*

X
Científicos en Alemania consiguen detener un rayo de luz durante un minuto, además de almacenar y recuperar información de él, un experimento que se considera ya uno de los más importantes de la física contemporánea.

luz

Si alguna vez digo ante un instante, «¡Deténte, eres tan bello!», puedes atarme con cadenas y con gusto me hundiré.

Goethe, Fausto 

La luz es posiblemente uno de los fenómenos más enigmáticos del mundo físico, el cual comenzó a entender solo a mediados del siglo XX a partir de los desarrollos teóricos de la física cuántica. Entre las propiedades más sorprendentes de las partículas elementales que la componen, los fotones, se encuentra por ejemplo que son al mismo tiempo partículas y ondas: ocupan espacio y pero también se extienden en el espacio, y en ellos la noción de masa presenta una interrogante interesante, pues al poseer energía y si desde la teoría de la relatividad esta es equivalente a la masa, entonces es posible decir que aunque su masa es cero, aun así posee algo que se denomina “masa de la partícula”.

En una investigación que se considera ya como una de los más importantes de la física contemporánea, un equipo de científicos en Alemania dirigido por Georg Heinze, consiguió “congelar” luz durante un minuto, con lo cual, entre otras cosas, fue posible examinar con detalle sus propiedades de coherencia cuántica.

¿Pero cómo detener algo que, de entrada, se mueve a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo? Algo que, en tan solo 1 minuto, es capaz de recorrer 18 millones de kilómetros (puesto en perspectiva: 1 minuto para dar 20 vueltas a la Luna).

El experimento consistió en reducir tanto como fuera posible la velocidad de la luz, por medio de un efecto de interferencia cuántica conocido como “Transparencia Electromagnética Inducida”, el cual consiste en volver opaco un medio de suyo transparente sobre un rango estrecho del espectro lumínico. Los investigadores dispararon un rayo láser sobre un cristal (la fuente de luz) que por esto llevó sus átomos a una superposición cuántica de dos estados; un segundo rayo láser apagó el primero y con ello la transparencia y la superposición; el resultado: el láser disparado en la segunda ocasión quedó atrapado en el cristal, es decir, la luz quedó estática ahí durante un minuto (en términos técnicos, la coherencia de la luz quedó convertida en coherencia atómica ——usualmente la luz no es atómicamente coherente porque se compone de átomos independientes).

Esta “trampa” también fue utilizada para almacenar y después recuperar la imagen de tres líneas, una primera prueba para hacer de este experimento la base de la memoria de posibles computadoras cuánticas o de procedimientos cuánticos para transmitir información entre puntos sumamente alejados entre sí.

Con información de io9 y New Scientist

Nieve virtual ayuda a aliviar el dolor de pacientes quemados

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/29/2013

SnowWorld, un juego de realidad virtual, no sólo distrae a pacientes de quemaduras de su propio dolor sino que ayuda a aligerarlo por medio de la evocación de una temparatura fría.

20061005_pid27215_aid27213_snowworld2_w600

En el futuro, y ya en la actualidad, la realidad virtual no sólo podría servir como terapia para inducir experiencias extra-corporales o para tratar desórdenes perceptivos, sino que podría ayudar (ya lo está haciendo) a víctimas de quemaduras severas. Science Central sigue la historia de Sam Brown, un soldado que sufrió quemaduras extremas cuando servía a la armada estadounidense en Afganistán, y quien en un juego de realidad virtual llamado SnowWorld ha encontrado alivio temporal a su incontenible dolor.

En SnowWorld, los pacientes juegan con un disparador de bolas de nieve bastante básico contra un contrincante hecho también de nieve.

“El juego fue como un ruido blanco que cancelaba el dolor, mejor aun que la morfina”, escribe Jay Kirk, creador del videojuego. Al parecer, el hecho de que los pacientes piensen en el frío de la nieve y en su blancura los aleja de pensar en su propio dolor causado por el fuego. Los gogles de realidad virtual son puestos sobre los ojos de los pacientes cuando estos están recibiendo dolorosas terapias de rehabilitación epidérmica.

Sam Brown, quién fue uno de los primeros en recibir esta terapia reportó haber sentido alivio y una suerte de nostalgia por tiempos felices que pasó alguna vez en la nieve de Colorado; como si SnowWorld lo catapultara a su “lugar feliz” y pudiera olvidar por un segundo la realidad de su cuerpo. En los resultados de los estudios, las señales de dolor enviadas al cerebro disminuyeron en cantidades considerables. Desde entonces SnowWorld está siendo considerado seriamente como una terapia alternativa para todos los pacientes de quemaduras extremas.

 

Aquí un video que ilustra el caso (en inglés):

 

 

[Slate]