*

X

Ateos son más inteligentes que las personas religiosas, concluye estudio

Por: pijamasurf - 08/17/2013

Un análisis de distintos estudios psicológicos a lo largo del siglo XX busca mostrar una correlación negativa entre la inteligencia y la religión, afirmando que las personas inteligentes no se involucran en actividades religiosas.

more-religious

Un estudio ha buscado establecer la relación negativa entre inteligencia y religiosidad. A pesar de que ambas categorías se presentan como problemáticas muy pronto, el profesor Miron Zuckerman, psicólogo de la universidad de Rochester, hizo un análisis donde compara distintos tipos de estudios para llegar a una conclusión: la gente religiosa suele ser menos inteligente.

Zuckerman y sus colaboradores utilizaron como fuente 63 estudios psicológicos (por lo que su análisis es un metaestudio) que se llevaron a cabo entre 1928 y el 2012; 53 de ellos mostraron una correlación negativa entre inteligencia y religiosidad, mientras 10 mostraron una correlación positiva.

Los autores tomaron cada estudio por separado tomando en cuenta variables como la calidad de la información, tamaño de la muestra y el método utilizado en tales estudios. Tal vez lo más problemático sería definir qué entendemos tanto por inteligencia como por religiosidad. Para los fines de Zuckerman, la inteligencia es "la habilidad para razonar, planear, resolver problemas, pensar abstractamente, comprender ideas complejas, aprender rápido y aprender de la experiencia."

La religiosidad, por su parte, fue definida simplemente como el involucramento de una persona en cualquier faceta de la religión.

Según el estudio, el nivel académico o el género de los sujetos no hace ninguna diferencia. Sin embargo, se encontró que la gente suele volverse más religiosa (esto es, que se involucra activamente en prácticas religiosas de algún tipo) mientras más edad tiene.

Sin embargo, la conclusión del estudio resulta sumamente problemática, pues afirma la premisa de que "las creencias religiosas son irracionales, sin anclaje científico, no probables y, por tanto, poco atractivas para personas inteligentes que 'no se lo creen'".

La conclusión, como es sencillo observar, se hace cargo de una sola definición de inteligencia (la analítica) sin considerar aspectos como emocionalidad y creatividad --aspectos en los cuales las personas también deben lidiar con "ideas complejas", y aprenden de la experiencia. Debemos de recordar que Einstein, un ícono para la noción popular de inteligencia, decía que la imaginación es más importante que el conocimiento. Tal vez el estudio pueda demostrar que la gente con un IQ superior a 135 no se involucran en prácticas religiosas, pero eso no parece ser suficiente para afirmar, por ejemplo, que las personas religiosas no son inteligentes bajo criterios tan ceñidos.

[Independent]

Google advierte que los correos de Gmail son registrados

Por: pijamasurf - 08/17/2013

Al defenderse de una reciente demanda, Google ha afirmado que los usuarios de Gmail no pueden esperar que sus comunicaciones sean completamente privadas. ¿Oh, de verdad?

postal

Si envías un email a cualquiera de las 425 millones de cuentas de correo de Gmail en el mundo, no debes esperar que el contenido de ese correo sea completamente confidencial. Y es que Google se encuentra actualmente presionado por diversos grupos de defensa del consumidor acerca de su papel en la vigilancia que la National Security Agency lleva a cabo a escala mundial, así como de su probable participación.

La compañía fue demandada en mayo por "abrir ilegalmente, leer y recabar el contenido de los correos personales de la gente": mensajes personales, comerciales, de trabajo, el contenido en realidad no importa, pues lo que Google ha hecho desde hace años es filtrar ese contenido para mostrar anuncios personalizados para cada usuario de Gmail. La preocupación de grupos como Consumer Watchdog, entre los demandantes, es que Google se tome con tal ligereza el concepto de privacidad, una quimera o anacronismo para los tiempos que vienen.

Google se defendió afirmando que antes de la era del correo electrónico, cuando enviabas una carta "no podía sorprenderte que el asistente de tu corresponsal abriera la carta", por lo que "la gente que utiliza correo basado en web hoy en día no puede sorprenderse si sus comunicaciones son procesadas por el proveedor del servicio de comunicación en el curso de la entrega."

Lo que se pretende afirmar en este enunciado en apariencia tan técnico es que, por el hecho de enviar un email a una cuenta de Gmail, debemos asumir que Google lo "procesará", dicho en su jerga eufemista, aunque no tengamos muy claro qué involucra ese "procesar", más allá de la publicidad personalizada. 

John Simpson, director de Consumer Watchdog y crítico acérrimo de Google, dijo que en realidad la compañía está tergiversando la verdad con la metáfora postal, pues "enviar un email es como darle la carta a la Oficina Postal. Yo espero que la Oficina Postal entregue mi carta basándose en la dirección escrita en el sobre. No espero que el cartero abra mi carta y la lea."

Como un cartero indiscreto, Google no sólo provee un eficiente servicio de administración de correo electrónico, sino que echa una ojeada a su contenido --o al menos está entre sus prerrogativas hacerlo. Simpson sentencia: "Cuando envío un email, espero que este sea entregado al destinatario indicado... ¿por qué debería yo esperar que su contenido sea interceptado por Google y leído?"

La pregunta pendiente es si la privacidad será algo que nos gustaría conservar en el uso de las herramientas web o si, de lo contrario, la gente adoptara una ciega inercia, sabiendo que probablemente sus conversaciones no son tan relevantes como para merecer la mirada atenta de Big Brother-NSA. Después de todo, nadie tiene nada en su bandeja de Gmail por la cual deba preocuparse.

¿O sí?

[Guardian]