*

X

¿Por qué nos gusta besar? La respuesta es más extraña y lógica de lo que crees

Por: pijamasurf - 05/04/2013

Los besos no sólo aportan placer: también información sobre la salud y aptitud para el apareamiento de la otra persona.

beso

Los besos son una forma cultural del cariño, del afecto y del deseo. Besamos por las razones más extrañas --para hacerle saber al otro que lo queremos, que queremos tener sexo, o simplemente porque es divertido. Pero el acto de besar puede encerrar algunas claves de nuestra evolución como especie a través del cuidado que nuestras madres nos dan cuando nacemos, además de proveer información valiosa sobre nuestro estado de salud y nuestra aptitud para el apareamiento.

Los besos se sienten bien. Un buen beso quema entre 2 y 3 calorías por minuto, descargando epinefrina y noreprinefina haciendo que tu corazón lata más rápido, además de estar relacionado con la disminución del llamado "colesterol malo" y con una disminución de la percepción del estrés. Pero el beso no es solamente lo que ocurre durante el beso, sino también lo que el beso produce y comunica a pesar de nosotros mismos.

Los psicólogos evolucionistas han llegado a la conclusión de que lo que hoy conocemos como "beso" fue en algún momento una forma de alimentación, que consiste en masticar la comida y pasarla a otra boca, de los hijos, por ejemplo ---muy parecida a la que vemos en los pájaros y algunos primates aún hoy en día. Algunos primates a.k.a. Alicia Silverstone: 

Pero esta forma de alimentación no era extraña hace no mucho tiempo: antes de los alimentos procesados para bebés y las licuadoras, las madres podían ahorrar tiempo y alimentar de boca a boca a sus hijos, transmitiendo además una dosis extra de zinc, hierro y carbohidratos a través de la saliva.

Además, la saliva del adulto puede transferir generadores de anticuerpos, sumado a que la comida predigerida puede ser absorbida más fácilmente por los bebés. Los rostros, además, son el primer contacto que tienen los seres humanos con el mundo, pues durante los primeros meses no pueden enfocar a una distancia mayor de 25 cm., más o menos la distancia entre el rostro del infante y el de su madre durante la lactancia. 

La saliva además es una especie de huella digital: transfiere información a la otra persona sobre tu estado de salud, y los receptores de mucosa en nuestras bocas son sensibles a hormonas, como la testosterona. De hecho, un buen beso podría ser indicador del tipo de pareja potencial que el otro podría ser para ti --todo a nivel hormonal, recordemos. 

Pero no todas las culturas utilizan el beso como "muestra gratis" o atisbo de una pareja potencial. Algunas investigaciones creen que los besos pudieron haber sido favorecidos evolutivamente con recompensas para nuestro cuerpo como mecanismo para lidiar con la incertidumbre y la elección. Por decirlo así, la naturaleza nos fuerza a probar y descartar, de modo que encontremos una pareja apta para el apareamiento.

Y si todas estas explicaciones no bastaran, la más simple sigue siendo la más convincente: besar se siente bien.

[Digg]

Te podría interesar:
Borderlands es una obra exquisita, capaz de sumergirnos en una estimulante atemporalidad de rítmicos infinitos; la maestría de Atkins y Von Oswald se reconoce así misma en este álbum.

 juan-atkins-moritz-von-oswald-debut-borderlands-collaboration-mutek

Dos de las mentes más lucidas de la música electrónica durante las últimas décadas, Juan Atkins y Moritz Von Oswald, recién materializaron una larga historia de colaboraciones en un memorable álbum –y es que si bien ambos se habían encontrado en innumerables ocasiones para creaciones esporádicas, el diálogo sonoro entre estos dos jamás se había concentrado en la producción de un LP.

En el caso del primero, Juan Atkins, es considerado por muchos como el creador de la música techno, con sus proyectos Cybotron y Model 500, nacidos a principios y mediados de los 80's, respectivamente, en Detroit. Recordemos que originalmente este género floreció a partir de una sinapsis entre el funk y la cultura tecnologizada –algo así como Kraftwerk meets James Brown. Años después, a finales de los ochentas, este término se aplicaría a distintas variaciones de música electrónica. Atkins sirvió como eje de convergencia para que este cocktail sucediera, y a partir de ahí jamás abandonó su prominente papel en dancefloors alrededor del mundo.  

En cuanto a Moritz V.O., podríamos decir que es uno de los más refinados productores de techno, co-fundador de la disquera alemana Basic Channel (incluídas varias sub-labels destacadas, como Rhythm & Sound), especializada en 'dub techno'. En años recientes este maverick de la electrónica ha dedicado buena parte de su talento al proyecto Moritz Von Oswald Trio, junto a Max Loderbauer (Sun Electric) y el genial Sasu Ripatti, aka Vladislav Delay/Luomo/Usiitalo etc. 

images

Exquisitos jams de jazzy techno es el ingrediente esencial de Borderlands, el LP que recién se filtró en la Red, será estrenado en el próximo festival Mutek, en Montreal (28 mayo-2 junio), mientras que el lanzamiento oficial, de acuerdo a lo anunciado por el sello encargado de producir este álbum, Tresor (Berlin) es el 10 de junio. Secuencias meditativas fluyen irreversiblemente a lo largo de sus ocho tracks, en un ejercicio que parece diseñado para diseñar un paisaje infinito. Llama la atención la facilidad con la que Borderlands te sumerge en un estado de atemporalidad, una especie de risueña hipnosis gracias a la cual puedes, fácilmente, loopearte escuchando el disco durante horas. De hecho me remite a una recta interminable en el desierto de wirikuta, la cual por más que caminas se mantiene fiel a su dibujo original –a una esencia imposible de abarcar.   

En fin, la personalidad musical de este 2013 no será la misma (al menos en lo que respecta a la electrónica), tras el lanzamiento de Borderlands. En lo personal agradezco incluirlo entre mis acompañantes de cabecera para la segunda mitad de este intenso año, y recomiendo ampliamente estar atentos a su próximo lanzamiento –la maestría convergente de Atkins y Von Oswald es algo que no debería pasarse por alto.  

Twitter del autor: @paradoxeparadis