*

X

La priorización de los rituales para lograr más en menos tiempo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/23/2013

El ritual de hacer intervalos de trabajo a lo largo de nuestro día podría ayudarnos a lograr mucho más en menos tiempo, y hacer todo con la mayor efectividad posible.

aaf92620a8119445_heel_strike_at_sunset.preview

Estudios recientes han demostrado que los rituales pueden traducirse, con notable efectividad, en beneficios concretos. Tony Schwartz, jefe ejecutivo de The Energy Project, nos sugiere programar comportamientos muy específicos en nuestro día a día para mejorar nuestro desempeño físico y laboral, y poder disfrutar la vida con mucho más clama. Lo primero que sugiere es que, en lugar de correr por un periodo de 40 minutos o una hora, corras en pequeños intervalos de 30 a 60 segundos a velocidades mucho mayores, con los mismos 30 o 60 segundos de descanso entre cada uno. Así, tu ejercicio diario no pasará de quince minutos.

La razón por la que recomienda esto, además por el ahorro de tiempo, es la creciente evidencia en que ejercicios cortos e intensos son una mejor manera de entrenar. Cuatro minutos de ejercicio intenso produce la misma salud cardiovascular que los ejercicios aeróbicos más largos. Y usualmente lo que es benéfico para nosotros físicamente tiende a ser benéfico mental y emocionalmente.  

La mayoría de nosotros sentimos el desafío de hacer más cosas más eficientemente, en un mundo que inexorablemente aumenta su demanda sobre nosotros. La respuesta lógica es que necesitamos más tiempo, pero así como eso puede ser contra productivo en el ejercicio, también lo puede ser en el trabajo.  

El poder de trabajar durante el día en periodos de concentración no más largos de 90 minutos cada vez, seguidos de un descanso, es notablemente eficiente. Puedes lograr hacer mucho más en periodos más cortos de tiempo si incrementas tu concentración.

“La dificultad es la siguiente”, apunta Schwartz. “Así como correr intervalos de alta intensidad es demandante, incómodo y casi insoportable cuando llegas al final de cada uno, concentrarte solamente en una tarea en intervalos sucesivos es mentalmente desgastante y a veces agotador”. El punto es que la alta eficiencia requiere mucho más tolerancia con los periodos de incomodidad”.

La respuesta a todo esto puede ser priorizar el ritual como modus vivendi. Programar comportamientos específicos para hacer una y otra vez hasta que se vuelvan casi automáticos y requieran menos atención. (Entre más pensemos en algo, más rápido nos acabaremos nuestra reserva de voluntad y de disciplina). Pueden ser rituales como hacer lo más importante y lo que más trabajo cuesta en el momento en que despiertas, que es cuando más energía tienes; o salir a caminar cada dos horas para tomar aire y poder concentrarte mejor cuando regreses, o lo que se te ocurra que pueda funcionar para que te quede más tiempo libre para disfrutar de la vida.

[NYTimes]

Te podría interesar:

Estos países son los predadores más importantes del mundo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/23/2013

Los siguientes infográficos muestran el consumo de carne de acuerdo a cada país del mundo, y es increíble observar cómo ha cambiado este hábito en los últimos cincuenta años.

20130909141832_9334759301156112612

Los humanos somos parte de la cadena alimenticia, aunque a veces parece que lo olvidemos. Los siguientes infográficos muestran los niveles tróficos (conjuntos de especies o de organismos de un ecosistema que coinciden por el lugar que ocupan en el flujo de energía y nutrientes) del ser humano. Al parecer nuestros hábitos de consumo han variado muchísimo en los últimos cincuenta años. Los datos fueron publicados en La Academia Nacional de Ciencias, que también documentó a un mundo cada vez más hambriento de carne.

3023061-inline-trophicgraph

Para explicarlo mejor: los niveles tróficos cubren el espectro de los hábitos alimenticios, de herbívoros a los predadores más carnívoros. Un nivel trófico de 1 significa que eres una planta o un plancton, un nivel de 2 significa que te alimentas del nivel 1. Un nivel de 2.5 significa una dieta mezclada de plantas y comedores de plantas, y un nivel trófico de 5.5 (el más alto) significa que eres algo así como un oso polar. Los humanos estamos entre el nivel 2 y el 2.6, lo cual significa que ocupamos el mismo lugar en la cadena que los puercos y las anchoas.

3023061-inline-landanimal1961

Así, contrario a lo que muchos piensan, no somos el depredador número 1 del mundo. Lo que los mapas muestran es la historia de consumo de energía a través de nuestras bocas por los últimos 49 años. Un nivel trófico más alto significa que estamos agotando más recursos naturales, y subsistiendo de comida que, para hacerse, requiere la mayor energía de la cadena alimenticia.

3023061-inline-landanimal2009

En suma, el nivel trófico mediano ha crecido 3% durante los últimos cincuenta años, y la mayoría de ese crecimiento viene de India y China, mientras poblaciones de Norte América, Europa, Australia y Nueva Zelanda, que llevaban la delantera en los resultados de 1961, han declinado en cuanto a niveles tróficos. Debido también a la conciencia de los riesgos cardiovasculares por consumir demasiada carne, los niveles de Estados Unidos han declinado también. Pero al parecer el mundo aún no pone suficiente energía en cultivar vegetales.

3023061-inline-ustrophicgraph