en que la gente compra cosas, pero parece que en un periodo muy corto de tiempo también revolucionará las entregas de productos, en lo que parece ser el sistema más eficiente de entregas a la fecha: Jeff Bezos confirmó que la compañía está llevando a cabo pruebas para entregas con drones, que prometen llevar tus compras a la puerta de tu hogar en menos de 30 minutos.

"Sé que parece ciencia ficción, pero no lo es", afirmó Bezos en el programa 60 Minutes. A decir del ejecutivo, los drones podrán entregar paquetes de hasta 2.3 kg, lo cual "cubre hasta 86% de los productos" que ofrecen.

Los drones se llaman Octocopters, y han captado la imaginación de los cibernautas (en You Tube el video promocional lleva a la fecha más de 10 millones de vistas), e incluso han comenzado a aparecer parodias como O.W.L.S. (puedes verlo al final del texto.)

Bezos añadió que probablemente pasen hasta cinco años para que el servicio de entrega de drones apruebe las regulaciones del Servicio de Aviación Federal de EU, proceso que se encuentra pendiente de legislación. Sin embargo, la presentación de proyectos como éste nos dan un vistazo del futuro cercano y de cómo las compras se llevarán a cabo tarde o temprano: la inmediatez llevada al ámbito de lo material.

Aquí, una de las parodias que se han hecho sobre este servicio: O.W.L.S. (Ornithological Waterstones Landing Service, un acróstico de "búhos") comenzará a funcionar "en algunos años, porque toma mucho tiempo entrenar búhos para hacer cualquier cosa... y porque en realidad se nos ocurrió la idea esta mañana."

La paradoja de la cabeza del demonio: un fascinante fenómeno astronómico

Por: pijamasurf - 12/05/2013

La estrella Algol en la constelación de Perseo presenta un comportamiento que deslumbró a los antiguos y sigue fascinando a los modernos.

algol

Las estrellas han fascinado a la humanidad desde sus comienzos: observar el cielo estrellado no sólo les abrió la puerta a todas las mitologías, sino que siguen fascinando a los científicos por los extraños comportamientos de los cuerpos celestes.

En la mitología griega, el héroe Perseo fue el encargado de decapitar a Medusa, una de las Gorgonas hijas de Poseidón, famosa por su cabellera de serpientes y su mirada que petrificaba a quien la veía. Pero la estrella que corresponde al ojo de Medusa en la constelación de Perseo presenta un comportamiento sumamente extraño, que los astrónomos apenas han comenzado a comprender.

El ojo de Medusa se llama Algol (del árabe "al Ghul", que se traduce en el contexto como "cabeza de demonio"); es más visible durante los meses invernales, al menos en el hemisferio norte, y cada tres noches su intensidad disminuye, como si el demonio nos guiñara el ojo, volviendo a brillar luego de diez horas. Pero no se trata de un guiño demoniaco, sino de lo que los científicos han llamado "la paradoja de Algol."

The paradox of the demon star

La causa del "guiño" es una estrella más pequeña que orbita alrededor de Algol, bloqueando su luz. Los astrónomos la descubrieron en fecha reciente gracias a los telescopios de los que disponemos hoy en día. Algol llamó la atención de los astrónomos por este extraño comportamiento: las estrellas suelen ser predecibles, en cierto sentido, pues desde hace millones de años su comportamiento no suele cambiar dramáticamente; comienzan como nubes de hidrógeno que se condensan hasta ser tan pesadas que la presión en su centro comienza a fundirse en helio. Los elementos se vuelven más pesados a través de esta fusión y las estrellas crecen en la medida en que tengan suficiente combustible para quemar. Estrellas grandes y pequeñas pasan por todas estas fases durante su vida. Pero algo extraño (paradójico) ocurre con Algol y su pequeña estrella orbitante.

Ambas son relativamente de la misma edad. Algol es más grande, pero su compañera ha "envejecido" más rápidamente. Se trata de una estrella casi marchita que orbita la enorme masa de Algol, una estrella rebosante de juventud. Pero existe una explicación: a pesar de que fueron creadas en periodos temporales cercanos, están separadas por cinco millones de millas una de la otra. A medida que las estrellas envejecen, sus núcleos queman materiales más pesados y las capas exteriores comienzan a ser absorbidas también. Estas capas exteriores debieron entrar en el rango gravitatorio de Algol, quien, como el demonio que es, le echó sus garras encima. Al "robar" la masa de la pequeña estrella, Algol tuvo más material para quemar y brillar, permaneciendo joven a costa de la pequeña estrella. Es así como se resuelve la paradoja y la estrella que "guiña" nos observa desde el cielo, con su fascinante mirada.