*

X
Desde hace al menos tres décadas, prosperan en el mundo variaciones dentro del capitalismo, que proponen un comercio más justo y una realidad más digna.

 

econom sol

"Qué difícil nos resulta reconocer lo pequeño, lo marginal, aquello que va emergiendo, lo novedoso que no genera ruido ni estridencias, los sencillos brotes que surgen entre la espesura de un jardín en ruinas pero que presagian cambios llenos de esperanza."

Guillermo Díaz

Desde principios del siglo pasado, alrededor del mundo se configuraron agrupaciones que postulaban alternativas a los modelos de capitalismo tradicional, donde los trabajadores al mismo tiempo eran dueños –o bien alternativas donde los obreros tomaban parte de las decisiones de la compañía–, por ejemplo las cooperativas o mutuales. Diferenciadas de los sindicatos, cuya función original es defender a los trabajadores de las injusticias patronales, estas iniciativas se han tratado más bien de medios de producción comunes.

Afortunadamente ha pasado un siglo y este tipo de expresiones continúa desarrollandose, poniendo como eje al ser humano y al cosmos, y no únicamente a las utilidades. Además, representan un recordatorio de que el capitalismo debe reconsiderarse.

Neoliberalismo

El liberalismo, como su nombre lo indica, tiene por máxima la libertad del hombre. Pero esta llegó a un extremo ortodoxo en el ámbito económico: el neoliberalismo. Este ha permitido que empresas adquieran un poder incluso mayor al del estado –hoy las grandes corporaciones, gracias a su monumental riqueza, controlan innumerables agendas políticas mediante cabildeo y presión financiera.

Desde la década de los ochentas, el neoliberalismo ha promovido tres grandes ejes: privatizar las empresas públicas, liberalizar el comercio y las finanzas, y estabilizar la moneda y la inflación. Lo anterior convirtió al estado en responsable, únicamente, de proveer servicios (agua, luz, seguridad, educación), pero le restó autoridad respecto al mercado internacional.

Pero ¿qué hace un pequeño productor cuando los precios internacionales de producción no le permiten sobrevivir y, además, no tiene los recursos para comercializar? Los sectores marginados, aquellos que no tienen acceso a créditos o a capitales para poder funcionar, han quedado desprotegidos. El libre mercado impera con la ley del más fuerte, y todos aquellos débiles, generalmente por falta de capital, quedan fuera de los beneficios.

Compras-Supermercado

 ¿Qué es la economía solidaria?

El sociólogo estadounidense Immanuel Wallerstein, advierte que el neoliberalismo se encuentra “como en una crisis sistémica, terminal, o incluso en caos sistémico, cambio de época o civilizatorio”. Para él, el modelo neoliberal está agotado y la reciente crisis financiera mundial lo cofnirma. En su ambición desbordada, las empresas que están “arriba” del estado, pueden generar crisis que se contagian a otros sectores, provocando un caos globalizado.

Por eso nace la economía solidaria, en busca de una reflexión filosófica sobre el sentido de la economía. El sociólogo argentino José Luis Coraggio, la define como una forma de producción, intercambio, consumo y distribución de la riqueza, centrada en la valorización del ser humano. Retoma “el valor de la reciprocidad”, estudiado por el etnógrafo francés Marcel Mauss y, de acuerdo con el sociólogo peruano, Aníbal Quijano, tiene que ver con una corresponsabilidad con el universo.

Sobre la economía solidaria, el sociologo mexicano Guillermo Díaz, advierte:

Es apenas un brote, pero en expansión […] se trata de un proyecto alternativo de transformación de la realidad dominante, a través de cooperativas, mutuales, asociaciones, ejidos y uniones diversas. […] En esta, la economía se solidariza y la solidaridad se economiza, y al solidarizarse, la economía se vuelve política, democrática, y se compromete con el bien común. Va más allá del acto caritativo y permite auto gestionar colectivamente la casa común, el famoso oikos aristotélico.

Entre algunos ejemplos de este modelo, podríamos mencionar la autogestión de empresas por parte de los trabajadores, el comercio justo y solidario con su marca (Fair Trade), la agricultura ecológica, el consumo responsable o crítico, y el consumo solidario, los sistemas locales de empleo y comercio (LETS), los sistemas locales y redes de trueque (SEL), los sistemas comunitarios de intercambio (SEC), los sistemas locales de intercambio con monedas sociales y los bancos del tiempo, la economía de comunión, los sistemas de microcrédito, los bancos del pueblo y los bancos éticos, los grupos de compras solidarias, los movimientos de boicots, la difusión de programas de software libre, entre otras.

En el caso de México, según Díaz “no existe en México una información estadística confiable respecto de la economía social, sin embargo se calcula que este sector comprende alrededor de 47,000 empresas asociativas solidarias, que aglutinan a cerca de 8 millones de socios”.

Los organismos representativos de la economía solidaria en México son el Consejo Superior del Cooperativismo (COSUCOOP), que desde 2010 agrupa cooperativas de producción, abasto y finanzas sociales del país,  y el Consejo Mexicano de Empresas de la Economía Solidaria (CMEES), con asociaciones civiles promotoras de la Ecosol en México constituida en 2007

Comprar pensando
 
Personalmente no creo que el liberalismo, como ideología, sea intrínsecamente dañino. El problema es la “sobre acumulación” de capital, su falta de regulación y los ‘favores’ que el estado concede a las grandes empresas –por ejemplo, condonaciones fiscales. Es evidente que los abusos permitidos a las grandes compañías, van en detrimiento del bienestar colectivo. Frente a este escenario, la economía solidaria emerge “desde abajo” como un llamado a repensar la economía y su función verdadera.
 
Nuestro acto de compra necesita ser revaluado. El acto de consumo es también político en el momento en que nos cuestionamos de dónde viene aquello que estamos consumiendo, a quién está beneficiando nuestra compra, y a quién perjudicando. La economía solidaria, aunque a paso lento, está generando pequeños pero significativos cambios. Recordemos que podemos incidir en la construcción y evolución de nuestro sistema social y, por qué no, hacerlo “desde abajo”.
 
Twitter de la autora: @anapauladelatd
 
Te podría interesar:

¿Cuál es la explicación científica del "déjà vu"?

Por: pijamasurf - 08/10/2013

El déjà vu es una experiencia espontánea y subjetiva que, sin embargo, ha tenido a los neurólogos y psicólogos especulando sobre su origen e identificación correcta desde hace varios años.

cloud-atlas-ben-whishaw-james-darcy-720x240

Déjà vu es literalmente lo "ya visto", en francés. El término fue utilizado por primera vez por el investigador parapsicológico Émile Boirac, a principios del siglo XX, pero casi cualquier persona a la que le preguntemos sabe en qué consiste: la extraña sensación de vivir una experiencia --incluso la más anodina y cotidiana-- como si ya la hubiéramos experimentado antes o la repitiéramos. Según la ciencia, "casi cualquier persona" es más o menos el 70% de la población.

El fenómeno se conoce formalmente como paramnesia, la sensación de ser testigo de algo nuevo como si lo hubiésemos visto con anterioridad. Algunos otros datos incluidos en un estudio publicado en el 2003 afirman que la ocurrencia de los déjà vu es igual entre hombres y mujeres de diferentes razas, pero que se presenta con mayor frecuencia entre personas de entre 15 y 25 años de edad. Esto ha hecho creer a los especialistas que el fenómeno podría estar relacionado a neurotransmisores como la dopamina, los cuales son más altos en adolescentes y adultos jóvenes.

Esta explicación halló una buena acogida por parte de la comunidad científica cuando se supo el caso de un médico de 39 años, quien al enfermarse de gripe, se suministró amantadina y fenilpropanolamina, dos sustancias que aumentan la actividad de la dopamina en el cerebro. Luego de 24 horas con la medicación, el hombre reportó frecuentes episodios de déjà vu; el reporte del 2001 en la Journal of Clinical Neuroscience afirmó también que cuando el hombre dejó de tomar la medicación, los déjà vu también desaparecieron.

Aún otra explicación sobre estos episodios de realidad alterada viene al relacionar los déjà vu con la epilepsia. Hay ciertos tipos de epilepsia que se disparan desde el hipocampo cerebral, una zona que se encarga además de administrar la memoria de corto y largo plazo. La gente con epilepsia del lóbulo temporal afirma tener "consistentemente experiencias de déjà vu justo antes de un ataque", según un artículo de la revista Neuropsychologia, que liga los ataques epilépticos con una actividad azarosa de las neuronas, que lleva a experimentar nuevas situaciones con curiosa familiaridad.

Además de los déjà vu, existen algunas otras variaciones sobre experiencias donde el sujeto no puede fijar con certeza las coordenadas de su realidad, al menos durante un breve periodo de tiempo. El jamais vu ("nunca visto"), por ejemplo, es la sensación de extrañeza frente a algo sumamente familiar (p.ej.: estar en nuestra propia casa y sentir que no es nuestra); o el déjà entendu ("ya escuchado"), que ocurre cuando alguien siente que ha escuchado una charla o una melodía con anterioridad, pero es incapaz de recordar dónde.

Los déjà vu, sin embargo, continuarán asombrándonos y sugiriendo nuevas formas de fisurar nuestro continuo de conciencia; al igual que los sueños y su implicación de estado fronterizo entre realidades, los déjà vu también se experimentan subjetivamente como la sensación de que el disco de la realidad puede rayarse, dando la apariencia de que la realidad objetiva también se equivoca.

[Live Science]