*

X

¿La Fuente de la Eterna Juventud? Fuente de agua radiactiva en Florida parece asegurar la longevidad

Por: pijamasurf - 07/29/2013

Habitantes de una ciudad en Florida han bebido por muchos años el agua radiactiva que mana naturalmente en la zona, al parecer sin ningún otro efecto más que la larga vida, una situación que recuerda inevitablemente el mito de la Fuente de la Eterna Juventud.

florida

La Fuente de la Eterna Juventud fue una de las leyendas que surgió con el llamado descubrimiento del Nuevo Mundo, la súbita aparición en la conciencia europea de un territorio desconocido y por ello mismo enigmático, exuberante, desmedido, en el cual había espacio más que suficiente para estos y otros mitos.

Prestando oídos a historias escuchadas en Cuba y el actual Puerto Rico, el conquistador español Juan Ponce de León emprendió la búsqueda de este manantial milagroso que aseguraba la preservación de la lozanía, partiendo rumbo a la península de Florida, donde se decía que podía encontrársele.

Ahora, varios siglos después de la travesía de Ponce de León, habitantes de Punta Gorda, una ciudad en Charlotte Harbor, Florida, aseguran poseer una fuente de la cual mana agua que asegura la longevidad.

Sin embargo, la particularidad de este líquido es que “excede el nivel máximo de contaminación por radiación”, según reza un anuncio sobre la llave de donde puede beberse. Asimismo, la cantidad de sulfatos que contiene es tan elevada que le otorga un peculiar olor a podrido —características que no evitan que la gente la consuma.

En 1983 un análisis del agua reveló que tenía una concentración de 9.2 picoCuries del isótopo radio-226 por litro, cuando el límite fijado entonces era de 5 picoCuries.

Con todo, hay residentes locales que se beben un buen trago diariamente si aparentemente otro efecto más que la longevidad. Así, por ejemplo, Gussie Baker, quien a sus 78 años no ha abandonado este hábito.

En cuanto a las explicaciones al fenómeno, una posible es que el magnesio presente en el agua, también en una buena concentración, podría ser el responsable de esta consecuencia, sobre todo en vista de que en el cuerpo contribuye a regular la presión alta y el movimiento de los músculos del corazón.

[National Geographic]

Científicos en Alemania consiguen detener un rayo de luz durante un minuto, además de almacenar y recuperar información de él, un experimento que se considera ya uno de los más importantes de la física contemporánea.

luz

Si alguna vez digo ante un instante, «¡Deténte, eres tan bello!», puedes atarme con cadenas y con gusto me hundiré.

Goethe, Fausto 

La luz es posiblemente uno de los fenómenos más enigmáticos del mundo físico, el cual comenzó a entender solo a mediados del siglo XX a partir de los desarrollos teóricos de la física cuántica. Entre las propiedades más sorprendentes de las partículas elementales que la componen, los fotones, se encuentra por ejemplo que son al mismo tiempo partículas y ondas: ocupan espacio y pero también se extienden en el espacio, y en ellos la noción de masa presenta una interrogante interesante, pues al poseer energía y si desde la teoría de la relatividad esta es equivalente a la masa, entonces es posible decir que aunque su masa es cero, aun así posee algo que se denomina “masa de la partícula”.

En una investigación que se considera ya como una de los más importantes de la física contemporánea, un equipo de científicos en Alemania dirigido por Georg Heinze, consiguió “congelar” luz durante un minuto, con lo cual, entre otras cosas, fue posible examinar con detalle sus propiedades de coherencia cuántica.

¿Pero cómo detener algo que, de entrada, se mueve a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo? Algo que, en tan solo 1 minuto, es capaz de recorrer 18 millones de kilómetros (puesto en perspectiva: 1 minuto para dar 20 vueltas a la Luna).

El experimento consistió en reducir tanto como fuera posible la velocidad de la luz, por medio de un efecto de interferencia cuántica conocido como “Transparencia Electromagnética Inducida”, el cual consiste en volver opaco un medio de suyo transparente sobre un rango estrecho del espectro lumínico. Los investigadores dispararon un rayo láser sobre un cristal (la fuente de luz) que por esto llevó sus átomos a una superposición cuántica de dos estados; un segundo rayo láser apagó el primero y con ello la transparencia y la superposición; el resultado: el láser disparado en la segunda ocasión quedó atrapado en el cristal, es decir, la luz quedó estática ahí durante un minuto (en términos técnicos, la coherencia de la luz quedó convertida en coherencia atómica ——usualmente la luz no es atómicamente coherente porque se compone de átomos independientes).

Esta “trampa” también fue utilizada para almacenar y después recuperar la imagen de tres líneas, una primera prueba para hacer de este experimento la base de la memoria de posibles computadoras cuánticas o de procedimientos cuánticos para transmitir información entre puntos sumamente alejados entre sí.

Con información de io9 y New Scientist