*

X
11 individuos que realizaron importantes contribuciones a nuestro entendimiento del mundo, y a quienes de vez en cuando les gustaba explorar los estados alterados de conciencia.

Droga es todo compuesto o sustancia que afecte el funcionamiento del cuerpo o de la mente. El uso más común de la palabra hoy en día está relacionado con las sustancias (y por tanto con los efectos) ilegales, olvidando, por ejemplo, que hasta hace poco más de un siglo las farmacias eran llamadas aún droguerías.

Pero no estamos aquí para salvar una palabra de su mala fama. Las drogas pueden alterar la conciencia de sus usuarios para ayudarles a hacer cosas increíbles o cosas estúpidas --justo como el café. Al menos es seguro decir que no todos los usuarios de drogas son junkies embebidos en una interminable espiral de destrucción: también los usuarios de sustancias ilegales pueden hacer cosas interesantes si saben utilizar su apertura de conciencia en el mundo real.

Algunos de ellos incluso ganaron un premio Nobel.

No pretendemos decir que las drogas convierten en genios a las personas (lo que natura non dat, datura non prestat), pero en el debate sobre la legalización de las drogas debemos tomar en cuenta los testimonios de algunos de sus usuarios. Por ejemplo, Carl Sagan amaba fumarse un porro de vez en cuando, y para Steve Jobs sus experiencias con LSD significaron un cambio importante en su concepción del mundo --concepción cuyas repercusiones aún experimentamos hoy en día, en la palma de nuestras manos.

Utilizándolas para echar un vistazo por las puertas de la percepción, estos 11 individuos fueron brillantes en sus propios méritos y realizaron contribuciones importantes a nuestro mundo --y en ocasiones estaban colocados.

[Business Insider]

Pulsos binaurales: ¿puedes acceder a otros estados de conciencia a través del sonido?

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/24/2013

Los beats binaurales fueron una curiosidad acústica durante muchos años y ahora son usados para meditación y para generar estados alterados de conciencia. Recomendamos leer el artículo antes de escuchar el audio. ¡Feliz viaje!

Importante: lee el artículo antes de poner play.

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de ver a Emptyset en vivo o asistido a un concierto de Nine Inch Nails estará de acuerdo en que la luz y el sonido pueden llevarte a estados de realidad alterada, euforia, nostalgia o furor: la cualidad del sonido para llevarnos a estados alterados de conciencia es innegable, ¿pero es posible que dicho estado por sí mismo alcance el nivel de una droga de diseñador?

Los beats o pulsos binaurales fueron descubiertos por Heinrich Wilhelm Dove en 1839, y por mucho tiempo permanecieron como una curiosidad en el terreno de la acústica; así, si el oído izquierdo recibe sonidos con una frecuencia de 400 Hz y el oído derecho de 410 Hz, el pulso binaural resultante será de 10 Hz, que es la medida en que el cerebro compensa la disparidad entre frecuencias (volveremos a esto más adelante).

A lo largo de los años mucha gente ha experimentado con los pulsos binaurales ellos para producir diferentes estados de la percepción. Para que la alucinación tenga lugar es necesario conectar los audífonos y concentrarse en el sonido. Después de unos minutos comenzarás a escuchar patrones que no estaban presentes antes.

La explicación de este curioso fenómeno (e inofensivo, siempre y cuando no padezcas epilepsia o estés conduciendo maquinaria pesada) es que el cerebro no está acostumbrado a escuchar sonidos de esta frecuencia e intensidad, pues no son sonidos comunes en la música ni en la naturaleza. Al escucharlos, los núcleos olivares (que son la zona del cerebro que controla la percepción tridimensional del sonido) compensa la diferencia entre las frecuencias que el cerebro escucha con un "tercer tono", de manera que la estimulación sonora se normalice en algo que el cerebro pueda interpretar, como en las imágenes que parecen moverse.

audio-and-visual-hallucinations-are-common

En Internet existen muchos archivos de audio que afirman ser una especie de "drogas digitales", que como las drogas del mundo 1.0 poseen propiedades específicas, dosis e incluso contraindicaciones. Por ejemplo, iDoser ofrece distintos productos sonoros que ofrecen ayudarte a mejorar aspectos como concentración o memoria, incluso elevar tu rendimiento en videojuegos, ya seas amateur o hardcore. 

En la misma página podemos encontrar "dosis" para sueño lúcido, meditación trascendental, desprendimiento áurico, limpieza de karma y otra variedad de estados de conciencia inducidos sonoramente. Pero no es necesario desembolsar un centavo para tener acceso a estos sonidos: YouTube está lleno de videos que prometen ayudarte a descansar mejor, a inspirarte, a relajarte o a enfocarte en tu trabajo.

Los beats binaurales, sin embargo, prometen entregar un tipo único de alucinación sonora: al colocarte los audífonos, dos tonos específicos y de frecuencia distinta son ejecutados en cada oído. Esto "hackea" el cerebro, produciendo un tercer sonido fantasmagórico que existe sólo en tu cabeza. Esta tercera frecuencia es propiamente el beat binaural.

Pero lo más interesante es que ningún cerebro escucha el mismo beat binaural del mismo modo. A decir de sus creadores, las personas con enfermedad de Parkinson no pueden escucharlo, y las mujeres escucharán diferentes tonos en diferentes momentos de su ciclo menstrual. Existen páginas como Gnaural que te permiten crear tus propios pulsos binaurales.