*

X

¿Es posible manipular a la gente a voluntad? Sólo para lectores muy inteligentes

AlterCultura

Por: pijamasurf - 05/26/2013

Leer la mente o hacer que miles de personas piensen lo mismo fue algo que la magia se jactaba de hacer en tiempos antiguos; hoy la psicología, la publicidad y los medios tienen un papel mucho más cercano a la ingeniería de la conducta que la magia, emulando sus efectos.

No necesitamos construir una elaborada teoría de conspiración para ver la manera en que las personas se manipulan cotidianamente unas a otras. En el libro No eres tan listo (en Amazon), David McRaney da algunos ejemplos de lo fácilmente manipulables que son las personas si encuentras algo que les interese (además de explicarte por qué tienes muchos amigos en Facebook o por qué tu memoria es sobre todo ficción; una lectura muy recomendable.)

En el libro se detalla un experimento elaborado por el psicólogo Steve Sherman. En él, Sherman llama al azar a algunos números y le pide a la gente que asistan a prestar trabajo voluntario en una recaudación de fondos para una asociación de investigación contra el cáncer. Debido a que, para nuestra autoimagen, luchar contra el cáncer es algo bueno y con lo que nos gustaría vernos asociados, mucha gente dijo que asistiría al evento, pero sólo 4% de los que confirmaron asistieron en realidad.

En una siguiente ronda de llamadas, Sherman simplemente le preguntó a la gente si ellos creían que eran el tipo de persona que donaría su tiempo si tuviera que hacerlo. Casi todos los que respondieron positivamente asistieron después al evento de recaudación.

La lección, el tweak o el hack conductual parece consistir en que si logras que una persona se convenza a sí misma de ser cierto tipo de persona, actuará en consecuencia con eso. En cierto sentido, incluso sería posible decir que la manipulación es posible no porque el manipulador le diga a la gente qué hacer, sino porque es capaz de convencer a la gente de que son ellos mismos quienes quieren hacer esas cosas. La gente no puede ser manipulada a menos que quieran ser manipulados.

Esto ha dado pie a todo tipo de malentendidos históricos. Para usar un ejemplo polémico, pensemos en que los crímenes y horrores del nazismo en la Segunda Guerra Mundial estaban dirigidos no sólo a instaurar una forma particular de sociedad industrial, sino a hacerle creer a los alemanes que dicho mundo era posible. Fue el mismo caso con China: los dictadores confunden propaganda con historia, persuadiendo eventualmente a la gente de ser una "raza" superior o elegida por dios; si la gente asume tales directivas, en estricto sentido no está siendo manipulada, sino siguiendo la imagen de sí misma que reciben del gobierno, los medios u otras personas, en los casos anteriores, con desastrosas consecuencias.

El "efecto Pigmalión" ha sido descrito como el responsable de estos comportamientos. En ciencias sociales (también llamada "efecto Rosenthal"), el efecto Pigmalión es un fenómeno que consiste en que, mientras más altas expectativas se pongan en una persona, mejor será su desempeño. Pigmalión fue un famoso escultor de la Antigüedad griega quien en algunas versiones de la leyenda se enamora de su propia estatua, una reproducción de Afrodita, por lo que la diosa, conmovida, le da vida a la estatua para que el escultor pueda disfrutar de ella.

Esto nos demuestra que en efecto puede haber maneras de manipular a la gente, pero que por la misma via puede generarse un cambio social positivo convenciendo a la gente de las ventajas y oportunidades que tienen; sin embargo, en el ejemplo del libro, la gente estuvo dispuesta a prestar su trabajo voluntario no por la importancia intrínseca de la lucha contra el cáncer, sino porque quieren creer que son personas consideradas y conscientes que ayudan a los demás. Si al creerlo ayudan a los demás, ¿por qué no?

Si puedes hacer que alguien crea algo sobre sí mismo, con toda seguridad es posible que esa persona compre los productos que le refuerzan esas ideas de sí mismo, es posible hacer que actúe o haga cosas que del mismo modo refuercen lo que ya sabe, incluso estando en contradicción con valores "humanos" de tipo más general, como la vida o la honestidad. En las micropolíticas de convivencia tomamos muchas decisiones sin darnos cuenta; si la gente tiene tiempo de pensar y elegir, probablemente tomen decisiones que pueden no ser congruentes con sus futuras acciones (como en el primer experimento); pero si hay que decir o hacer algo de inmediato, es decir, actuar rápidamente (como cuando te hacen una encuesta, te piden que firmes algo o simplemente actúes impulsivamente), es muy probable que quien hace las preguntas tenga más control de la situación, incluso sugiriendo la respuesta que la gente debe dar en la misma elaboración de la pregunta, lo que da la impresión de que se dio una respuesta "correcta" y que nuestro interlocutor la aprueba (segundo experimento), por lo que actuamos en consecuencia con ella para no "decepcionar" la imagen que dimos de nosotros mismos.

La lección es que la gente no puede ser manipulada para bien o para mal a menos que voluntariamente decida manipularse a sí misma.

Te podría interesar:

Tropical Data VII: literatura, curiosidades y encantamientos con swing traídos de Internet

AlterCultura

Por: Rafael Toriz - 05/26/2013

Una nueva entrega de Tropical Data, los paseos solitarios pero compartidos por las corrientes azarosas de la literatura, el erotismo y las curiosidad que se encuentran en Internet.
[caption id="attachment_60799" align="aligncenter" width="500"]swim The Swimmer (Frank Perry, 1968; adaptación fílmica del cuento homómimo de John Cheever)[/caption]

El año ya se encuentra a medio día –primavera allende el norte, otoño-casi-invierno al sur del hemisferio– pero en el corazón de este galeón con la brújula imantada seguimos siendo tropicales.

Literatura, curiosidades y encantamientos con swing para navegar por las inesperadas corrientes de la red. Y celebrar, compartiendo vastos horizontes, las primeras 30 primaveras de su almirante alucinado. 

Y para seguir el viaje, nada tan recomendable como La Nave, revista de literatura dirigida por Sergio Pitol. Diseño exquisito, coleccionable, variadas colaboraciones y, lo mejor de todo, absolutamente gratis. Todos los números publicados hasta la fecha disponibles en línea. 

Libros para una isla sobrepoblada. En esta oportunidad, consigno unos relatos de John Cheever junto con los estupendos Amores de segunda mano de Enrique Serna. Continúa el boca a boca con un libro extraño del todavía más extraño Mario Levrero, que obliga a leerlo con un ojo de vidrio: Caza de conejos.

Para quienes gustan de libros temerarios y exigentes –escritos desde el nervio literario– nada tan memorable como Foucault tal y como yo lo imagino del misterioso Maurice Blanchot; y para quien gusta de los desafíos intelectuales que obligan a leer con la enciclopedia a un costado, nada como la Alicia anotada de Martin Gardner, un viaje por las fascinantes inquietudes de la ciencia, en clave literaria.

Para terminar, una antología de cuentos de Julio Ramón Ribeyro y como broche, a la distancia de un click, el Diccionario Etimológico de Joan Corominas, una herramienta poética para palpar los fantasma de la lengua que habitamos. Sin pagar un centavo.

*Pilón: el Codex Seraphinianux

Entrevista con George Steiner. “Hoy se nos cierra una inmensa parte del universo. Nuestro mundo se encoge. Las ciencias son inaccesibles para nosotros. ¿Quién puede comprender las últimas aventuras de la genética, de la astrofísica, de la biología? ¿Quién puede explicarlas al profano? Los saberes ya no se comunican; los escritores y los filósofos ahora son incapaces de hacernos comprender la ciencia”. 

Se nos había olvidado comentarlo: murió la perra. ¡Qué viva el rock! 

Lorca in his words. Una de sus conferencias principales al respecto de Poeta en Nueva York. 

El evangelio según Kurt Hollander. Como a tantas otras maravillas, soy un recién llegado a la obra y gracia del neoyorquino que juega como local en la ciudad de México, un hombre que lleva un par de décadas gozando, padeciendo y fotografiando las entrañas del Distrito Federal.

Su libro, Several ways to die in Mexico City, del que se anuncia un próxima edición en castellano, delata, por lo que puede leerse en línea, una mirada acuciosa sobre especie autodestructiva y convaleciente: los inclementes mexicanos.

Blogs con estupendas imágenes. Una cortesía de los inmensos arcanos del New York Times. 

Habla Antonio Alatorre. De quien no se pone en duda su inteligencia ni erudición y mucho menos la veracidad de sus palabras. Así como tampoco dudamos en atisbar una ligera, burbujeante envidia: “Juan tuvo siempre el habito de la mentira. Empleo la palabra mentira sin ninguna carga moral, en el sentido desnudamente objetivo de 'falta de verdad'. Juan rodeó su persona y su obra de toda clase de mentiras, o digamos ocultaciones, ficciones, inventos, medias verdades, silencios”. 

Sugar Man. Un documental indispensable para conocer a un temperamento sensible y atormentado. No lo lamentarán

Cocaína. Manual de usuario. Si bien en los ámbitos más trendys el perico ha derivado en una droga demodé, no está de más echar un vistazo a un documental de la BBC al respecto de sus efectos en el cuerpo. Una mirada inglesa sobre uno de los activos esenciales de la economía global. 

Textos de un aforista plebeyo. “El olor del sándalo, la delicada osatura de una mano, la lluvia como una expansión pánica de los amantes, la luz de la Luna reflejada en un charco de agua, el ladrido nocturno de los perros, las sábanas recién cambiadas y el rumor del mar son pretextos para escribir cuentos”, escribe Villoro al respecto de sus encuentros de luna.

Comenta también, en un ensayo memorable, la juventud eterna de la literatura, con el pretexto de presentar una estupenda antología en español de escritores rusos. 

Finalmente, firma sus credenciales como un aforista de medio tiempo. 

Mujeres desnudas. Muchas, demasiadas sin duda, a cargo de curadores cuasi anónimos; espíritus serviciales que, como los ignotos arquitectos de las catedrales, prodigan horas de grato regocijo a los internautas siderales. Todas la galerías implican una forma de mirar, algunas enervantes y otras decididas. Otras sólo son elegantes.

Viaje de ida y vuelta hacia los palacetes de Onán.

Y ya que estamos sobre el tema, conviene echar un vistazo a los hábitos globales de consumo pornográfico, se trata de datos objetivos y delirantes

Internet ha destruido a la clase media, sostiene uno de los pioneros de la ciencia computacional. Una opinión radical y argumentada de Jaron Lanier que pone en perspectiva algunos de los aspectos más ojetes de la economía simbólica y real instaurada por la red. Imperdible. 

Y porque nunca se tiene demasiado Werner Herzog, en esta ocasión se dan cita tres clásicos y unos zapatitos nuevos.

 Primero, Aguirre o la cólera de Dios.

Segundo, The Cave of Forgotten Dreams.

Tercero, Grizzly Man.

Cuarto y último, su brevísimo documental sobre los Killers.

Enjoy! 

 

El pasado es un lugar extraño. Hacen las cosas distintas allí.

El tiempo pasa de prisa, tan rápido que ni siquiera nos dimos cuenta. 

¡Salud goliardos! Can can por sus madres…y por la mía también.

Twitter del autor: @Ninyagaiden