*

X

Casas abandonadas por el narco: trazos interrumpidos de vida (FOTOS)

Por: Ana Paula de la Torre - 08/14/2013

Luego de que uno de sus vecinos recibiera una amenaza directa por parte del crimen organizado, Daniela Garza Maldonado se vio obligada, al igual que otros miles de mexicanos, a renunciar a su hogar. Decenas de conocidos suyos también tuvieron que dejar sus viviendas, en situación de emergencia, por cuestiones de seguridad –en México hay por lo menos cinco millones de hogares abandonados. 

El abandono colectivo de los hogares es un fenómeno sin precedentes en la ciudad norteña de Monterrey –así como en muchas otras urbes de México. Ante la urgencia del momento, las pertenencias de sus dueños permanecen casi intactas: zapatos, adornos, muebles, etc. Todo quedó íntegro pero inerte, sumergido en un conmovedor vacío. 

Daniela, quien se dedica a la fotografía, decidió documentar este fantasmagórico escenario, y creó el proyecto “Fractura”: una serie de imágenes del interior de los hogares deshabitados. Los colores y el nostálgico velo que los filtra, impregnan las imágenes con desolación y desamparo. 

Cuestionada sobre su vivencia, como víctima y documentalista, ella responde: 

Se vive un proceso muy fuerte, de desapegarse del pasado, y tratar de construir lo nuevo. Se siente soledad, nostalgia, e impotencia. 

Históricamente el arte ha fungido como un catalizador de la realidad, ayudándonos a entenderla, y en ocasiones transformarla. Además de que el acto creativo representa un escape en sí mismo, este también puede ser un elemento de denuncia sensible.  

El arte nos ofrece la posibilidad de ver una situación desde perspectivas diversas, por esto es tan valiosa la interpretación de los artistas acerca de un tema. En la mayoría de los casos la información esta regulada, y solo vemos una cara de la historia. Como sociedad es muy enriquecedor poder conocer otros ángulos para poder formar una opinión más global. 

Más allá de las estadísticas, las imágenes de Garza, nos transforman a una atmósfera que sin palabras, narran, mediante objetos comunes como relojes, zapatos, paredes, cortinas, suelos brillantes y espacios enlodados, ente otras cosas, un ambiente de melancolía, producto de una apremiante realidad. 

Las personas que ven esta serie, sienten mucha curiosidad por el estado de los objetos en las fotografías...les intriga saber un poco mas de la historia que envuelve al abandono de estas casas. Estas fotos son una mirada muy íntima, sobre detalles muy específicos que para algunas personas pudiesen pasar desapercibidos. (…)Es una posibilidad de conocer una historia de la cual no se habla mucho, y que en la mayoría de los casos no se conoce… sobre todo fuera de México. 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Ateos son más inteligentes que las personas religiosas, concluye estudio

Por: pijamasurf - 08/14/2013

Un análisis de distintos estudios psicológicos a lo largo del siglo XX busca mostrar una correlación negativa entre la inteligencia y la religión, afirmando que las personas inteligentes no se involucran en actividades religiosas.

more-religious

Un estudio ha buscado establecer la relación negativa entre inteligencia y religiosidad. A pesar de que ambas categorías se presentan como problemáticas muy pronto, el profesor Miron Zuckerman, psicólogo de la universidad de Rochester, hizo un análisis donde compara distintos tipos de estudios para llegar a una conclusión: la gente religiosa suele ser menos inteligente.

Zuckerman y sus colaboradores utilizaron como fuente 63 estudios psicológicos (por lo que su análisis es un metaestudio) que se llevaron a cabo entre 1928 y el 2012; 53 de ellos mostraron una correlación negativa entre inteligencia y religiosidad, mientras 10 mostraron una correlación positiva.

Los autores tomaron cada estudio por separado tomando en cuenta variables como la calidad de la información, tamaño de la muestra y el método utilizado en tales estudios. Tal vez lo más problemático sería definir qué entendemos tanto por inteligencia como por religiosidad. Para los fines de Zuckerman, la inteligencia es "la habilidad para razonar, planear, resolver problemas, pensar abstractamente, comprender ideas complejas, aprender rápido y aprender de la experiencia."

La religiosidad, por su parte, fue definida simplemente como el involucramento de una persona en cualquier faceta de la religión.

Según el estudio, el nivel académico o el género de los sujetos no hace ninguna diferencia. Sin embargo, se encontró que la gente suele volverse más religiosa (esto es, que se involucra activamente en prácticas religiosas de algún tipo) mientras más edad tiene.

Sin embargo, la conclusión del estudio resulta sumamente problemática, pues afirma la premisa de que "las creencias religiosas son irracionales, sin anclaje científico, no probables y, por tanto, poco atractivas para personas inteligentes que 'no se lo creen'".

La conclusión, como es sencillo observar, se hace cargo de una sola definición de inteligencia (la analítica) sin considerar aspectos como emocionalidad y creatividad --aspectos en los cuales las personas también deben lidiar con "ideas complejas", y aprenden de la experiencia. Debemos de recordar que Einstein, un ícono para la noción popular de inteligencia, decía que la imaginación es más importante que el conocimiento. Tal vez el estudio pueda demostrar que la gente con un IQ superior a 135 no se involucran en prácticas religiosas, pero eso no parece ser suficiente para afirmar, por ejemplo, que las personas religiosas no son inteligentes bajo criterios tan ceñidos.

[Independent]