*

X

Sobre el poder de las expectativas para generar realidades

Por: pijamasurf - 08/18/2013

¿Es posible que lo que esperamos de nosotros mismos tenga relevancia en el resultado final? Algunos estudios parecen estar de acuerdo.

limite

No, no se trata de make believe: a pesar de la existencia de condiciones de realidad objetiva, como las leyes físicas o los ciclos de luz y sombra en el día, gran parte de nuestra realidad está construida a partir de nuestras percepciones subjetivas y espontáneas sobre nosotros mismos y sobre el mundo. Estas percepciones, con el tiempo, se equilibran a sí mismas y nos  dan la sensación de ser nosotros.

Sin embargo, existen estudios que afirman que lo que creemos sobre nosotros mismos puede influir en la manera en que construimos la realidad a nuestro alrededor.

Los psicólogos Ulrich Weger y Stephen Loughnan pidieron que dos grupos respondieran una serie de preguntas sobre cultura general. Al primer grupo se le dijo que antes de cada pregunta, la respuesta aparecería por un breve espacio de tiempo en la pantalla, demasiado rápido para poder leerlo pero justo lo suficiente para que el inconsciente la registrara; mientras que al segundo grupo se le dijo que verían un flash antes de cada pregunta. El primer grupo tuvo un desempeño mucho mejor que el segundo, pues a decir de los investigadores, ellos creían que la respuesta ya estaba almacenada en algún lugar de su mente, a diferencia del segundo grupo. 

El truco del estudio anterior es que los flashes tenían tiras de letras al azar, pero ninguna respuesta en realidad.

Un estudio similar fue desarrollado por la psicóloga Ellen Langer, quien trató de demostrar una relación positiva entre las expectativas y la percepción del cuerpo, o dicho de otro modo, de mostrar que nuestro cuerpo es en gran parte una construcción de nuestras expectativas sobre él. En su experimento se involucraron a las mucamas de un hotel; como parte de su trabajo, ellas limpian en promedio 15 habitaciones cada día, durante 20 o 30 minutos. A pesar de que las mucamas no creían hacer ejercicio físico, la psicóloga les dijo que esta rutina de trabajo físico (consistente en asear las habitaciones, tender las camas, etc.) superaba las recomendaciones generales de ejercicio físico para adultos recomendada por las autoridades de salud, que es de sólo 30 minutos al día.

El grupo que recibió esta información fue monitoreado independiente durante cuatro semanas, mientras que otro grupo que no conocía lo anterior fue monitoreado también durante sus jornadas laborales. Después de este tiempo, el primer grupo mostró una notable pérdida de peso, de porcentaje de grasa corporal y una baja en la presión sistólica de la sangre, todo lo cual se considera propio de un deportista de alto rendimiento. El segundo grupo, en cambio, no mostró ninguna de estas mejoras. Estos cambios ocurrieron a pesar de que las condiciones de vida y trabajo de las mucamas permanecieron iguales (horas de trabajo, cantidad de ejercicio que hacían fuera del trabajo, dieta, etc.)

Probablemente no sea suficiente el imaginar una realidad para que esta se manifieste, pero debemos considerar que cuando nos enfrentamos a cualquier tipo de problema, la manera misma en la que formulamos el problema o la pregunta ya implica de alguna forma los elementos de su solución, o las trampas que nos tendemos a nosotros mismos para no resolverlos. La decisión sobre la forma de nuestra realidad particular sigue siendo propia e intransferible.

[Scientific American]

La re-sacralización de nuestra realidad individual y compartida parece un ingrediente ineludible para acelerar la evolución.

800px-Robert_Fludd's_depiction_of_perception_updated_in_English

A fin de cuentas no hay algo más sagrado

que la integridad de tu propia mente

R.W. Emerson

Evolución es un termino interesante. Por un lado es una especie de insalvable inercia, impresa en el código madre de todas las cosas, un poco en sintonía con la idea de la transformación como exclusiva constante en el universo –y por cierto una transformación inteligente. Pero también concebimos este ‘estado’ como una especie de meta siempre asequible pero jamás alcanzable, por el cual hay que luchar permanentemente, esforzarnos –de algún modo no existe un tope evolutivo, y cuando alcances ese punto que hoy has imaginado, seguramente para entonces se habrán desdoblado ya nuevos y pertinentes horizontes  que añorar.

La palabra evolución ocupa hoy un lugar privilegiado en el imaginario colectivo. Dentro del misticismo pop se recurre a ella de manera constante, como si se tratara de una especie de estrella polar que guía el ánimo, individual y colectivo, orientado a alcanzar un algo mejor. Hoy la evolución, más allá de su acepción tradicional, como inercia genética, se percibe como una deseable posibilidad e incluso, por qué no, como una ‘obligación’ generacional –recordemos que la responsabilidad colectiva debiese ser proporcional a la cantidad de conciencia, de data sensibilizada, que tenemos a nuestro alcance.

Jugando con esta idea de materializar una realidad compartida más coherente, más armónica, justa y disfrutable, y de lograrlo en el menor tiempo posible (me refiero a la posibilidad de consumar una evolución acelerada), me parece que un recurso determinantes es el volver a concebirnos, y a nuestro entorno, como algo sagrado. 

Re-sacralización de la realidad

Una característica esencial en la interacción del ser humano con la ‘realidad’, que alguna vez ejercimos pero que con el tiempo se diluyó, alude a una especie de panteísmo práctico, en el que se reconoce un carácter sacro en todo. Esta cualidad cultural, cosmogónica, se traduce en un respeto hacia el entorno –incluida la naturaleza, el prójimo, los objetos materiales, y uno mismo–, fortalece la tolerancia como principio de interacción, y de algún modo lo impregna todo con un sentido trascendental, más allá del culto masivo del ego.

Siempre que pienso en este tema, en la necesidad de, otra vez, ritualizar nuestros actos, y de percibir en todo una porción de divinidad, me viene a la mente el caso de una tribu, lamentablemente no recuerdo cual, en cuyo dialecto no existe el término sagrado. La ausencia de este concepto se debe a que sus integrantes simplemente no pueden concebir algo que no sea sacro, y por lo tanto la existencia de dicha palabra no tiene sentido alguno. 

Durante esta travesía imaginaria, la re-sacralización, creo que podríamos concentrarnos en aplicar el proceso a ciertos puntos cruciales de nuestra realidad, por ejemplo:

El arte, históricamente una herramienta fundamental en el desarrollo de la humanidad, y que por diferentes razones se ha visto envuelta en sofisticadas abstracciones, ecos de glamour, mercantilización, y fórmulas pre-establecidas, debería de, además de honrar su potencial naturaleza como catalizador de  flujos conjuntos, como recurso para cuestionar y como superficie para interpretarnos, retomar su función como vehículo para conversar con lo divino, para explorar las fronteras con otros planos, y para comunicar los resultados de dicha exploración.

La práctica del sexo, una de las fuerzas dominantes de la naturaleza humana, tendría que, lejos de su satanización moralina y de su frívolo libertinaje, reencontrarse con su esencia sacra, en sintonía con los preceptos de diversas tradiciones, desde el tantra hasta la alquimia, que le atribuyen una condición de portal al origen unitario del todo.

Finalmente incluiría al ser, a ti y a mi. Antes de aspirar a una evolución colectiva, o algo así, es imprescindible que en lo individual renovemos la forma en la que nos auto-percibimos. Más allá del consumo, de las pertenencias que nos rodean, de las proyecciones psicosociales a las que nos asociamos, lo cierto es que tendríamos que recordar nuestra identidad original como pequeños fragmentos del gran holograma. Cada una de nuestras acciones y decisiones, cada pensamiento y discurso, están dotados de un ingrediente que trasciende cualquier construcción cultural, racional, incluso emocional, lo sagrado.

Ojalá que algún día, al igual que en el caso de la tribu “sin nombre”, el adjetivo sagrado deje de existir en nuestro idioma. Y en todo caso recordemos las palabras de Ralph Waldo Emerson, lo sagrado comienza en nuestra propia mente.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis