*

X
Borderlands es una obra exquisita, capaz de sumergirnos en una estimulante atemporalidad de rítmicos infinitos; la maestría de Atkins y Von Oswald se reconoce así misma en este álbum.

 juan-atkins-moritz-von-oswald-debut-borderlands-collaboration-mutek

Dos de las mentes más lucidas de la música electrónica durante las últimas décadas, Juan Atkins y Moritz Von Oswald, recién materializaron una larga historia de colaboraciones en un memorable álbum –y es que si bien ambos se habían encontrado en innumerables ocasiones para creaciones esporádicas, el diálogo sonoro entre estos dos jamás se había concentrado en la producción de un LP.

En el caso del primero, Juan Atkins, es considerado por muchos como el creador de la música techno, con sus proyectos Cybotron y Model 500, nacidos a principios y mediados de los 80's, respectivamente, en Detroit. Recordemos que originalmente este género floreció a partir de una sinapsis entre el funk y la cultura tecnologizada –algo así como Kraftwerk meets James Brown. Años después, a finales de los ochentas, este término se aplicaría a distintas variaciones de música electrónica. Atkins sirvió como eje de convergencia para que este cocktail sucediera, y a partir de ahí jamás abandonó su prominente papel en dancefloors alrededor del mundo.  

En cuanto a Moritz V.O., podríamos decir que es uno de los más refinados productores de techno, co-fundador de la disquera alemana Basic Channel (incluídas varias sub-labels destacadas, como Rhythm & Sound), especializada en 'dub techno'. En años recientes este maverick de la electrónica ha dedicado buena parte de su talento al proyecto Moritz Von Oswald Trio, junto a Max Loderbauer (Sun Electric) y el genial Sasu Ripatti, aka Vladislav Delay/Luomo/Usiitalo etc. 

images

Exquisitos jams de jazzy techno es el ingrediente esencial de Borderlands, el LP que recién se filtró en la Red, será estrenado en el próximo festival Mutek, en Montreal (28 mayo-2 junio), mientras que el lanzamiento oficial, de acuerdo a lo anunciado por el sello encargado de producir este álbum, Tresor (Berlin) es el 10 de junio. Secuencias meditativas fluyen irreversiblemente a lo largo de sus ocho tracks, en un ejercicio que parece diseñado para diseñar un paisaje infinito. Llama la atención la facilidad con la que Borderlands te sumerge en un estado de atemporalidad, una especie de risueña hipnosis gracias a la cual puedes, fácilmente, loopearte escuchando el disco durante horas. De hecho me remite a una recta interminable en el desierto de wirikuta, la cual por más que caminas se mantiene fiel a su dibujo original –a una esencia imposible de abarcar.   

En fin, la personalidad musical de este 2013 no será la misma (al menos en lo que respecta a la electrónica), tras el lanzamiento de Borderlands. En lo personal agradezco incluirlo entre mis acompañantes de cabecera para la segunda mitad de este intenso año, y recomiendo ampliamente estar atentos a su próximo lanzamiento –la maestría convergente de Atkins y Von Oswald es algo que no debería pasarse por alto.  

Twitter del autor: @paradoxeparadis 

 

Apuesta y pierde los ahorros de su vida: recibe una banana de peluche como premio de consolación

Por: pijamasurf - 05/04/2013

Una extraña historia mezcla de estupidez y tenacidad cambió rápidamente la vida de un hombre. El Internet podría ser el héroe de un apostador compulsivo.
[caption id="attachment_59783" align="alignright" width="300"] Pierde los ahorros de su vida[/caption]

El ferviente deseo de un hombre se manifestó contra él en un extraño giro de eventos: Henry Gribbohm de 34 años asistió a la feria local de New Hampshire para pasar un buen rato, sin imaginar que terminaría perdiendo los ahorros de su vida y regresando a casa con una enorme banana rasta de peluche.

Henry perdió $300 dólares jugando Tubs of Fun, un juego que consiste en lanzar pelotas a unos tubos con el objetivo de conseguir un gran premio: un Xbox con bundle de Kinect valuado en unos $100 dólares. Decepcionado y decidido a recuperar su dinero, Henry fue a su casa y trajo $2,300 dólares más, los cuales perdió rápidamente en rondas de doble o nada.

Al día siguiente, Henry volvió a la feria para quejarse. El encargado le devolvió $600 dólares y le dio una banana rasta gigante como premio de consolación. Henry levantó una denuncia con la policía local, pues asegura que el juego está trucado. 

Pero la suerte de Henry tomó aún otro giro inesperado cuando la historia llegó a CollegeHumor.com, quienes ofrecieron comprar la banana de Henry por $2,600 dólares si el post de la noticia llegaba a 26 mil likes en Facebook. Si el post sobrepasaba los 30 mil likes, el sitio compraría además un Xbox nuevo para Henry. Al momento de cerrar esta nota, el post ha sobrepasado los 39 mil likes, así que suponemos que Henry podrá relajarse a final de cuentas.

[TIME]