*

X
11 individuos que realizaron importantes contribuciones a nuestro entendimiento del mundo, y a quienes de vez en cuando les gustaba explorar los estados alterados de conciencia.

Droga es todo compuesto o sustancia que afecte el funcionamiento del cuerpo o de la mente. El uso más común de la palabra hoy en día está relacionado con las sustancias (y por tanto con los efectos) ilegales, olvidando, por ejemplo, que hasta hace poco más de un siglo las farmacias eran llamadas aún droguerías.

Pero no estamos aquí para salvar una palabra de su mala fama. Las drogas pueden alterar la conciencia de sus usuarios para ayudarles a hacer cosas increíbles o cosas estúpidas --justo como el café. Al menos es seguro decir que no todos los usuarios de drogas son junkies embebidos en una interminable espiral de destrucción: también los usuarios de sustancias ilegales pueden hacer cosas interesantes si saben utilizar su apertura de conciencia en el mundo real.

Algunos de ellos incluso ganaron un premio Nobel.

No pretendemos decir que las drogas convierten en genios a las personas (lo que natura non dat, datura non prestat), pero en el debate sobre la legalización de las drogas debemos tomar en cuenta los testimonios de algunos de sus usuarios. Por ejemplo, Carl Sagan amaba fumarse un porro de vez en cuando, y para Steve Jobs sus experiencias con LSD significaron un cambio importante en su concepción del mundo --concepción cuyas repercusiones aún experimentamos hoy en día, en la palma de nuestras manos.

Utilizándolas para echar un vistazo por las puertas de la percepción, estos 11 individuos fueron brillantes en sus propios méritos y realizaron contribuciones importantes a nuestro mundo --y en ocasiones estaban colocados.

[Business Insider]

¿Cómo funciona Silk Road (el Amazon de las drogas ilegales online)?

Psiconáutica

Por: corrector - 08/24/2013

¿Cómo funciona el sitio que gana $22 millones de dólares al año con la venta de drogas?

xlarge_0601_silkroadnew

Está fuera de discusión que la venta de drogas ilegales es un negocio lucrativo porque existe un mercado para ellas. Pero antes, para conseguir drogas, era necesario conocer a alguien y visitarlo, o arreglar un punto de reunión; la calidad de los productos podía no sólo no ser óptima sino francamente peligrosa (se sabe que la cocaína suele cortarse con cualquier cosa que parezca polvo blanco).

Si ponemos entre paréntesis por un momento las razones por las cuales se consumen drogas y nos enfocamos en el ámbito de las transacciones, Silk Road ha dado una enorme lección de eficiencia. Hemos hablado antes en Pijama Surf de la tienda más grande para comprar drogas en Internet, incluso preguntándonos si comprar online puede derrotar a los carteles. Pero, ¿cómo es que una tienda así puede operar y quién está detrás?

Para acceder a Silk Road es necesario estar familiarizado con el uso de Tor, un sistema para navegar de manera invisible en las aguas profundas del Internet, y todas las transacciones se realizan a través de Bitcoins, una moneda virtual igualmente difícil de rastrear.

Pongamos por caso que "alguien" quiere comprar un gramo de Alprazolam o una onza de la cannabis White Rhino: luego de seleccionar los productos en tu carrito de compras, como harías en Amazon o Mercado Libre, los compradores envían sus Bitcoin al sistema de Silk Road y se ponen en contacto con el vendedor, enviándole una dirección de entrega. Esta dirección es borrada automáticamente por el sistema luego de que ha sido vista.

Los Bitcoin permanecen congelados y el vendedor envía las drogas por correo postal. Cuando el paquete es recibido, el comprador debe confirmar de conformidad el recibo y el vendedor puede cobrar los Bitcoin. Si el paquete se pierde, los fondos permanecen congelados mientras el vendedor y el comprador llegan a un acuerdo (algunos vendedores ofrecen reembolsos parciales). Si te preguntas cómo es que el sistema de correo pasa por alto los paquetes con drogas, es porque en ocasiones se esconden estas en tarjetas de cumpleaños o paquetes de dulces, pero de todas formas el peligro de comprar en grandes cantidades ha hecho que la policía encuentre y rastree hacia el comprador la procedencia del paquete.

Al igual que en otros sitios de ventas por Internet, , los compradores pueden dejar observaciones y críticas sobre la calidad del producto que compraron, lo que constituye una diferencia importante respecto a comprar drogas en la calle, cuya calidad no puedes verificar.

Silk Road es dirigido por un personaje llamado "Dread Pirate Roberts", quien se abona 10% de cada transacción que tiene lugar en el sitio. Se estima que para agosto del año pasado sus ganancias debían rondar los $22 millones de dólares al año

Entre los riesgos de utilizar este servicio está el latente de ser descubierto por la policía digital, o que tu paquete sea requisado en la oficina de correos. Por otro lado, comprar Bitcoin también puede ser difícil en algunos países, y las tasas de cambio pueden cambiar dramáticamente su valor antes de que puedas usarlos. Pero, de nuevo, comprar drogas de esta forma es considerablemente más seguro que hacerlo en la calle, al menos en lo que refiere a la calidad del producto. 

[Economist]