*

X

La priorización de los rituales para lograr más en menos tiempo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/23/2013

El ritual de hacer intervalos de trabajo a lo largo de nuestro día podría ayudarnos a lograr mucho más en menos tiempo, y hacer todo con la mayor efectividad posible.

aaf92620a8119445_heel_strike_at_sunset.preview

Estudios recientes han demostrado que los rituales pueden traducirse, con notable efectividad, en beneficios concretos. Tony Schwartz, jefe ejecutivo de The Energy Project, nos sugiere programar comportamientos muy específicos en nuestro día a día para mejorar nuestro desempeño físico y laboral, y poder disfrutar la vida con mucho más clama. Lo primero que sugiere es que, en lugar de correr por un periodo de 40 minutos o una hora, corras en pequeños intervalos de 30 a 60 segundos a velocidades mucho mayores, con los mismos 30 o 60 segundos de descanso entre cada uno. Así, tu ejercicio diario no pasará de quince minutos.

La razón por la que recomienda esto, además por el ahorro de tiempo, es la creciente evidencia en que ejercicios cortos e intensos son una mejor manera de entrenar. Cuatro minutos de ejercicio intenso produce la misma salud cardiovascular que los ejercicios aeróbicos más largos. Y usualmente lo que es benéfico para nosotros físicamente tiende a ser benéfico mental y emocionalmente.  

La mayoría de nosotros sentimos el desafío de hacer más cosas más eficientemente, en un mundo que inexorablemente aumenta su demanda sobre nosotros. La respuesta lógica es que necesitamos más tiempo, pero así como eso puede ser contra productivo en el ejercicio, también lo puede ser en el trabajo.  

El poder de trabajar durante el día en periodos de concentración no más largos de 90 minutos cada vez, seguidos de un descanso, es notablemente eficiente. Puedes lograr hacer mucho más en periodos más cortos de tiempo si incrementas tu concentración.

“La dificultad es la siguiente”, apunta Schwartz. “Así como correr intervalos de alta intensidad es demandante, incómodo y casi insoportable cuando llegas al final de cada uno, concentrarte solamente en una tarea en intervalos sucesivos es mentalmente desgastante y a veces agotador”. El punto es que la alta eficiencia requiere mucho más tolerancia con los periodos de incomodidad”.

La respuesta a todo esto puede ser priorizar el ritual como modus vivendi. Programar comportamientos específicos para hacer una y otra vez hasta que se vuelvan casi automáticos y requieran menos atención. (Entre más pensemos en algo, más rápido nos acabaremos nuestra reserva de voluntad y de disciplina). Pueden ser rituales como hacer lo más importante y lo que más trabajo cuesta en el momento en que despiertas, que es cuando más energía tienes; o salir a caminar cada dos horas para tomar aire y poder concentrarte mejor cuando regreses, o lo que se te ocurra que pueda funcionar para que te quede más tiempo libre para disfrutar de la vida.

[NYTimes]

"Año del arbusto": ¿Será el 2014 el regreso del vello corporal en las mujeres?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/23/2013

El empeño en convencernos de que el vello corporal femenino es antinatural y sucio ha sido extremadamente exitoso, pero quizá las tendencias estén a punto cambiar.

115418204

Aparentemente, el 2014 será el año del arbusto. O al menos así lo pronostica el periodista de The Guardian, Elmer O’Toole y así lo publicita American Apparel, que llenó sus aparadores de Nueva York con maniquíes con vello púbico cubiertos por diminutas pantaletas. Un vocero apuntó que están tratando de inducir conversaciones acerca de los tipos de feminidad que se consideran bellos y sexies.

article-2540819-1AB7D3D300000578-469_634x499

Pero, ¿qué es lo que fomentó la cera de depilar en las últimas décadas de la cultura occidental? De acuerdo a las reflexiones de O’Toole, pudo haber sido el porno. Pero, apunta, también hay muchas mujeres que no ven pornografía y que remueven todo el vello de su cuerpo. “En realidad es la industria de belleza la que se beneficia y la que promueve la tendencia”.

Antes de la primera guerra mundial, supuestamente ninguna mujer se rasuraba las piernas. Para 1964, 98% de las mujeres menores a 44 años lo hacían. Antes de la guerra, el vello de las axilas no era una consideración cosmética. La moda en ese momento, aunque a veces ajustada y reveladora, cubría casi toda la piel de las mujeres. Pero la moda femenina se volvió ostentosamente más libre, y la primera rasuradora Gillette para mujeres salió en 1915, fomentando campañas de publicidad agresiva para el beneficio de más de una docena de compañías de “belleza”. El vello corporal de las mujeres de repente se volvió desagradable.

Pero al parecer ahora las mujeres están desechando esa tendencia para regresar a la libertad y naturaleza de tener vellos en el cuerpo y aceptar que si están ahí es para cumplir una función. Una de las razones para ello es quizá que el proceso para remover el vello, sobre todo el púbico, pues es invasivo y doloroso. Y la otra es que las partes privadas del cuerpo son esencialmente privadas, y la mayoría de las parejas sexuales tienden a querer al otro como es (con evidentes excepciones).

Sea o no el 2014 el “año del arbusto”, lo afortunado es que quizá sí habrá mucho más variedad y libertad de gustos entre las mujeres de occidente, que dejarán de sentir vergüenza (las que lo hacen) por preferir no recortar el vello de su cuerpo. Será una cuestión de preferencia estética y no una inoculación mediática subyugante.