*

X

Las 20 celebridades más odiadas del año según la revista Star

Por: pijamasurf - 04/23/2013

El star system no es sólo una máquina de afectos positivos --gran parte del escrutinio e interés por la vida de las celebridades consiste en tener razones para odiarlos.

star

La semana pasada la revista Star publicó su lista anual de celebridades más odiadas, revelando por qué sus lectores aman odiar a Gwyneth Paltrow, Chris Brown o Anne Hathaway. El odio a las celebridades es casi un deporte y una religión en Internet tanto como en los programas de espectáculos, ¿pero en que se basa este odio? Según la revista Star depende de tres factores que sirven a su vez para agrupar a las celebridades en tres categorías:

Se esfuerzan demasiado

Aquí se refleja la aversión a la falta de autenticidad percibida en el desenvolvimiento público de las figuras de Hollywood. Conductas demasiado calculadas, poco espontáneas y "acartonadas" entran en este punto, como el acento falso de Madonna, o los consejos de Gwyneth Paltrow para comer, dormir y defecar. En esta categoría se incluyen también a Ashton Kutcher por fingir un conocimiento tecnológico que no tiene sólo por sus miles de seguidores en Twitter y a Justin Bieber, quien además trata de rapear.

No se esfuerzan lo suficiente

La categoría de las estrellas sobrevaloradas está encabezada por Kristen Stewart, quien posee el rango emocional de la mayonesa en todos sus papeles, además de Lindsay Lohan, quien pasó de ser una tierna chica Disney a meterse en problemas con la ley. Para sorpresa de pocos, Bieber aparece nuevamente debido a que se le percibe como alguien que se esfuerza demasiado por figurar en el ojo público, a la vez que su éxito mundial parece desproporcionado con respecto al producto musical que ofrece y a su calculada imagen, por lo que irónicamente parece que no se esfuerza lo suficiente.

Crímenes contra otras celebridades

Angelina Jolie robándole el esposo a Jennifer Aniston, Kirsten Stewart siéndole infiel a Robert Pattinson, Jay Leno apuñalando por la espalda a Conan O'Brien, Taylor Swift y sus desencuentros amorosos con John Mayer forman una categoría que los fanáticos del star system consideran la más odiosa de todas, pues revela una personalidad egoísta y desconsiderada para los demás. 

La celebridad que está en el centro de la tormenta y que aparece dentro de las tres categorías es el rapero Chris Brown, quien se hiciera notorio no tanto por sus talentos ("no se esfuerza suficiente"), sino por atacar a su ex pareja, la cantante Rihanna ("crímenes contra otras celebridades") y por tratar de arreglar su situación con ella via Twitter ("se esfuerza demasiado"). Brown sería, pues, la celebridad estructuralmente más odiable del momento.

La lista completa de celebridades más odiadas de la revista Star es:

1. Gwyneth Paltrow
2. Kristen Stewart
3. Jennifer Lopez
4. John Mayer
5. Katherine Heigl
6. Matt Lauer
7. Madonna
8. Justin Bieber
9. Anne Hathaway
10. Kris Jenner
11. Kim Kardashian
12. LeAnn Rimes
13. Ashton Kutcher
14. Jay Leno
15. Angelina Jolie
16. Lindsay Lohan
17. Shia LaBeouf
18. Taylor Swift
19. Jesse James
20. Chris Brown

[NY Mag]

John Lennon a los 50: ¿un hombre frustrado viviendo del seguro de desempleo?

Por: pijamasurf - 04/23/2013

En un ejercicio de historia contrafáctica, un guionista imagina para la televisión inglesa cómo sería la vida de John Lennon si este hubiera renunciado a Los Beatles poco antes de su éxito arrollador: habría vivido, claro, pero en la cómica medianía del hombre común y corriente.

lennonEn un ejercicio de historia contrafáctica, de imaginación que parte del hipotético “qué hubiera pasado si..”, pensemos que John Lennon no solo no murió asesinado en Nueva York en 1980, sino que ni siquiera confió en el proyecto que auguraba la banda formada con sus amigos y dimitió de esta antes de 1962, el año en que finalmente The Beatles se encarriló en su éxito irreversible.

¿Qué hubiera sido entonces de este emblemático compositor? Un poco como escribe Pierre Michon en Cuerpos de rey, hablando de Beckett y Dante y Shakespeare y el hecho de que, despojados de esa cualidad semidivina que nace de su genio, reducidos a nada más que su humanidad, no parecen más que hombres comunes, rentistas o tenderos, del mismo modo Lennon probablemente no sería más que un hombre normal batallando por llegar a fin de mes, acaso uno que sobrevive gracias al seguro de desempleo y añorando en las noches de desolación y frustración la posibilidad de la gloria nunca alcanzada.

Al menos esa es la hipótesis de Snodgrass, una historia de corte cómico que se estrenará próximamente en la televisión inglesa, en la cual el actor Ian Hart interpreta a un Lennon cincuentón y diametralmente opuesto al de la leyenda tejida tanto por su éxito como por su muerte violenta y, claro, la singular vida de esos que, desde Aquiles, se catalogan entre los elegidos por los dioses.

Pero más allá de esta circunstancia, la posibilidad imaginada por David Quantick, guionista de Snodgrass, nos invita a pensar sobre la fragilidad del devenir de cada existencia, sobre ese puñado de decisiones que terminan conduciéndonos y determinando lo que somos.

O quizá no. Quizá cuando, parafraseando a Kafka, hay algo indestructible dentro de nosotros mismos, esto termina manifestándose, a pesar de las elecciones tomadas.

También en Pijama Surf: Los enigmáticos dibujos de John Lennon que quizá no conoces

[Independent]