*

X

La priorización de los rituales para lograr más en menos tiempo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/23/2013

El ritual de hacer intervalos de trabajo a lo largo de nuestro día podría ayudarnos a lograr mucho más en menos tiempo, y hacer todo con la mayor efectividad posible.

aaf92620a8119445_heel_strike_at_sunset.preview

Estudios recientes han demostrado que los rituales pueden traducirse, con notable efectividad, en beneficios concretos. Tony Schwartz, jefe ejecutivo de The Energy Project, nos sugiere programar comportamientos muy específicos en nuestro día a día para mejorar nuestro desempeño físico y laboral, y poder disfrutar la vida con mucho más clama. Lo primero que sugiere es que, en lugar de correr por un periodo de 40 minutos o una hora, corras en pequeños intervalos de 30 a 60 segundos a velocidades mucho mayores, con los mismos 30 o 60 segundos de descanso entre cada uno. Así, tu ejercicio diario no pasará de quince minutos.

La razón por la que recomienda esto, además por el ahorro de tiempo, es la creciente evidencia en que ejercicios cortos e intensos son una mejor manera de entrenar. Cuatro minutos de ejercicio intenso produce la misma salud cardiovascular que los ejercicios aeróbicos más largos. Y usualmente lo que es benéfico para nosotros físicamente tiende a ser benéfico mental y emocionalmente.  

La mayoría de nosotros sentimos el desafío de hacer más cosas más eficientemente, en un mundo que inexorablemente aumenta su demanda sobre nosotros. La respuesta lógica es que necesitamos más tiempo, pero así como eso puede ser contra productivo en el ejercicio, también lo puede ser en el trabajo.  

El poder de trabajar durante el día en periodos de concentración no más largos de 90 minutos cada vez, seguidos de un descanso, es notablemente eficiente. Puedes lograr hacer mucho más en periodos más cortos de tiempo si incrementas tu concentración.

“La dificultad es la siguiente”, apunta Schwartz. “Así como correr intervalos de alta intensidad es demandante, incómodo y casi insoportable cuando llegas al final de cada uno, concentrarte solamente en una tarea en intervalos sucesivos es mentalmente desgastante y a veces agotador”. El punto es que la alta eficiencia requiere mucho más tolerancia con los periodos de incomodidad”.

La respuesta a todo esto puede ser priorizar el ritual como modus vivendi. Programar comportamientos específicos para hacer una y otra vez hasta que se vuelvan casi automáticos y requieran menos atención. (Entre más pensemos en algo, más rápido nos acabaremos nuestra reserva de voluntad y de disciplina). Pueden ser rituales como hacer lo más importante y lo que más trabajo cuesta en el momento en que despiertas, que es cuando más energía tienes; o salir a caminar cada dos horas para tomar aire y poder concentrarte mejor cuando regreses, o lo que se te ocurra que pueda funcionar para que te quede más tiempo libre para disfrutar de la vida.

[NYTimes]

Entender la inequidad de la riqueza es el primer paso para transformarla

Por: pijamasurf - 07/23/2013

A través de videos y materiales gráficos, Inequality.is trata de hacer más comprensible la inequidad en la riqueza y empoderar a la población para hacer algo al respecto.

Entender cómo funciona la economía no es un lujo o un privilegio: es algo que debería preocuparnos a todos para no ser esclavos de la ideología que ciegamente nos impulsa a valorar la acumulación de capital económico a costa de la explotación de los menos favorecidos. Este esquema no es accidental: sitios como Inequality.is muestran de qué manera la ignorancia de la población respecto a sus propios derechos ha permitido que la inequidad en la riqueza crezca a niveles de desproporción que sobrepasan los de cualquier otra etapa histórica.

Al menos en Estados Unidos, entre 1983 y el 2010, el top 5% de inversionistas y millonarios han visto su riqueza crecer 74.2%, mientras que los dos tercios de la escala más baja de ingresos vieron su riqueza contraerse. La diferencia entre inequidad en el ingreso y en la riqueza se explica en que la primera es volátil (pues depende del trabajo, el cual puede desaparecer de un momento a otro dadas las condiciones volátiles de los medios de producción y la cada vez mayor dificultad para que los trabajadores de bajos o medianos ingresos se organicen en esquemas de sindicatos, admitiendo el uso de mano de obra por outsourcing, sin ningún tipo de prestaciones laborales), y la segunda es el capital estable que está sujeto a fluctuaciones, pero que tiende a acumularse y a afectar la brecha del ingreso macroeconómicamente.

Si esto parece rebuscado, pensemos simplemente que en Estados Unidos el 10% de la población tiene el 48% de la riqueza. Esta inequidad no apareció por accidente: existe en función de las políticas públicas de los gobiernos, de los impuestos y del comercio. Esta situación puede arreglarse teóricamente cambiando las variables anteriores, pero el primer punto es comprender y compartir la información a la mano: nuestra única arma contra la explotación es la información.

[Fast Co.Exist]