Pijama Surf

Los adolescentes de hoy tienen menos sexo que antes

La percepción de la sexualidad adolescente parece estar siendo exagerada: nuevos estudios afirman que las nuevas generaciones no sólo tienen menos sexo, sino que comienzan más tarde.

Por: pijamasurf - 04/04/2013 a las 10:04:00

primeravez

Los adolescentes de esta generación estarían comenzando su vida sexual a una edad mucho mayor que en el pasado. Un estudio publicado en la revista Pediatrics afirma que a pesar de que la sociedad de consumo venda el sexo como algo deseable y que se debe conseguir a toda costa, los nuevos adultos son mucho más cautos de lo que otros fueron en el pasado, al menos en relación al inicio de su actividad sexual.

Lawrence Finer describe la situación: “Los encargados de hacer leyes además de los medios de comunicación con frecuencia sensacionalizan el comportamiento sexual adolescente, sugiriendo que adolescentes tan jóvenes como de 10 u 11 años son sexualmente activos con mayor frecuencia. Pero los datos no apoyan esa preocupación.”

En lugar de ver una hipersexualidad adolescente como resultado de un condicionamiento de masas (promovido a través de los reality shows, la música, los videojuegos y toda esa pléyade de enemigos públicos de los orientadores vocacionales), los adolescentes actuales parecen ser más bien conservadores: “Los adolescentes están esperando más tiempo para tener sexo”, afirma Finer, “usan anticonceptivos con mayor frecuencia cuando comienzan a tener sexo y tienen menores probabilidades de embarazarse que sus pares de las décadas pasadas.”

El estudio está localizado en la población adolescente de los Estados Unidos, pero sería interesante contrastar estos datos con la realidad que vemos en otros países. En las comunidades rurales de México, por ejemplo, es común que una niña de 9 años quede embarazada por prácticas sexuales no consensuales, o que en la India una niña se case con un hombre que podría ser su abuelo.

El estudio de Pediatrics no parece considerar variables como la percepción del tabú de la virginidad y otras coyunturas culturales, pero no soslaya el hecho de que el inicio de la actividad sexual en la adolescencia no es necesariamente voluntaria: aunque el porcentaje de personas que tuvieron relaciones a los 10 años fue sólo de 0.6%, el 63% de las mujeres de dicho porcentaje afirma que fueron forzadas en su primera vez.

Las edades más frecuentes para comenzar la vida sexual son a los 16 años (33%), 17 años (48%) y 18 años (61%), según un reporte del Instituto Guttmacher. Su conclusión es muy parecida al de Pediatrics: “la probabilidad de actividad sexual en cualquier edad [en nuestros días] es menor a la de cualquier momento de los últimos 25 años.” Esto quiere decir que no sólo la gente comienza su vida sexual a mayor edad, sino que están haciéndolo con menor frecuencia.

Más allá de pensar si está bien o mal que los jóvenes tengan sexo antes de la mayoría legal de edad o antes de cumplir con ritos culturales (como el matrimonio), sería mejor educarlos para que ejerzan sus deseos de manera responsable, pero sobre todo voluntariamente, sin contravenir los deseos de los otros.

[Alternet]


Comentarios

  1. Pisador dice:

    Yo empeze a pisar a los 4 y no digo nada

  2. random dice:

    en parte pienso que tiene que ver el nuevo papel que juega la mujer en todo esto es como una nueva personalidad cultural, no se a lo mejor tiene que ver…

  3. omar dice:

    Hijole me cuesta muchisimo trabajo creer esto. Pero muchisimo. Pero bueno como bien dice el artpículo habría que ver otros. En el caso exicano ni siquiera me iría a comunidades rurales. En cualquier barrio de clase media de la Cd. de México vemos sin mayor esfuerzo morras de 15 años ya con un hijo al menos. Aunque quizá también aquí que tenga que ver lo mencionaod en posts anteriores acerca de la narrativa del sexo en la sociedad actual. Bueno no fue mencionado como tal, pero yo creo que esta nueva narrativa disfrazada de libertad (para escoger)es más bien una liberación poco consciente, casi sin control y por tanto no elegida, de lo reprimido.