*

X

Patrones en la reciente caída del oro podrían indicar próximo colapso en la economía global

Por: pijamasurf - 04/17/2013

La últimas dos veces que el oro cayó así desató crisis económicas globales.

 

gold5_0

 

Este pasado lunes el oro registró su caída más grande en treinta años en el mercado global, sumando una caída de 9.4% en abril y un 20% de su más alto indicador. El sitio de análisis financiero Zero Hedge apunta que las últimas dos instancias en las que el oro ha caído de manera tan precipitada y "desordenada", son en  2008, cuando cayó 21% en lo que fue una señal de la debacle de Lehman Bros. y el colapso del sistema bancario occidental; la otra ocasión fue en septiembre de 2011, cuando cayó 20% en un corto periodo, al tiempo que las acciones en Europa colapsaban provocando una reacción coordinada en el sistema bancario global como nunca antes vista. ¿Vendrá algo parecido?

Países mineros como Sudáfrica ya están viéndose afectados por esta tendencia, y sin embargo, como señala el sitio de ese país Business Day, esto apenas es el inicio de una nueva tendencia global que cambia la marea del sistema financiero.

Hasta que punto pasará este momento a la historia es difícil  de decir con la innumerable cantidad de variables que entran en juego. Las finanzas son el cuerpo esotérico moderno. Quizás esta conexión  no sea más que aquella fantástica y meramente anecdótica entre el país de origen de la modelo que aparece en la portada de Sports Illustrated Swimsuit Edition y una subsecuente bonanza financiera para ese país.

Por otro lado la moneda virtual bitcoins, que registraba una marcada tendencia a la alza, también registró una caída histórica.

 

Te podría interesar:

Somos felices si tenemos más sexo que nuestros amigos (al menos a nivel perceptivo)

Por: pijamasurf - 04/17/2013

Compararse es un hábito que hacemos casi inconscientemente, y la percepción de la felicidad y el sexo está muy cercano a la envidia.

condon

La envidia es una de las peores cosas del mundo --también una de las más usuales, e incluso, según un estudio de la universidad de Colorado, una de las más útiles para darnos una idea sobre nosotros mismos con respecto a los demás. En el caso del sexo parece que esto aplica especialmente si tenemos relaciones con más frecuencia que la gente cercana a nosotros.

El doctor Tim Wadsworth ha estudiado la relación entre sexo y felicidad; encontró que, como suponemos, el sexo hace efectivamente feliz, "más sexo" es relativo a la cantidad de sexo que tienen con respecto a alguien más; en la misma lógica, si la persona siente que tiene "menos sexo" que la gente a su alrededor, menor felicidad percibe.

Entre 1993 y el 2006, Wadsworth entrevistó a 15,386 personas, y encontró que la gente que tenía sexo dos o tres veces al mes reportaban un nivel de felicidad autopercibida más alto que aquellos que no habían tenido sexo durante el año anterior. Pero esa percepción puede derrumbarse si la gente cree (sea cierto o no) que otras personas están teniendo más sexo que ellos. Si una persona que tiene sexo dos o tres veces al mes cree que sus amigos o colegas tienen sexo una vez a la semana, la percepción de felicidad cae alrededor de 14%.

Wordsworth explicó que estos datos no explican necesariamente por qué la gente se siente menos feliz, pues además de que la felicidad se experimenta y construye subjetivamente, muchos otros factores nos hacen sentirnos bien (o mal) con nosotros mismos; lo que se destaca es la comparación: si en el estudio sustituimos "sexo" por "dinero", los resultados podrían ser similares.

Las pláticas entre amigos generalmente tocan los asuntos sexuales como una necesidad narrativa, pero puede ser que también como una forma de saber cuánto sexo tienen los demás, para saber si estamos teniendo suficiente, poco o demasiado sexo (lo cuál tal vez nunca sea demasiado). Y es que no tenemos un parámetro ideal de cuánto sexo o cuánto dinero es suficiente, y establecemos así nuestras propias unidades de medición comparando lo que tenemos con lo de los otros. Y como dice la canción, el pasto siempre es más verde en el jardín del vecino.

[Popsci]