*

X

Lingüista reconstruye el sonido del proto-indoeuropeo, uno de los primeros lenguajes de la humanidad

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/28/2013

En un ejercicio científico y también profundamente imaginativo, un investigador de Kentucky realizó una lectura de "La oveja y los caballos", una fábula escrita con vocabulario proto-indoeuropeo que especula en torno al sonido que pudo tener este antiguo lenguaje.

El proto-indoeuropeo (PIE) es un proto-lenguaje que en la lingüística se considera el antecedente de prácticamente todos los idiomas importantes que se hablan y se hablaron en India, Europa y Asia Menor (sánscrito, griego, latín, sueco, inglés, ladino y un interminable etcétera). De acuerdo con los especialistas, la antigüedad del proto-indoeuropeo oscila entre 4 mil y 10 mil años.

A mediados del siglo XIX, el alemán August Schleicher utilizó el vocabulario reconstruido del PIE para una fábula que tituló Avis akvāsas ka, La oveja y los caballos. Los propósitos de Schleicher era tanto morfológicos como fonológicos: por un lado mostró un posible aspecto de las palabras que utilizaron los hablantes del PIE (por más que no se conserve testimonio escrito de este) y, por otro, ensayó igualmente una posibilidad de su sonido, otro de los aspectos más enigmáticos del proto-lenguaje.

Esta es la versión Schleicher de La oveja y los caballos (1868), con una traducción al español a continuación.

Avis akvāsas ka

Avis, jasmin varnā na ā ast, dadarka akvams, tam, vāgham garum vaghantam, tam, bhāram magham, tam, manum āku bharantam. Avis akvabhjams ā vavakat: kard aghnutai mai vidanti manum akvams agantam. Akvāsas ā vavakant: krudhi avai, kard aghnutai vividvant-svas: manus patis varnām avisāms karnauti svabhjam gharmam vastram avibhjams ka varnā na asti. Tat kukruvants avis agram ā bhugat.

 

La oveja y los caballos

[En una colina,] una oveja que no tenía lana vio caballos, uno de ellos arrastraba una pesada carreta, otro cargaba una gran carga y otro cabalgaba rápidamente con un jinete. La oveja le dijo a los caballos: «Me duele el corazón viendo un hombre manejando caballos». Los caballos dijeron: «Escucha, oveja: nuestros corazones nos duelen cuando vemos esto: un hombre, el amo, convierte la lana de una oveja en ropa abrigada para sí mismo. Y la oveja no tiene lana». Al oír esto, la oveja huyó a la pradera.

Cabe mencionar que el texto de Schleicher ha sido revisado en varias ocasiones desde que fue publicado, la última en 2007, sobre todo en razón de los avances en las investigaciones relacionadas con el PIE. Así, por ejemplo, la grafía con que actualmente se maneja la fábula ha variado significativamente, incorporando modificaciones a los signos que, desde un punto de vista lingüístico, representan mejor al lenguaje. Aquí la última de esas versiones: 

Frederik Kortlandt (2007)

ʕʷeuis ʔkeuskʷe

ʕʷeuis iosmi ʕuelʔn neʔst ʔekuns ʔe 'dērkt, tom 'gʷrʕeum uogom ugentm, tom m'geʕm borom, tom dgmenm ʔoʔku brentm. ʔe uēukʷt ʕʷeuis ʔkumus: kʷntske ʔmoi kērt ʕnerm ui'denti ʔekuns ʕ'gentm. ʔe ueukʷnt ʔkeus: kludi ʕʷuei, kʷntske nsmi kērt ui'dntsu: ʕnēr potis ʕʷuiom ʕulʔenm subi gʷormom uestrom kʷrneuti, ʕʷuimus kʷe ʕuelʔn neʔsti. To'd kekluus ʕʷeuis ʕe'grom ʔe bēu'gd. 

Recientemente Andrew Byrd, lingüista de la Universidad de Kentucky, grabó una lectura de la fábula que a su vez difundió el sitio io9. Se trata de un ejercicio científico, sí, pero también sumamente imaginativo, fascinante en su atisbo a palabras que posiblemente se pronunciaron en una de las primeras etapas de nuestra historia común, cuando el género humano despertaba apenas a las posibilidades del lenguaje. Al escucharlos es posible percibir cierta familiaridad, como si los sonidos, aunque incomprensibles, fueran también vagamente conocidos.

Te podría interesar:

La Iglesia del Meteorito: adorando a ese brillante objeto del espacio

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/28/2013

En Chelyabinsk, donde impactó un meteoro hace unos meses, se ha formado la flamante Iglesia del Meteorito, la cual adora piedras del espacio, creyendo que contienen una nueva ley.

 meteoriLa religiosidad tiene las más diversas manifestaciones. En nuestros tiempos después de cierto desencanto con los viejos monoteísmos, ha surgido una gama prolífica de cultos, algunos fanáticos con finales trágicos, algunos que coquetan con la ciencia ficción y algunos francamente cómicos. En Estados Unidos, entre parodia y devoción culinaria, se adora al tocino, en torno al cual se han formado no una sino varias Iglesias, como esta por ejemplo. Como crítica a la religión, el pastafarianismo, que rinde culto al "monstruo de espagueti volador", o la refinada religión del discordianismo, que adora a la Diosa del Caos y nombra a todos sus miembros Sumos Pontifices, inspirada en la canalización de un mono de las estrellas y que acaso sólo prohíbe comer salchichas calientes con mediasnoches de pan. De manera un tanto más radical, el culto new age del Heaven's Gate se suicidó colectivamente esperando el paso de una nave espacial-portal dimensional que supuestamente seguía al cometa Hale Bopp.

A esta lista de nuevas religiones que en realidad es practicamente innumerable, podemos añadir ahora la Iglesia del Meteorito, recientemente formada en la ciudad rusa de Chelyabinsk, el lugar donde el 15 de febrero del 2013 impactó un mereorito al amanecer, dejando una estela de fuego, destrozos y sugestiones apocalípticas. Los miembros de esta nueva religión adoran la piedra espacial y consideran, según su fundador, que "contiene un conjunto de normas legales y morales que ayudarán a las personas a vivir una nueva etapa de desarrollo espiritual". 

Históricamente se ha asignado un gran valor y hasta prestigio espiritual a las piedras de meteoro. Los egipcios incluso incorporaron meteoritos como objetos de alta joyería, dándoles un significado de objetos de poder. Estas piedras eran consideradas parte de un linaje ancestral de reyes que se remontaban a las estrellas. Actualmente las piedras lunares obtenidaspor las misiones Apolo son consideradas tesoros nacionales y una persona que intenta vender o comprar una de estas piedras puede ser arrestada.

Esta fiebre meteórica incluso se verá representada en las Olimpiadas de Invierno en Rusia en el 2014 donde algunas medallas tendrán fragmentos de este legendario meteoro que ya ha subido a la categoría de dios pop. 

En Rusia también en el año 1908 un objeto espacial impacto en Tunguska (el impacto más grande en la historia reciente del planeta). Este misterioso evento al parecer inspiró la historia detrás de la película Stalker, de Andrei Tarkovsky. Una película situada en la llamada Zona, donde a partir del impacto de un aparente meteoro una serie de fenómenos inexplicables empezaron a suceder. Entre una belleza alienígena, escepticismo y un primer contacto con otro orden de realidad un par de investigadores se internan en La Zona, guíados por Stalker, un guía de turistas converso a la fe mágica del lugar. La naturaleza del mundo fenomenológico es puesta en duda en un magistral viaje cinematográfico que como pocas obras en la historia nos enfrenta con la pregunta fundamental de qué es la realidad y hasta dónde se puede separar de la creencia. Así el meteorito y las fuerzas extrañas que libera, la psique humana y su búsqueda en el espejo del mundo... y este nuevo meteorito, este nuevo culto, este nuevo objeto que aparece del cosmos y vuelve a generar toda una serie de creencias metafísicas. Se dice que Dios no juega a los dados, pero, ¿juega al billar con meteoritos? 

[Red Ice Creations]