*

X
Una aplicación que te permite salir de tu casa sin el miedo de tener encuentros incómodos.

Hell is Other People (aserción tomada de Sartre) es una aplicación para esos días en que despiertas y no quieres cruzar tu camino con nadie. Sobre todo si vives en una colonia que está inundada de gente que es parte de tu círculo externo de amistades. En lugar de ir por la calle buscando evitar caras conocidas e ir cambiando tu ruta con cada avistamiento, Hell is Other People los localiza por ti y te dibuja una ruta libre de encuentros incómodos. 

Funciona mediante la herramienta social Foursquare, que almacena todos los check-ins de la gente en el mapa de tu ciudad. A partir de una lectura de tus amigos, genera un mapa de “distancias óptimamente seguras” para disminuir las probabilidades de que te topes con alguien.

El experimento de crear una red antisocial fue ideado por Scott Garner, quien ve al proyecto como una sátira a las redes sociales y un comentario de su propio desdén hacia ellas. “Realmente odio las redes sociales”, apuntó Garner. “Tuve que crear una cuenta en una red social y hablar con la gente para que fueran mis amigos para poder evitarlos".

Precisamente por la proliferación de herramientas en las redes sociales, que quieren saber dónde estás y todo lo que haces, la vida privada es algo que debemos atesorar cada vez más; pero el claro problema de esta app es que depende enteramente de las otras personas. Si opera a partir de Foursquare entonces significa que solamente funciona si tus amigos publican su locación. Aunque por otro lado a la gente que publica su locación contantemente es a la que probablemente más quieras evitar. 

“Odio hacer cosas que dependan de otras personas porque son tan impredecibles y tan poco fiables”, concluye Garner.

[geekosystem]

Nuevos estudios de UCLA revelan que una región del cerebro detecta las ideas que tienen potencial de viralizarse y las que no.

130705212232-largeEstamos programados a querer compartir información con otras personas. De eso no cabe ninguna duda. Pero lo que no está claro es cómo es que algunas ideas se filtran para legar a millones de personas, y otras no. Pareciera que algunas personas le “dan al clavo” en cuestiones de información, como si tuvieran una fórmula infalible… Sin embargo, recientes investigaciones han demostrado que, mientras que la estrategia mercadóloga es muy importante a la hora de publicar una idea, digamos, en redes sociales, los impulsos cerebrales de quien la recibe participan a igual medida.

Psicólogos de UCLA se han avocado durante algún tiempo a identificar precisamente esto. Qué regiones del cerebro están asociadas con el esparcimiento exitoso de las ideas. Y han tomado, sobretodo, un paso significativo hacia responder las siguientes preguntas: “¿Cómo se esparcen las ideas?, ¿qué mensajes se volverán virales en las redes sociales? y ¿cómo predecir esto?

Dicha investigación podría llevar a crear campañas de salud pública más exitosas, comerciales más persuasivos y mejores técnicas de comunicación de los maestros hacia los alumnos, apuntaron los investigadores. “Antes de este estudio, no sabíamos cuáles regiones del cerebro estaban asociadas con las ideas que se vuelven contagiosas, y no sabíamos qué regiones estaban asociadas con ser un comunicador eficiente de ideas. Ahora hemos mapeado las regiones cerebrales asociadas con ideas que tienen potencial de ser contagiosas y están asociadas con ser un buen “vendedor de ideas”.

Los resultados de los estudios están publicados en la revista en línea Psychological Science, pero a grandes rasgos, los hallazgos fueron los siguientes:

Después de someter a diecinueve alumnos de UCLA a resonancia magnética mientras les proyectaban cinco (ficticios) pilotos de televisión, se les pidió que se visualizaran como potenciales productores de alguno de estos, o que “vendieran” alguna de las ideas a productores potenciales. Aquí, los investigadores se dieron cuenta de que una buena idea detona regiones del cerebro durante los primeros segundos (la mayoría estuvieron de acuerdo en “comercializar” el mismo piloto), y una idea sin potencial de comercio no detonaba ninguna región.

La activación cerebral se daba en la región llamada “intersección temporoparietal”, y se encendía con mayor rapidez en aquellas personas que tienen el talento de recomendar o “vender” ideas, que en las que no están interesadas en ello.

Lo innovador de este estudio, además de las obvias implicaciones de marketing, es que puede llevar a los usuarios de Internet a ser DJs de la información; escogiendo qué ideas les podrían gustar a unos y cuáles no tienen mucho potencial de interesar a nadie. Detectar una idea viral en cuanto la pensamos (o la vemos) podría ser de beneficio para todos.

[ScienceDaily]