*

X

¿Por qué mentimos? Algunas hipótesis (e ideas) para entender las medias verdades

Por: pijamasurf - 06/19/2013

La mentira tiene razones que la verdad no conoce --pero algunas pruebas con sujetos de estudio han mostrado que mentir no sólo es esencial para nuestra sobrevivencia social, sino también es muestra de un desarrollo mental correcto.

pinocho

Suele ocurrir que si una mentira perdura una hora, ya ha logrado su propósito, aunque no perviva.

Jonathan Swift

Tal vez la pregunta "¿por qué mentimos?" nunca pueda ser contestada sino con medias verdades. Algunos mienten por conveniencia, diplomacia, para dar una primera buena impresión o para evitar explicaciones innecesarias y engorrosas, además de por el obvio motivo de ocultar del otro algo que no queremos que sepa.

De manera inconsciente podemos afirmar cosas que sabemos falsas o hacer historias en la mente del otro sólo para probar nuestra destreza; pero los investigadores de la conducta afirman que nuestras mínimas mentiras requieren un grado de reflexión que incluso es muestra de salud cognitiva en niños pequeños, a pesar de que la práctica nos lo haga siempre más fácil.

Un estudio dirigido por Robert Feldman de la facultad de psicología de la Universidad de Massachusetts logró captar con qué facilidad nuestras conversaciones más casuales están plagadas de verdades incompletas. Se les pidió a dos completos extraños que sostuvieran una conversación informal durante 10 minutos, luego de lo cuál se les pidió que escucharan la grabación.

pinocho

Antes de verla, los sujetos les dijeron a los investigadores que habían sido completamente honestos en la conversación, pero quedaron asombrados al ver cuánto podían mentir en apenas 10 minutos: 60% de los sujetos mintió en al menos una ocasión, un promedio de 2.92 declaraciones intencionalmente falsas.

Algunas de las razones más comunes (e incluso razonables) para mentir pueden ser:

  • Para ganar respeto en un nuevo grupo.
  • Para ser tratado de manera diferente.
  • Para afectar la percepción sobre nosotros de alguien cuya atención deseamos o queremos evadir.
  • Porque no conocemos una respuesta y sentimos vergüenza en reconocerlo.
  • Para ahorrar/ganar tiempo.
  • Para ahorrar/ganar dinero.
  • Para no lastimar los sentimientos de otros.
  • Para sentirnos mejor sobre nosotros mismos.
  • Porque una situación diplomática lo amerita.
  • Para dar una buena impresión en una cita romántica.
  • Para hacer que un currículo de trabajo luzca mejor.
  • Porque la gente no sabe reconocer ciertos tipos de verdades (como las científicas o las paradojas matemáticas)
  • Porque la verdad también se transforma.
  • Porque nuestras neuronas se vuelven más especializadas en la mentira con la práctica y la repetición.
  • Porque queremos salir rápidamente de un problema.
  • Porque nos dedicamos a la política 
  • Porque sabemos que no seremos descubiertos.
  • Porque creemos sinceramente estar diciendo la verdad aunque lo que decimos es falso, aún sin nuestro conocimiento.
  • Etc.

También mentimos, curiosamente, porque tenemos un desarrollo cognitivo sano: los niños comienzan a mentir entre los dos y tres años, incluso alentados por sus padres que alientan comportamientos corteses (como agradecer un regalo no deseado en Navidad) como parte de la adaptación al entorno social. Los niños (y los adultos) pueden mentir también para evitar ser castigados por sus acciones, aunque también para impresionar a otros sobre acciones que no han realizado. Otros estudios han demostrado que los niños de 4 años mienten al menos una vez cada dos horas, y los de 6 años mienten aproximadamente cada 90 minutos.

Sin embargo, según Jack Nicholson en A Few Good Men, la gente suele mentir porque simplemente no sabe qué hacer con la verdad.

[Discovery]

Videomapping en la Ciudad de México: una oportunidad para redescubrir la estética del espacio público

Por: pijamasurf - 06/19/2013

Este sábado 22 de junio tienes la oportunidad de participar en un videomapping en el Monumento a la Revolución de la Ciudad de México.

Dentro de las técnicas contemporáneas de arte público, sin duda una de las más atractivas es el videomapping, juego y conjunción de luz y formas que transforma escenarios cotidianos en fantasías lindantes con lo onírico y lo surreal. Gracias a esta tecnología y la creatividad de quienes manipulan hábilmente sus posibilidades, el videomapping da nueva vida a espacios que usualmente no consideramos más allá de su existencia fija, invitándonos a descubrir la cualidad estética de nuestro camino diario. La proyección de videos en pequeños espacios dehace que superficies irregulares puedan convertirse en pantallas para crear ilusiones ópticas, hacer de monumentos bosques fantásticos e incrustar paisajes espaciales en la cotidianidad.

Este sábado 22 de junio podrás ser partícipe de una experiencia de videomapping en el emblemático Monumento a la Revolución de la Ciudad de México. Partícipe y no testigo, pues uno de los elementos importantes de este evento será la interacción por medio de teléfonos celulares en el videomapping desplegado. Cada uno de los asistentes, con uno de los teléfonos que se repartirán, se convertirá en un píxel que dara forma a una imagen. Interactividad  y fotoestimulación en un happening de arte urbano.

Por otra parte, el evento estará musicalizado por Kay, de No Somos Machos pero Somos  Muchos, quien hace un mes lanzó un épico mixtape de 440 tracks encapsulados en una serie de mashups de 50 minutos que es una adrenalínico recorrido por toda una época musical, vibrante y desenfadado.

Recuerda: acude este sábado 22 de junio a las 7 de la noche en el Monumento a la Revolución y sé parte de este fascinante espectáculo de la luz tomando vida e invadiendo el espacio público.