*

X

Científicos afinan manera de medir el tiempo (y podrían redefinir el concepto de segundo)

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/10/2013

El "reloj de celocía atómica óptica" utiliza rayos de luz en lugar de radiación de microondas para medir el tiempo, lo cual podría llegar a redefinir el segundo.

_68618138_mot

 

Alguna vez usamos la rotación de la Tierra para medir el tiempo, donde un giro equivalía a un día. Pero ya que nuestro planeta se tambalea en su axis mientras rota, algunos días pueden ser más cortos o más largos que otros. El reloj atómico que utilizamos actualmente ha probado ser un método mucho más preciso de medir los segundos, pero pruebas hechas con un cronómetro atómico alternativo han revelado aún más precisión. Estas sólo pierden un segundo cada 300 millones de años, probando ser tres veces más precisos que los relojes atómicos actuales.

Al igual que los relojes de nuestros abuelos utilizaban un péndulo para medir intervalos de tiempo, un reloj atómico utiliza las vibraciones muy regulares de los átomos: lo que hacen es exponer nubes de átomos de cesio a microondas para hacerlos oscilar. Pero los nuevos relojes utilizan luz para excitar a átomos de estroncio.

“Los rayos de luz”, apunta el Dr. Jerome Lodewyck, del Observatorio de París, “oscilan mucho más rápido que la radiación de microondas, y de alguna manera dividimos el tiempo en intervalos bastante más pequeños para que podamos medir el tiempo con más precisión”.

Aunque podría parecer algo obsesivo (ya que nuestra actual medición del tiempo es suficientemente precisa), las nuevas tecnologías de telecomunicación, de navegación satelital y la bolsa de valores necesitan mediciones de tiempo aún mejores. Los investigadores dijeron que los nuevos relojes podrán, algún día, redefinir el segundo.

[BBC]

 

Artista visualiza la densidad de redes Wi-Fi que atraviesan el espacio público de Washington D.C.

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/10/2013

En nuestro tiempo, especialmente en las grandes ciudades, el número de redes Wi-Fi que coexisten en una misma área puede contarse por decenas aun en espacios reducidos. Un edificio habitacional, por ejemplo, con 20 o 30 apartamentos, puede albergar igual número de routers, en una calle donde, además, puede haber otros 4 o 5 construcciones de condiciones similares.

Para evidenciar esta densidad de las redes solamente en algunos puntos de Washington D.C., la capital de Estados Unidos, el artista visual Nickolay Lamm realizó una serie de ilustraciones en las que colorea vívidamente las señales Wi-Fi que como una red invisible se tiende sobre el espacio público de la metrópoli.

Según Lamm, el ejercicio no tuvo otro propósito más que satisfacer su curiosidad con respecto al asunto, aunque igualmente vale la pena aclarar que para realizarlo contó con la colaboración de Browning Vogel, astrofísico y antiguo empleado de la NASA, quien asistió en la representación gráfica de los campos de energía. En cuanto al procedimiento, Lamm consultó un mapa de la cobertura Wi-Fi en Washington D.C., extrapoló esta información e imaginó las ondas en formas tridimensionales.

Y si bien las imágenes son estéticamente sugerentes, estimulantes, la visualización también nos hace preguntarnos por todas las señales que nos atraviesan a cada momento, casi en cualquier lugar, con consecuencias que no están del todo aclaradas.

En Ecoosfera: El Wi-Fi hace que los árboles se enfermen

En Pijama Surf: El Wi-Fi podría alterar la capacidad de tu esperma

[Co.Design