*

X

Como agua en el espejo: Tres poemas de Bruce Lee

Por: Javier Raya - 05/28/2013

Todos conocemos el video donde Bruce Lee nos recomienda "ser como agua", pero su poesía es mucho menos conocida que películas como "Operación Dragón" y "El gran jefe". Aquí te mostramos tres poemas del libro "Bruce Lee: Artist of Life", editado por John Little.

Bruce-Lee-2

Bruce Lee es probablemente el más famoso actor del cine de artes marciales del mundo, además de uno de los maestros más respetados: con un legado que incluye pocas pero increíbles películas, un estilo actoral influido tanto por el teatro chino como por el glamour de Hollywood, además del desarrollo de su propio estilo de combate, el Jeet Kune Do, Lee tuvo tiempo para describir su filosofía sobre la vida a través de sus poemas.

En el libro Bruce Lee: Artist of Life, John Little publica una veintena de poemas escritos por Lee, además de proveer de contexto el lugar desde donde se escriben estos poemas. No se trata de poemas que describen simplemente un estado emocional y subjetivo de su creador, sino que buscan fomentar la meditación y el aprendizaje del practicante marcial. 

Al leerlos observamos cierto tono didáctico, avanzando a través de paradojas y términos contrapuestos que nos revelan una imagen que debemos imaginar en nuestra propia circunstancia; Lee no sólo fue un notable artista marcial, sino un maestro en toda medida, que utilizaba cualquier medio a su disposición, antes que para enseñar, para aprender. Pocos saben que Lee tenía un título en filosofía, y sus poemas muestran a la vez su aguda vocación filosófica y su sensibilidad para ilustrar complejos conceptos del Jeet Kune Do a través de la palabra.

El poema como lucha o la guerra como palabra, los poemas de Bruce Lee son tanto una curiosidad para sus fanáticos como una herramienta de meditación para artistas marciales, pues se sabe que la espada y la pluma no son ocupaciones irreconciliables, pues ambas requieren de talentos muy similares: la flexibilidad de pensamiento, la velocidad de reacción frente a las circunstancias, el temperamento sosegado y tranquilo pero listo para estallar, dejando que las cosas "sean lo que son, se muevan como agua o reposen como un espejo".

 

* * *

Aquellos que saben no hablan;

aquellos que hablan no saben.

Detén tu lógica

Deja que lo agudo pierda su filo,

que las marañas se resuelvan,

la luz se temple

y la agitación acalle;

pues esta es la unidad mística

a donde el sabio es llevado

No por afecto

ni por distancia

ni por ganancia o pérdida

ni por vergüenza ni por honor.

Por acuerdo general, todo el mundo

lo tiene como el más alto.

 

* * *

 

Una voluntad flexible tiene disposición tranquila, suave como mullidas plumas,

una quietud, un contraerse de la acción, una apariencia de inhabilidad para hacer.

Plácidamente libre de ansiedad, uno actúa

con el tiempo oportuno; uno se mueve y revuelve en la línea

de la creación. Uno no se adelanta --responde

a la disposición de las influencias.

 

No establecer nada respecto a uno mismo. Dejar que las cosas

sean lo que son, se muevan como agua o reposen como un espejo,

respondan como un eco, pasen velozmente a la inexistencia

y sean discretas como la pureza. Aquellos que ganan, pierden. No

precedas a otros, síguelos siempre.

 

* * *

 

En vida, un hombre es blando, suave;

muerto, inflexible y rígido.

Toda creatura, hierba y árboles, en vida

tienen plasticidad y maleabilidad también;

pero muertos se desmenuzan y secan.

El rigor inflexible va de la mano de la muerte,

y la suavidad que cede acompaña a la vida.

Los soldados inflexibles no obtienen victorias;

el árbol más firme es el más listo para el hacha.

Lo fuerte y poderoso se derrumba en su lugar;

lo suave y flexible se alza sobre todos ellos.

 

[Open Culture]

[Versiones de @javier_raya]

Fudge de hachís, la histórica receta de Alice Babette Toklas (pareja de Gertrude Stein)

Por: pijamasurf - 05/28/2013

Hacia el final de su vida Alice Babette Toklas, pareja sentimental e intelectual de Gertrude Stein, publicó un peculiar recetario que incluía un no menos exótico (aunque elegante) "Fudge de hachís", postre que por dicho ingrediente fue censurado en la edición original.

bb

¿Qué una hierba genere un estado alterado de conciencia es motivo suficiente para vetarla de la gastronomía y los placeres del paladar y los sentidos? ¿No es un “estado alterado de conciencia” en sí mismo la intensa satisfacción que se siente cuando degustamos un platillo que nos genera una enorme satisfacción?

Es posible que estas preguntas no tengan una respuesta que deje a todos contentos, pero quizá también la respuesta podría ensayarse por otra vía: cocinando, demostrando que, en efecto, una sustancia considerada prohibida, ilegal y más, funcione perfectamente como un ingrediente de cocina.

Este es el caso del hachís, una droga especialmente creativa (favorita de numerosos escritores, filósofos, artistas) que protagoniza una receta del legendario libro de cocina de Alice B. Toklas, la pareja sentimental e intelectual de la no menos insigne Gertrude Stein.

Según refiere Christopher Tibble Lloreda en la revista El Malpensante, Toklas comenzó a compilar este recetario cuando rondaba los 70 años, sirviéndose lo mismo de sus recuerdos y sus viajes como de las sugerencias de sus amigos. Fue el pintor y poeta Brion Gysin quien compartió con ella el que a la postre sería el platillo más emblemático del libro, este “Fudge de hachís” según el elegante bautizo de Toklas.

Asimismo, Tibble Lloreda asegura que esta receta fue censurada en la edición original del recetario, publicado por Harper & Brothers, e incluida solo en la versión británica del mismo. Al parecer el ingrediente principal del fudge asustó a más de un editor de la casa neoyorquina.

Sea como fuere, a continuación lo importante: la receta.

 

Sobre el libro:

A solas con el chef

De cocinero a cocinero debo confesar que este libro, con su mezcla de recetas y recuerdos, fue redactado durante los primeros tres meses de un pernicioso ataque de ictericia. En parte, supongo, fue escrito como un escape a la reducida dieta y a la monotonía de la enfermedad. Me atrevo a decir que también fue la nostalgia por los días de antaño, y los recuerdos de salud y alegría que les dieron un lustre especial a esos viejos menús y platos prohibidos en mi inválida mesa. Todo ello seguía flotando como sueños en mi inválida memoria.

A veces enfermarse libera la mente y la deja vagar. Aunque nací en Estados Unidos, he vivido tanto tiempo en Francia que siento los dos países como míos; conociendo y amando a ambos, me apliqué a pensar en las diferencias entre sus hábitos alimentarios y sus actitudes generales hacia la comida y la cocina. Empecé a considerar que cada nación tiene sus propias idiosincrasias culinarias condicionadas por el clima, el terreno y el temperamento. Pensé en guerras y conquistas, en cómo las tropas invasoras traen consigo sus hábitos y pueden, con el tiempo, modificar la comida o el comedor nacional.

Tales especulaciones me llevaron a sumergirme en mi inmensa colección de recetas y a recopilarlas en este libro de cocina. Lo escribí para los estadounidenses, pero sería agradable que aparte de sobrevivir al Atlántico, sus ideas logren cruzar el Canal de la Mancha y sean aceptadas en las cocinas británicas.

 

La receta:

Fudge de hachís

Esta es la comida del paraíso –de Los paraísos artificiales de Baudelaire–: puede servirse como un refrigerio entretenido en un club de bridge de señoras o en una reunión de respetables amas de casa. En Marruecos se cree que sirve para alejar la gripa del húmedo clima invernal y es más eficaz si se consume con grandes cantidades de té de menta caliente. Euforia y brillantes destellos de risa; ensueños extáticos y la extensión de la personalidad sobre varios planos simultáneos han de ser plácidamente esperados. Usted podrá superar a la misma santa Teresa si logra soportar ser arrasado por un évanouissement reveillé.

Tome una cucharadita de pimienta negra, una nuez moscada entera, cuatro astillas de canela y una cucharadita de cilantro. Pulverice estos ingredientes en un mortero. Reúna un puñado de dátiles deshuesados, higos secos, almendras sin cáscara y maní: píquelos y mézclelos. Pulverice ahora un manojo de Cannabis sativa, espolvoréelo sobre las nueces y frutas, y amase la mezcla. Disuelva una cucharada de azúcar en un trozo grande de mantequilla. Moldee estos ingredientes en una torta y córtela, o forme pequeñas bolas del tamaño de una nuez moscada. Consúmase con cuidado. Con dos porciones basta.

Conseguir el cannabis puede presentar ciertas dificultades. Sin embargo, el tipo conocido como Cannabis sativa crece, a menudo desapercibido, en medio de la maleza europea y asiática, y en algunas partes de África; además se cultiva para manufacturar ropa. En América, pesa a que por lo general su consumo no es aprobado, otro pariente conocido como Cannabis indica puede encontrarse hasta en las jardineras de las ciudades. Se debería recoger y secar estando aún verde y apenas empiece a producir semillas.

[El Malpensante]