*

X
Científicos en Alemania consiguen detener un rayo de luz durante un minuto, además de almacenar y recuperar información de él, un experimento que se considera ya uno de los más importantes de la física contemporánea.

luz

Si alguna vez digo ante un instante, «¡Deténte, eres tan bello!», puedes atarme con cadenas y con gusto me hundiré.

Goethe, Fausto 

La luz es posiblemente uno de los fenómenos más enigmáticos del mundo físico, el cual comenzó a entender solo a mediados del siglo XX a partir de los desarrollos teóricos de la física cuántica. Entre las propiedades más sorprendentes de las partículas elementales que la componen, los fotones, se encuentra por ejemplo que son al mismo tiempo partículas y ondas: ocupan espacio y pero también se extienden en el espacio, y en ellos la noción de masa presenta una interrogante interesante, pues al poseer energía y si desde la teoría de la relatividad esta es equivalente a la masa, entonces es posible decir que aunque su masa es cero, aun así posee algo que se denomina “masa de la partícula”.

En una investigación que se considera ya como una de los más importantes de la física contemporánea, un equipo de científicos en Alemania dirigido por Georg Heinze, consiguió “congelar” luz durante un minuto, con lo cual, entre otras cosas, fue posible examinar con detalle sus propiedades de coherencia cuántica.

¿Pero cómo detener algo que, de entrada, se mueve a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo? Algo que, en tan solo 1 minuto, es capaz de recorrer 18 millones de kilómetros (puesto en perspectiva: 1 minuto para dar 20 vueltas a la Luna).

El experimento consistió en reducir tanto como fuera posible la velocidad de la luz, por medio de un efecto de interferencia cuántica conocido como “Transparencia Electromagnética Inducida”, el cual consiste en volver opaco un medio de suyo transparente sobre un rango estrecho del espectro lumínico. Los investigadores dispararon un rayo láser sobre un cristal (la fuente de luz) que por esto llevó sus átomos a una superposición cuántica de dos estados; un segundo rayo láser apagó el primero y con ello la transparencia y la superposición; el resultado: el láser disparado en la segunda ocasión quedó atrapado en el cristal, es decir, la luz quedó estática ahí durante un minuto (en términos técnicos, la coherencia de la luz quedó convertida en coherencia atómica ——usualmente la luz no es atómicamente coherente porque se compone de átomos independientes).

Esta “trampa” también fue utilizada para almacenar y después recuperar la imagen de tres líneas, una primera prueba para hacer de este experimento la base de la memoria de posibles computadoras cuánticas o de procedimientos cuánticos para transmitir información entre puntos sumamente alejados entre sí.

Con información de io9 y New Scientist

Premios Ig Nobel 2013: investigaciones científicas tan serias como absurdas y risibles

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/29/2013

Los ganadores de esa satirización de la actividad científica que conocemos como los Premios Ig Nobel han sido anunciados: una decena de investigaciones en las que el rigor cede su supuesta importancia al absurdo y la inutilidad de ciertos estudios científicos.

ig

Por estos días comienza a circular información y pronósticos sobre los Premios Nobel, el galardón que la Academia Sueca concede anualmente a los que considera los logros más importantes en diversos campos como la medicina, la física o la literatura. 

De manera paralela existen también los Ig Nobel, una parodia creada en 1991 por Marc Abrahams, editor y cofundador de la revista Anales de la Investigación Improbable, que nació con el propósito de evidenciar estudios científicos que van de lo absurdo a lo inútil —a pesar de toda la seriedad y el rigor con el que se realizan. Irónicamente, los Ig Nobel gozan de cierto prestigio, e incluso la ceremonia de premiación se realiza en el Teatro Sanders de la Universidad de Harvard. 

Este 2013 los ganadores ya han sido anunciado y premiados, en casi todos los casos por estudios que sorprenden por su excentricidad, una desmesura probablemente involuntaria en un ámbito caracterizado por la contención de su proceder.

A continuación los galardonados.

Medicina: Masateru Uchiyama, Gi Zhang, Toshihito Hirai, Atsushi Amano, Hisashi Hashuda, Xiangyuan Jin y Masanori Niimi, por estudiar los efectos de escuchar ópera en pacientes que recibieron un trasplante de corazón de ratón. 

Psicología: Laurent Bègue, Oulmann Zerhouni, Baptiste Subra, Medhi Ourabah y Brad Bushman, por confirmar científicamente que la ebriedad hace pensar a las personas que son más atractivas. 

Biología y Astronomía (conjunto): Marie Dacke, Emily Baird, Eric Warrant, Marcus Byrne y Clarke Scholtz, por descubrir que cuando un escarabajo pelotero se pierde, encuentra el camino de vuelta a su lugar de origen mirando la Vía Láctea. 

Ingeniería de Seguridad: Gustano Pizzo, por inventar un sistema electromecánico que aprisiona a quienes pretenden secuestrar un avión; el secuestrador queda atrapado en una especie de paquete que después es lanzado por el aire, equipado con un paracaídas, para que la policía lo recoja en el punto acordado.

Física: Shinsuke Imai, Nobuaki Tsuge, Muneaki Tomotake, Yoshiaki Nagatome, Hidehiko Kumgai y Toshiyuki Nagata, por descubrir los procesos bioquímicos por los cuales la cebolla hace llorar. 

Arqueología: Brian Crandall y Peter Stahl, por estudiar cómo los huesos de una musaraña muerta se disuelven en el sistema digestivo del ser humano. 

Paz: Alexander Lukashenko, presidente de Bielorrusia, por declarar ilegal en el país aplaudir en público y, como consecuencia, por permitir que la policía nacional arrestar a un hombre que aplaudió con una sola mano

Probabilidad: Bert Tolkamp Marie Haskell y Fritha Langford; y, por otro lado, David Roberts y Colin Morgan, por dos descubrimientos relacionados: el primero, que mientras más tiempo permanezca echada una vaca, es más probable que se ponga en pie pronto; el segundo, que una vez que una vaca se levanta, es impredecible el momento en que volverá a echarse. 

vaca

Salud Pública: Kasian Bhanganada, Tu Chayavatana, Chumporn Pongnumkul, Anunt Tonmukayakul, Piyasakol Sakolsatayadorn, Krit Komaratal y Henry Wilde, por desarrollar técnicas para restituir el pene a hombres que sufrieron una amputación (usualmente a manos de esposas celosas); estos procedimientos, sin embargo, se revelaron insuficientes en el caso de que el miembro haya sido parcialmente mordido y comido por un pato. 

[BBC]