Pijama Surf

Por qué el dinero no comprará tu felicidad

¿Queremos dinero para ser felices o somos felices cuando tenemos dinero? Lejos de agotar la discusión en torno a estas tensiones, queremos pensar que el dinero, de hecho, podría distraernos de buscar la felicidad.

Por: pijamasurf - 17/05/2013 a las 11:05:36

money

La imagen de alguien ganando el premio mayor de la lotería está asociada en el imaginario colectivo a la palabra felicidad. Incluso con ciencias dedicadas a su conocimiento y promoción, el objeto “felicidad” sigue siendo elusivo y difícil de definir, incluso en la imaginación.

Por ejemplo, supongamos que el hipotético personaje del imaginario se gana efectivamente el premio mayor, digamos uno $400 millones de dólares. Su mantenimiento de por vida está asegurado. Ahora puede perseguir una pasión de su infancia o ver el mundo en un viaje lleno de aventuras y voluptuosidades. Pero mientras imagina esto y mira por la ventana se da cuenta de que, con tanto dinero en el banco, tendrá que cambiar de barrio y de vida. Necesitará una escolta de seguridad para prevenir posibles atentados contra su seguridad en el caso de un secuestro. Tendrá que mudarse a un barrio vigilado las 24 horas por personal de seguridad y será recluso de su dinero. Mira las casas de sus vecinos por la ventana y se imagina mirando por otra ventana, en otro barrio, con otros vecinos. La única diferencia –además de su cuenta de banco– es que cuando se mude del barrio, sus nuevos vecinos tendrán casas más grandes que la suya.

Algunos estudios afirman que lo que necesita el hombre no es un exceso en sus posibilidades, sino cierta suficiencia. Llaman a esto “punto de equilibrio hedonista”; no tiene que ver con el conformismo, sino en el mantenimiento de las necesidades básicas de una pirámide de Maslow cualquiera, sólo que enfocado a la “felicidad”. Se dice que el dinero efectivamente puede comprar la felicidad, pero que los que pueden pagarla no saben dónde comprar; el problema no es el dinero ni el dónde, sino el comprar mismo. La idea de que la felicidad es un estado y no un proceso complejo y único e impredecible para cada quién. Incluso podríamos aventurar que la felicidad se parece a un devenir siempre realimentado de su misma fuerza; que a la felicidad no se llega, sino que se está permanente y activamente llegando.

¿Entonces qué hacer con todo ese dinero extra? ¿Seguir comprando cosas hasta que produzcamos una fugaz felicidad por acumulación? ¿Haríamos obras caritativas? ¿Le daríamos dinero a nuestros amigos? ¿A nuestra familia? Podríamos incluso tratar de mejorar el mundo. Pero las estadísticas están en contra: durante el último premio de Powerball en Estados Unidos (con una bolsa de $344 millones de dólares) se vendieron tickets a razón de 130 mil cada minuto. La obviedad sigue siendo cierta: mucha gente participa y nuestras probabilidades, al menos con un boleto, son pocas. Tal vez compremos boletos toda la vida o tal vez ganemos el premio mayor la primera vez que juguemos: las estadísticas, a esta escala, dejan de ser referencia. 

En La ciudad desconocida, Ricardo Piglia cuenta la historia de una mujer que deja a su esposo e hija y huye de la ciudad. En el lugar al que arriba encuentra un casino y juega los ahorros de toda su vida. Gana y los multiplica por mucho, mucho más dinero. Al salir, entra en un pequeño hotel y pide no ser molestada. Deja el dinero sobre la cama y se da un tiro. No se trata aquí de demonizar la riqueza y la tranquilidad económica, sino de cuestionar la idea de que el dinero en sí mismo puede generar un cambio deseable en nuestras vidas si nuestra estabilidad mental de cualquier manera es mezquina y errática.

Para algunos la felicidad radica en el sacrificio, en ofrecer su tiempo y energía para cosas que les apasionan; para otros, la felicidad es hacer felices a las personas a su alrededor, es decir, la felicidad es necesariamente relacional y compartida. Unos la encuentran en los libros, otros en la comida, otros bailando, otros en las drogas. La ubicación de nuestro propio bienestar es difícil incluso para nosotros mismos: no se trata simplemente de conseguir algo que queramos, sino de definir qué es precisamente eso que deberíamos buscar.

En esa búsqueda, el dinero puede ser una herramienta útil, pero todo lo que el dinero puede comprar son el acceso a las experiencias, no las experiencias mismas. Podemos comprar un ticket de avión para Maui, pero no podemos comprar el océano Pacífico. Algunas tradiciones religiosas relacionan la felicidad con la gratitud (de ahí el “estado de gracia” de los cristianos o el “namasté” de los hindús, que implica tanto una despedida, como un estado mental de pleno agradecimiento); de ahí que un contingente importante de la humanidad tenga que buscar la felicidad sin el ticket ganador de la lotería, haciendo uso de los medios a su alcance para los fines que su imaginación les proponga.

La discusión por la búsqueda de la felicidad es interminable, pero en tanto objetos, todo lo que pueda comprarse terminará caducando y necesitando un reemplazo. La búsqueda, con o sin dinero, es incesante: nadie sabe bien a bien de qué se trata el juego. Si tenemos dinero podemos comprar muchos manuales (y con suerte, el tiempo para leerlos). Pero si no tenemos dinero, debemos jugar de todos modos. Y como afirma Tom Stafford, de hecho “el dinero puede distraernos de lo que realmente nos interesa.”

[Mind Hacks]


Comentarios

  1. Ema dice:

    Interesante articulo. Para quien se interese por la búsqueda de felicidad… ideasfunambulistas.wordpress.com/2012/11/05/la-infeliz-busqueda-de-felicidad/

  2. toño dice:

    el dinero no importa , jajaja … quìen de ùstedes sobrevirìa sìn dìnero , acàso pueden hacerlo???, ò màs bien dìcho lo soportarìan ???????…….. Dejar el dinero y hacerle de otro modo ??

    • Gregowski dice:

      Digamos que las condiciones necesarias para la vida no son el dinero. Hay que separar la paja del grano, lo que necesitas para vivir es el grano, el dinero, la paja.

      Y de pajas va esto a fin de cuentas, la prostitución de uno mismo en un onanismo compulsivo. La tenencia de dinero genera dependencia al dinero y reproduce esa adicción en los demás.

      ¿Se puede vivir sin dinero? claro que se puede. ¿Se quiere vivir sin dinero? Ese ya… es otro tema.

      Hay miles de procesos abiertos, muchos de ellos sinérgicos y que de forma simultánea se dedican a bombardear nuestro día a día inhabilitando la capacidad que tenemos de reconocer cosas tan básicas como los sentimientos. Hoy en día son todo ficciones, vivimos en un mundo de verdades que a penas contienen la realidad suficiente para engañarnos. Pero son verdades de todos modos (es decir, algo que mediante consenso, sea real o no, hemos decidido como válido) y hacen mucho daño, eliminan la naturaleza y la humanidad.

      Las personas no existen gracias al dinero, existen gracias a que hay una armonía natural que favorece la recreación de la vida (y su reproducción y sostenibilidad) en los seres humanos. Y esta depende en exclusiva de sí misma.

      Para vivir de forma saludable tira la tv, la radio, emplea aplicaciones que eliminen la publicidad en internet, restringete a ti mismo el acceso a según que tipo de páginas, aléjate de la industria del entretenimiento y de los negocios deportivos en la medida de lo posible, no pises supermercados ni centros comerciales, intenta, en la medida de tus posibilidades, usar alimentos orgánicos y naturales, no te impongas objetivos de ningún tipo, evita el estrés y sin grandes esfuerzos obtendrás una vida sana y longeva que, además, te permitirá hallar vías de introspección independientes de la sociedad, para reencontrar la felicidad.

      Para vivir así no requieres un gran sueldo ni demasiado dinero, aunque por desgracia algo si que te hace falta, pero es una aproximación.

      Lo que es un hecho es que la pirámide de Maslow te la puedes pasar por el forro sin problema, para mi la propia existencia de esa pirámide ya representa un yugo terrible, porque lo único que lleva implícito es aquello que el propio sistema te obliga a cumplir y hay que entenderla en su contexto social y en su sistema económico, la pirámide de Maslow no se dedujo de una tribu aborigen en Australia, lugar en el que no tiene ninguna validez, por ejemplo ;)

  3. César dice:

    ¿Por qué le ponen atención a “Alan Greenspan”? Se nota que su entendimiento no le da para entender el comentario de “Harto”. Es un ser miserable con un IQ bastante bajo, o por lo menos sin contenido que asociar para poder entender comentarios profundos.

    • ramses dice:

      Tanto bernanke, gaypride, yibri,cesar forman parte de un club homosexual solo chequen todos sus post y todos hablan de cosas de gays, un saludo Alan les has dado una leccion de inteligencia.

    • alan greenspan dice:

      oye cesar deberias mejor ponerte Gaypride, bernanke, dr yibri, etc etc digo de perdida usa cosas mas inteligentes para disfrazarla retardado gay jajaja

  4. alan greenspan dice:

    chanfle !!!!!!! bueno ya salio el peine, les deseon un feliz matrimonio par de gays jjajaja

    • Ben Bernanke dice:

      ¿suplantando nicks eh alan? la verdad coincidió que gay pride y los otros que te hemos jodido tu miserable vida ni no nos conocemos pero algo sí te puedo decir, acabas de dar tu aprobación a la figura del matrimonio gay, así que toda tu mierda que publicaste en contra de esta figura en el otro artículo pues… es eso, MIERDA de un pequeño “cerebro” que no da para más, ni para trol sirves jejejeje :)

      • Gay Pride dice:

        Bernanke oye como que no nos conocemos, que ya te hiciste el olvidadizo de aquellas noches torridas !! una cosa es que no quieras que ventile aqui nuestra relacion gay y otra que me desconozcas eh jajaja

      • alan greenspan dice:

        Bernanke jajajajaja que IDIOTOTA ERES de verdad me das lastima retardado gay.

      • ramon12 dice:

        oye bernanke TODOS ya sabemos que tu y gaypride son gays pero pq atacan a alguien que es mucho mas inteligente que ambos juntos ( Alan) deberian darle las gracias de que los intruya mucho mas.

  5. alan greenspan dice:

    gay pride NO USES mi palabras “se necesita inteligencia para entenderlo” pq tu maricon estas lejos de entenderlas jaja al menos se ORIGINAL o te es dificil ??? !!

    • gay pride dice:

      JAJAJAJAJAJA sí, claro “tus” palabras JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

      acuérdate del estudio que te hizo el terapeuta… eres gay alan :)

      • bernanke dice:

        gaypride oye ya acepte tu propuesta de matrimonio, deja a ALAN EN PAZ, la cosa es entre gays como tu y yo ok jajaja te amo gaypride jaja

        • Ben Bernanke dice:

          “DEJEN A ALAN EN PAZ”

          JAJAJAJAJAJAJA esa estuvo buena alan, ya tan rápido te das por vencido??

          El resto de los comentaristas no tiene ningún problema con la homosexualidad porque a esta página siempre se llega gente de mente abierta. Pero cuando tú suplantas nicks y pides que te dejen en paz eso es señal de que te estás derrumbando psicológicamente, AHORA todos tus intentos desesperados de seguir suplantando nicks te dejan cada vez más en evidencia. TODOS AQUÍ se ríen de ti… pseudotrol!! ;)

          • Gay Pride dice:

            no bernanke el que se esta derrumbando soy yo pq no contestas a mi propuesta matrimonial de gay !!

  6. Cristian dice:

    Alan, a pesar de haber sido presidente de la reserva federal durante casi 19 años, no comprendes la profundidad del razonamiento de Harto. Te sugiero que antes de llamar tonto a alguien aprendas sobre el origen del dinero.

  7. samaelkylie dice:

    I beg to differ, pero aún no encuentro a ningún millonario infeliz…

  8. Harto dice:

    El dinero no existe, no es algo físico, sino mental. Su “utilidad” se basa únicamente en obtener la servidumbre voluntaria de los demás. El dinero no construye ni modifica las cosas, todo lo hacemos nosotros.

    • Isifrank dice:

      Tienes toda la razón, actualmente el dinero es basura, porque no representa ningún valor, no está sustentado en el trabajo ni en la productividad. Hoy el dinero que imprime la FED y los bancos centrales controlados por el sionismo financiero es papel basura, porque solo es ESPECULACIÓN financiera, para rellenar los hoyos negros que dejan los derivados financieros.

    • weed man dice:

      pues el dinero no compra la felicidad, pero compra marijuana y para mi es mas o menos lo mismo.

    • alan greenspan dice:

      cuantas tonterias en tan pocas lineas pusiste, el dinero existe te guste o no y el uso que le des depende de lo que busques no solo para buscar la servidumbre de los demas como tontamente pones.
      El dinero no te da la felicidad eso es un hecho pero de que te calma los nervios eso es mas que seguro.



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL