*

X

Centros de Acopio e información útil para ayudar a Acapulco y Guerrero

Por: pijamasurf - 09/16/2013

Te presentamos información útil para ayudar a Guerrero ante las tormentas tropicales Ingrid y Manuel; también centros de acopio, directorio de refugios y albergues, teléfonos para localizar desaparecidos, etc...

Screen Shot 2013-09-16 at 2.06.58 PM

 

Luego de la degradación a tormenta tropical del huracán Ingrid en las costas del Atlántico y la conjugación de la Tormenta Manuel en el Pacífico, algunos estados, sobre todo Guerrero, han presentado lluvias continuas por más de 90 horas , lo que ha ocasionado además de inundaciones, incomunicación, y la obstrucción de las principales vías de tránsito del estado, así como del aeropuerto de Guerrero y la autopista Acapulco- Cuernavaca. Algunos otros estados como Veracruz, Oaxaca, Chiapas y Chihuahua han emitido solicitudes de declaratoria en emergencia.

En el Distrito Federal los centros de acopio hasta ahora ubicados son los siguientes:

Estaciones de bomberos de las 16 delegaciones del D.F abiertos 24 hrs.

Plaza de la Constitución: en los arcos del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, con horario de 9 a.m a 18 hrs.

Todas las Cruz Rojas.

Zócalo del Distrito Federal.

Av. México 197 Col. Condesa

Información útil:

En Acapulco recibe llamadas para ayudar en la localización de familiares. Teléfonos: 4699126 y 4699131 (Radio 97.7 FM)

Listado de refugios y albergues temporales en la zona de Acapulco, Guerrero

Lista de víveres y artículos que están recibiendo los centros de acopio:

cruz-roja-lista

 

BUTjn4QIYAAgLLH.jpg-large

No es lo mismo tener un inconveniente que tener un problema. Del inconveniente hay que librarse, superarlo, solucionarlo. De los problemas hay que valerse, ponerlos a trabajar.

problemaNo es lo mismo tener un inconveniente que tener un problema. Del inconveniente hay que librarse, superarlo, solucionarlo. De los problemas hay que valerse, ponerlos a trabajar.

Los problemas son de una índole ética y ontológica diferente. Los problemas nos constituyen, los inconvenientes nos incomodan.

Esta dicotomía es una cuestión central en materia educativa, vale aclarar. Veamos cómo y por qué.

El aula no necesita inconvenientes, aunque los tenga. El aula debe ser capaz de construir en su seno problemas productivos. Los inconvenientes están, los problemas se construyen. Y el peor pecado del maestro puede ser el de reducir a inconveniente un verdadero problema en el aula. El maestro debe ser capaz –al contrario- de develar el problema que subyace el pretendido inconveniente.

El inconveniente no nos traslada; ni nos mueve. El inconveniente nos pone resolutivos, antes que sabios. Se excede de pragmatismo. Y está bien si de lo que se trata es realmente de un inconveniente. Pero el buen problema no se deja reducir a su simple solución, e insiste.

Supongamos que tengo dificultades sexuales con mi pareja. Ya saben, de las frecuentes. Y supongamos que aún nos sé –ni me lo he planteado- si se trata de un inconveniente o de un problema.

En la duda, acudimos primero a un sexólogo. Él dice que nos podrá ayudar; él sabe de sexo. Y llegamos y nos atiende y cataloga de inmediato nuestro cuadro como un inconveniente. Nos tranquiliza. Y como un inconveniente convencional, además. (La mayoría de los inconvenientes lo son.) Y nos traza el camino de la solución. Ya saben, técnicas sexuales refinadas y eficaces bien definidas. A situación convencional, respuesta general. Y nos vamos…

Pero el cuadro regresa, meses después. Creímos que el inconveniente de no sentirnos bien en la cama se había resuelto con un poco de atención y algo de técnica, pero no. Ha vuelto.

Entonces, algo más preocupados ya, acudimos esta vez a un psicoanalista. Ni nos dice que nos podrá ayudar ni sabe particularmente de sexo. Nos asegura, eso sí, que trabajará con nosotros.

Nos atiende y empieza su proceso. No nos tranquiliza. Habla y calla; callamos y hablamos. Y así vamos. No nos ha catalogado; se nota que busca nuestra particularidad. Es agudo, pero impreciso. No traza caminos.

Y un buen día, como otros, nos mira tras un silencio y nos pregunta, sin aspavientos, si nosotros nos amamos…

Ha convertido el inconveniente en un problema. Él ha construido “nuestro” problema. Estamos –ahora sí- en espacio fértil. El deseo profundo se ha metido en la escena. La verdad está en juego. Nosotros estamos en juego.

No hay garantías ya. No se habla –nadie, ni nosotros - de solución. Se habla de otras cosas. Importa lo que se hace de ahora en adelante. Y se produce mucho y más allá de la zona específica de nuestra cama. Se habla de nosotros, no de dos amantes.

El psicoanalista no nos ha solucionado el problema, ha construido y puesto a producir el problema para que nuestro amor, si lo hay, recupere su eje y reencuadre toda nuestra vida.

Eso mismo debemos lograr en el aula. Niños y maestros entramados en problemas verdaderos, que se enlazan con otros problemas y entonces el aula bulle, las almas vibran, las angustias y las alegrías recuperan la escena. Ambiente de aprendizaje; movilización profunda de motores significativos del saber y del hacer. Gente viva. Proceso de aprendizaje en marcha. ¡Escuela!

La inflexión entre inconveniente y problemas nos abre un camino inmenso de acción escolar educativa. La problematización es una acción pedagógica de primer orden. Debemos explorarla a fondo.

Twitter del autor: @dobertipablo

Sitio del autor: pablodoberti.com

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.