*

X

Yihad topless de FEMEN en apoyo a Amina Tyler, joven tunecina amenazada de muerte por mostrar sus pechos

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/04/2013

Este 3 y 4 de abril varias de las ciudades más importantes de Europa fueron escenario de una yihad, pero no en su sentido más estricto. Se trató de una suerte de resignificación del término operada por el conocido colectivo de origen ucraniano FEMEN, que se caracteriza por sus protestas en pro de los derechos de las mujeres y también por la estrategia de realizar dichas manifestaciones políticas topless, con los senos al aire y utilizando su cuerpo como pancartas ambulantes de mensajes combativos.

El motivo de estas protestas sincronizadas fue la injusta amenaza de muerte por lapidación que recibió Amina Tyler, un joven tunecina que incurrió en la “ofensa” de fotografiarse con el torso desnudo y la leyenda escrita en su pecho “Poseo mi propio cuerpo, no es la fuente de honor de nadie”, para después compartir la imagen por Facebook. Esta acción le valió la condena moral de sectores religiosos extremistas de su país.

Como respuesta a la desmesura del castigo o, mejor dicho, a su sinrazón, FEMEN organizó las manifestaciones que tuvieron lugar en París, Berlín, Milán y otras ciudades europeas, declarando una “Yihad” tanto en apoyo a Tyler como en contra del gobierno de Túnez.

[The Atlantic]

Veterinario practica liposucción a su esposa; ella muere y él lo soluciona descuartizándola

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/04/2013

En España un médico veterinario de origen argentino practicó una cirugía de liposucción sobre su propia esposa, la cual sin embargo devino en la muerte de la mujer; para ocultar la evidencia, el hombre llevó el cuerpo descuartizado al incinerador que acostumbra usar para los animales de su clínica.

veterinarioEn uno de los casos criminales más impactantes de los últimos tiempos, un veterinario de origen argentino pero residente en España que decidió que tenía conocimiento y habilidad suficiente para practicar una liposucción sobre su propia esposa. La cirugía, sin embargo, no se desarrolló de la mejor manera y la mujer murió en el ínterin. Pero por si esto no fuera suficiente, ante este resultado lo primero que se le ocurrió al hombre es que debía ocultar la evidencia de lo sucedido, para lo cual redujo el cuerpo a pedazos que pudiera llevar al incinerador que habitualmente utiliza en su práctica veterinaria.

Los hechos ocurrieron el pasado 28 de marzo en Benijófar, Alicante, en donde Marcelo G., de 46 años, ejerce su profesión. Hasta ahora no se sabe en qué condiciones su esposa accedió a reducir su obesidad con una operación practicada por el veterinario, pero el trágico desenlace es incontrovertible. Por un par de días el hombre intentó ocultar a sus hijos la ausencia de su madre, pero al final se entregó motu proprio, quién sabe si azacaneado por la culpa y el remordimiento.

Curiosamente hasta ese momento, al menos exteriormente, todo marchaba a su favor, pues el cuerpo seccionado había sido recibido sin sospechas por el personal del incinerador, dada la confianza que tenían en el médico. Con todo, el hombre asegura que él no fue el causante de la muerte de su esposa, sino que encontró su cuerpo ya inerte en la clínica veterinaria, supuestamente con indicios de que se había sobremedicado.

Sea como fuere, el hombre ya se encuentra en manos de las autoridades judiciales locales, quienes decidirán sobre su responsabilidad en los hechos.

[Tiempo de San Juan]