Pijama Surf

Opiniones alrededor de la Reforma Energética (anti-sustentable)

El debate mexicano sobre si la empresa nacional petrolera se privatiza o no, omite la discusión sobre erradicar los hidrocarburos para privilegiar las energías renovables: aquí anacrónicamente, polemiza un tema que debería ser secundario.

Por: Ana Paula de la Torre - 22/08/2013 a las 11:08:25

renewable-energy-in-tourism1

Presentamos un análisis sobre aquello que los expertos han declarado acerca de la propuesta de reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto. Curiosamente la discusión se centra en ls virtual inclusión de la iniciativa privada en PEMEX (Petróleos Mexicanos). Sin embargo, la tendencia mundial y el sentido común sugieren que el verdadero debate debería enfocarse en cómo evitar depender de los hidrocarburos para lograr la soberanía energética.

Contexto

En México el 16% de la energía que se produce proviene de hidroeléctricas, mientras que sólo el 3.4% corresponde a fuentes solares, eólicas y geotérmicas. Actualmente el 80% de las energías que se consumen son fósiles, según cifras de la Secretaría de Energía. La reforma lograría elevar la producción nacional a 3.5 millones de barriles diarios de petróleo y casi duplicar la producción de gas, es decir, seguir privilegiando el uso de hidrocarburos.

A continuación presentamos algunas opiniones de analistas, expertos en energías renovables, políticos y periodistas sobre la reforma:

La reforma en sí misma no puede ser sustentable porque promueve el uso de hidrocarburos.

México no puede seguir viendo en los hidrocarburos, que muestran una alta inestabilidad en los precios y altos riesgos por los impactos ambientales asociados a los mismos, la oportunidad para el desarrollo y la competitividad presente y futura del país. La seguridad y la sostenibilidad energéticas serán una realidad sólo si apostamos a las energías renovables. ¡Este es el tren del siglo XXI que México no puede dejar pasar.

Isabel Studer, directora del Instituto Global para la Sostenibilidad (ITESM) y asesora de la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático, para Animal Político.

 

No están haciendo una reforma energética- de ser así, la discusión sería sobre las energías renovables. Es una reforma administrativa a PEMEX. 

No es una reforma al sector energético, ya que gira en torno a Pemex y no enfatiza en las energías renovables.

Álvaro Lentz presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) para Adn político de CNN

 

La reforma sugiere que mientras más producción de barriles, más rentable será PEMEX – a pesar de que es evidente que su falta de rentabilidad se debe, en buena medida, a una administración deficiente, falta de transparencia y corrupción.

No hay propuesta de limpiar corrupción.

Andrés Manuel López Obrador

 

La reforma plantea contratos de utilidad compartida.

La iniciativa considera la posibilidad de firmar contratos de “utilidad compartida” entre la paraestatal Pemex y empresas privadas. Funcionan en países como Colombia. En dichos acuerdos, la empresa que ayuda a sacar el petróleo, generalmente se lleva entre el 40 y 60% de las utilidades.

Gonzalo Monroy, especialista en energía, para CNN.

 

Antes PEMEX unicamente se permitía invertir en la exploración y explotación del petróleo. Según analistas más extremos, las empresas transnacionales, podrían adueñarse de las reservas petroleras.

El flamante subsecretario de Hidrocarburos, Enrique Ochoa Reza, declaró para Bloomberg, que el control de estas empresas será tan completo que incluso les permitirá reportar las reservas como suyas en Wall Street (véase: http://ow.ly/o20iY).

John M. Ackerman, para La Jornada

 

Aunque resulta ‘obligatorio’ cuidar la explotación de los recursos naturales de una nación, lo cierto es que la discusión política en torno a la reforma energética, tendría que contemplar una radical reestructuración administrativa de Pemex, y un enérgico combate combate a su corrupción interna. Además, el actual debate peca de obsoleto, ya que se sigue considerando la explotación del petróleo como sinónimo de ‘modernización’, aún cuando los países más desarrollados apuestan su futuro, por completo, a la energía sustentable.

Twitter de la autora: @anapauladeltd