*

X

Fin del mundo: artista ilustra diferentes escenarios apocalípticos (IMÁGENES)

Por: pijamasurf - 07/25/2013

Ron Miller es un artista e ilustrador que durante las últimas tres décadas ha combinado su pasión por la ciencia y el arte, colaborando con su talento y su capacidad para traducir conceptos en imágenes para revistas como Scientific American, National Geographic y Discover, además de ser ilustrador de películas como Dune (1984) y Total Recall (1990.)

En la serie creada con motivo del libro Is the End of the World Near? From Crackpot Predictions to Scientific Scenarios, Miller se montó en la ola apocalíptica del 2012 para retratar algunos de los escenarios apocalípticos más descabellados, además de algunos muy reales e inminentes, como el crecimiento eventual de nuestro sol en una gigante roja que engullirá al sistema solar.

Sus imágenes están basadas en cálculos aproximados del impacto de los desastres naturales según una metodología científica, aunque como el mismo afirma, "la ciencia tiene mucho de especulación sobre la especulación." Así, por ejemplo, podemos suponer que un tsunami golpeando Nueva York tal vez no alcanzaría el alto de la cintura de la estatua de la libertad, pero probablemente un meteorito que cayera en el mismo lugar dejaría un boquete como el de la correspondiente imagen.

[Smithsonian Mag]

Faltas de ortografía en los libros de texto gratuitos: ¿cuál es el meta-mensaje de este descuido?

Por: Ana Paula de la Torre - 07/25/2013

Los libros de educación gratuita en México contienen 117 faltas de ortografía; ¿planean autoridades poco educadas, educar a una población?
[caption id="attachment_62425" align="alignleft" width="270"]sep Emilio Chuayffet[/caption]

En pasados días, diversos medios de comunicación difundieron un caso tan delicado, como surrealista. El gobierno mexicano imprimió 225 millones de libros de texto (como se conoce en este país al material de estudio que aporta gratuitamente el Estado), conteniendo al menos 117 faltas de ortografía. Los libros serán repartidos entre los niños que actualmente cursan los niveles de educación básica.

La indignación sobre todo en redes sociales fue intensa –y evidentemente justificada. Ante esto, el Secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, alegó que fue un error de la pasada administración, y que el haber evitado la impresión de los libros habría significado, además de millonarias pérdidas, la impuntual entrega de libros para el siguiente periodo escolar.

El asunto de las faltas de ortografía en los libros gratuitos de educación básica, implica múltiples lecturas. Y es que el hecho de que los redactores carezcan del cuidado, experiencia o conocimiento óptimo para realizar un impecable trabajo en este rubro, revela un radical problema de negligencia –aunado al hecho que no hayan sido minuciosamente revisados.

Cada acción o fenómeno encarna la significación de lo que representa. Este caso sobresale por su simbolismo: si los libros son el principal apoyo didáctico para los maestros y alumnos, y estos incumplen las formalidades básicas, entonces el mensaje sería mucho más trascendente que un simple descuido: difícilmente se podrá educar a una sociedad, sin estar educado.

@anapauladelatd