*

X

Increíble imagen de la isla que nació con el terremoto ocurrido en Pakistán, cortesía de la NASA

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/30/2013

El satélite de la NASA Earth Observing-1 captó esta increíble imagen de la isla que surgió en el Mar Arábigo a causa de las fuerzas sísmicas liberadas durante el terremoto que azotó el suroeste de Pakistán el 24 de septiembre pasado.

nasa_isla_terremoto_pakistan

El 24 de septiembre pasado ocurrió un terremoto de 7.7 grados Richter en el suroeste de Pakistán, el cual afectó a más de 300 mil personas, provocó la muerte de 500 y destruyó aproximadamente 21 mil casas y edificios.

En este sentido el seísmo fue catastrófico pero, por otro lado, desde una perspectiva natural, también es motivo de admiración, pues en medio de su poder destructivo dio origen a una isla, la cual se encuentra en el Mar Arábigo, a 380 km del epicentro del terremoto, cerca de la ciudad paquistaní de Swadar.

La fotografía que acompaña esta nota fue tomada por el satélite Earth Observing-1 de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) el 26 de septiembre pasado y es, hasta ahora, la más impresionante al respecto. En estas imágenes se puede ver el antes y el después de la zona donde ahora se encuentra la nueva isla.

nasa_isla_terremoto_pakistan_2

nasa_isla_terremoto_pakistan_1

RT recupera declaraciones de Bill Barnhart, geólogo adscrito al Observatorio Terrestre de la NASA, quien explica que “la isla es realmente solo una gran pila de lodo de la superficie marina que fue empujada hacia arriba […]. Necesitas una capa enterrada apenas de gas ―metano, dióxido de carbono u otra cosa― y fluidos. Cuando la capa se perturba por ondas sísmicas (como un terremoto), los gases y los fluidos se vuelve boyantes y surgen hacia la superficie, trayendo consigo rocas y lodo”.

La isla, por cierto, ya fue bautizada como Zalzala Jazeera.

Los hongos "producen viento" para que se esparzan sus semillas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/30/2013

Un reciente estudio encontró que los hongos tienen la capacidad de "crear viento" para que este se lleve sus esporas a lugares húmedos y protegidos.

946912_521919084540910_1800593924_n

El mundo de los hongos es un mundo discreto y lleno de extrañeza. Varios científicos se refieren al reino Fungi como “la materia negra de la biología”, porque hay muy poco que se sabe de ellos. Apenas hace poco descubrieron, por ejemplo, que gracias a unos hongos que se añaden a las raíces de los árboles, éstos pueden comunicarse entre ellos y enviarse nutrientes unos a otros. Pero además de que permiten la comunicación arbórea, los hongos también pueden producir viento para que lleve sus esporas a otras partes del bosque.

Por mucho tiempo se pensó que los hongos se reproducían pasivamente tirando sus esporas al suelo para que una corriente de aire las recogiera y las depositara en otro lugar. Pero este nuevo estudio muestra como el fungi es mucho más activo al esparcir sus semillas.

Para “crear viento”, los hongos sólo tienen que dejar que su humedad se evapore. Esta evaporación les permite enfriarse ya que el cambio de fase de agua líquida a vapor usa energía calórica. El aire frío es más denso que el aire caliente y tiene tendencia a fluir y esparcirse.

Esta habilidad para crear viento es lo que les permite nacer adentro de troncos, en hendiduras de árboles, debajo del pasto: lugares donde el viento común no llega fácilmente. Según uno de los investigadores, si llevas una linterna al bosque en la noche podrás ver esporas moviéndose en grandes nubes, con su propio viento.