*

X
Estudio revela que la intensidad con que usas Facebook podría deberse a la recompenza cerebral que genera el hecho de tener una "buena reputación".

deixando-seu-feed-de-noticias-do-facebook-do-seu-jeito-13

De acuerdo con un nuevo estudio publicado por neurocientíficos de la Freie Universität Berlin, la intensidad en el uso de Facebook puede ser predicha por la actividad en el núcleo accumbens, un área del cerebro donde se procesa la recompensa (incluyendo comida, sexo, dinero y buena reputación). El Dr. Dar Meshi y sus colegas condujeron este estudio para relacionar la actividad cerebral con el uso de las redes sociales.

“Como seres humanos evolucionamos de manera que ahora nos importa nuestra reputación. En el mundo de hoy, una de las maneras que tenemos para manejar nuestra reputación es por medio de las redes sociales”, apuntó el Dr. Dar. Con 1.2 billones de usuarios al mes, Facebook es la red social más grande del mundo. Fue utilizado en el estudio porque las interacciones de la página se manejan en vista de los amigos de los usuarios o el público que puede afectar su reputación. Por ejemplo, Facebook consiste de usuarios dando “me gusta” a la información publicada. Esta aprobación es retroalimentación social positiva, y puede considerarse relacionada con su reputación.

Treinta y un participantes completaron la escala de intensidad de Facebook para determinar cuántos amigos tenía cada participante, cuántos minutos cada uno pasaba en Facebook, etc. Se aseguraron de que cada participante calificara muy distinto en el marcador de la escala.

Primero, los sujetos participaron en una entrevista de video. Luego su actividad cerebral fue medida en diferentes situaciones. En el escáner, se les dijo a los sujetos que las personas que supuestamente vieron los videos pensaban bien de ellos, y también se enteraron si la gente también pensaba bien de otros participantes.

Los resultados mostraron que las personas que recibieron retroalimentación positiva sobre sí mismos produjeron una activación más fuerte del núcleo accumbens que cuando vieron que otra persona recibió buen feedback. La fuerza de esta diferencia correspondió con la intensidad reportada de uso de Facebook.

“Nuestro estudio revela que el procesamiento de ganancias sociales en cuanto a la reputación en el núcleo accumbens izquierdo predice la intensidad del uso de Facebook en los individuos”, apuntó Meshi. “Estos descubrimientos expanden nuestro conocimiento actual de la función del núcleo accumbens en relación al complejo comportamiento humano”

[ScienceDaily]

"El medio es el mensaje" es la idea sobre la cual McKenna lúcidamente nos platica en este fragmento de una conferencia.

Terrence-mckenna-cannabis-edibles

Una vez más el talento verbal de Terence McKenna nos hace cuestionar aquellas cosas que sin darnos cuenta permean la manera en que nos comportamos. En el video incrustado al final,  que es un fragmento de una larga conferencia, McKenna comienza por mencionar uno de los libros que más influenció su manera de ver las cosas: The Art of Seeing, de Aldous Huxley.

Ahí, en palabras de McKenna, viene una interesante y simple teoría sobre los lectores. Teoría que pone en entredicho la concepción general de que los lectores son la mejor clase de gente. La que más cuestiona, la que más sabe. Y, sin descartar que esto puede ser una verdad, McKenna nos indica que “aquellos que leen no ven. Llevan la actitud del impreso al mundo y tratan de leer la naturaleza. No puedes leer a la naturaleza”, apunta McKenna. “Debes ver la naturaleza”. El consejo que cita de Huxley ante esta situación de leer en mundo en lugar de verlo es dibujar a mano libre. Dibujar insectos, árboles, casas. Entrenar a tu ojo. “Ve a la naturaleza y entrena al ojo a ver y dejaras de leer el mundo”, aconseja. “La lectura te abstrae de la naturaleza y eso ha llevado a una crisis cultural”.

Luego de esto pasa a hablar de la televisión. De cómo la guerra de Vietnam fue intolerable y se vio frustrada porque un país no puede tolerar ver lo que es la guerra. “La guerra es algo de lo que debes leer, no debes ver”, apunta. “La narrativa es importante, la construcción de héroes, etc. Pero si estas viendo amputaciones y explosiones es otra cosa”. Y esto habla, precisamente, de que el medio es el mensaje.

“El medio es el mensaje significa que el medio es la cosa que hace la diferencia”, dice McKenna. “Las discusiones sobre si la televisión es buena o mala son siempre en torno a lo que pasan por televisión; no la televisión en sí misma. Lo que MacLuhan quería decir con “el medio es el mensaje” es que no importa lo que pongas en televisión: la televisión es la televisión. Tiene ciertas cualidades […] algunos músculos se ejercitarán, algunos sistemas de percepción se agudizarán, otros se suprimirán. Si revisas a alguien que está sentado frente a un televisor te darás cuenta de que su respiración tiene ciertas cualidades, su presión arterial cierto ritmo, el movimiento de los ojos características especiales. Al igual que cuando estás bajo la influencia de una droga. […] Tanto hemos aceptado este medio que ya no sospechamos o detectamos la serie de parámetros fisiológicos que son su firma intrínseca, al igual que la heroína tiene sus parámetros y su firma intrínseca. Cuando ves la televisión estas “enzonado” (zoned) como en una droga”.

Pero en defensa de las drogas, McKenna apunta que ellas son un espejo. “Es difícil evadir el mensaje de una droga”, dice. “Una droga es un espejo. Pero la televisión no es un espejo; la televisión es un espectacular. Y quien sea que ponga su dinero puede meter su propio mensaje al viaje. Esta es una extraordinariamente insidiosa situación”, concluye.