*

X
¿Sabías que tus lágrimas son como mapas? El proyecto The Topography of Tears contrasta fotografías microscópicas de lágrimas vertidas en distintos contextos emocionales.

Es un sitio tan misterioso, el país de las lágrimas...

-Antoine de Saint-Exupéry

Desde hace milenios, en diversas culturas, se ha expuesto una infalible relación de correspondencia entre lo macro y lo micro. En la naturaleza encontramos patrones inscritos en lo más profundo de su engranaje, que se repiten en diferentes escalas y contextos. Por ejemplo, un estudio multidisciplinario, publicado por la revista Nature, confirmó que los diálogos eléctricos que sostienen las células del cerebro humano replican las figuras que adoptan las galaxias al expandirse, o la sinapsis interneuronal recuerda, sin esfuerzos, al diseño de los relámpagos durante una tormenta eléctrica.   

En sintonía con este modelo correlacional que parece regir nuestro universo, resulta que los humanos lloramos, literalmente, montañosas cartografías. Cada vez que nuestras emociones se manifiestan mediante este mecanismo de expresión y desahogo, derramamos cristales de sal que, observados en un microscopio, denotan una inquieta topografía.

Con el propósito de explorar este poético fenómeno, la fotógrafa Rose-Lynn Fisher creó un proyecto llamado The Topography of Tears. Las imágenes microscópicas que emergieron de este ejercicio nos sumergen en un recorrido de estética emocional: como si se tratara de exuberantes mapas –una mirada panorámica desde el cenit–, observamos elegantes patrones, casi catárticos, que parecen portar intrigantes narrativas. Ella cuenta:

Las azarosas composiciones que encuentro en las lágrimas magnificadas, con frecuencia evocan una sensación espacial, como tomas aéreas de un terreno emocional.  

Afortunadamente, Fisher no se detuvo ante las misteriosas imágenes que encontró por primera vez, tras penetrar la microestructura de las lágrimas. La fotógrafa se abocó a documentar una serie comparativa, entre cristales de sal generados a partir de diversos contextos emocionales. Gracias a esto podemos contrastar la estructura de lágrimas vertidas durante un llanto de dolor, uno de risa, o uno en momentos de cambio. 

Si bien las fotografías por sí mismas proyectan una evidente belleza, lo cierto es que al reflexionar que estos paisajes escurren por nuestras mejillas, justo en ese climático momento del llanto, entonces la experiencia adquiere una connotación mucho más profunda, de introspección compartida.

Es como si cada una de nuestras lágrimas contuviese un microcosmos de la experiencia humana colectiva, como la gota de un océano. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis  

 

Onion tears 2

Cambio
Tears of change 3

Final y comienzo
Tears of ending and beginning 1

Duelo
Tears of grief 5

Reunión

 

 

Este sábado 21 de diciembre se celebra el solsticio de invierno en el hemisferio norte, el día más corto del año.

 

Winter-Solstice-Celebrates-the-Shortest-Day-of-the-Year

Este sábado 21 de diciembre se llevará a cabo el día más oscuro del año, que inaugurará el invierno oficialmente en el hemisferio norte (lo opuesto ocurrirá en el sur del orbe). El momento exacto del solsticio ocurrirá a las 11:11 am, tiempo de la Ciudad de México (17:11, tiempo universal) una precisión que hará sonreír a algunos seguidores de la numerología y que consideran las cifras del 11:11 especialmente significativas, muchos de ellos porque siguen supersticiones arraigadas en el new age.

El mundo está compuesto de una relación pendular entre opuestos que encarna con especial simbolismo en esta fecha. Si bien se trata de la noche más larga del año, es también el inicio del ascenso del sol que culminará sies meses después en el solsticio de verano, el día más luminoso. Según algunas interpretaciones, el 21 de diciembre es en realidad la fecha que celebraba lo que hoy es la Navidad, dentro de religiones que se consideran paganas, esta fecha conmemoraba el (re)nacimiento de la deidad solar, de la cual Cristo es también una versión. El año pasado este simbolismo fue exacerbado bajo la creencia de que se produciría un renacimiento cósmico o espiritual del planeta, siguiendo dudosas profecías, en esta fecha.

Arqueólogos han encontrado pruebas de celebraciones en torno a este día desde la época del neolítico, la cual comenzó hace aproximadamente doce mil años. Existen varios monumentos de esta época que reflejan la importancia ceremonial de este singular momento astronómico: Stonehenge, en Inglaterra, sitio que mantiene una alineación con el atardecer del solsticio invernal, y Newgrange en Irlanda, el cual esta sintonizado con el amanecer de esta misma fecha.

Durante el solsticio el sol se encuentra justo a 23.5° latitud sur siguiendo el eje del Trópico de Capricornio, con el polo norte a su mayor inclinación en relación al sol.

Bienvenido el invierno, el día más oscuro del año, a la vez el signo de un renovado ascenso hacia la luz.

Solsticio de invierno 2016: conoce el simbolismo del solsticio de invierno