*

X

La inesperada presencia de T. S. Eliot en la música de Radiohead, Arcade Fire y otras bandas

Arte

Por: pijamasurf - 04/27/2013

La poesía de TS Eliot, en toda su vanguardia, ha sido retomada por emblemáticas bandas como Radiohead, Arcade Fire y otras, lo cual demuestra de algún modo el triunfo último del quehacer poético: colarse a las zonas del gusto medio del público.

eliot

T.S. Eliot, Alexey Kurbatov

En cierto sentido la poesía ha triunfado cuando se convierte en lugar común, cuando se la encuentra inocente e inofensiva en las situaciones más pedestres —y, a pesar de todo, aún conserva un mínimo de potencia para hacer destellar ese rincón donde fue colocada. La poesía puede considerarse triunfante cuando es capaz de resquebrajar los muros del gusto medio e infiltrarlo, acaso también subvertirlo.

Existe un puñado de poetas o poemas que han conseguido esto. En la tradición hispánica algunos versos de Pablo Neruda o de Jaime Sabines se identifican de inmediato, a veces también algunos de Sor Juana y de algunos otros poetas que tienen a su favor los vientos del lenguaje compartido.

En el ámbito anglosajón uno de los nombres más afortunados en este sentido es el de TS Eliot, un poeta que tiene un par de versos que se han citado y parafraseado ad nauseam. El "Do I dare disturb the universe?" de The Love Song of J Alfred Prufrock o el “April is the cruellest month” de The Waste Land, se les encuentra de distintas maneras, sueltos, en su forma original y en otras intervenidas y cambiadas. En pocas ocasiones por razones claras y manifiestas. ¿Es la expresividad del verso? ¿Es que sintetiza un sentimiento compartido por cientos o miles de personas?

Una de las expresiones más elocuentes de este proceso de trasvase que ha experimentado la poesía de Eliot ha sido hacia la música, específicamente hacia el género pop, acaso el más extendido por antonomasia.

Recuentemente Dorian Lynskey ha elaborado en The Guardian un listado interesante sobre algunas de las canciones de música pop (y también de otros géneros) en las que reverbera la poesía de TS Eliot.

“Eliot no habría amado la música pop, pero la música pop ama a Eliot”, escribe Lynskey antes de iniciar el recuento, en el que una de las primeras canciones en salir es Floorshow, de Sisters of Mercy's, en donde se citan fragmentos de The Waste Land: “[White] bodies naked on the low damp ground” y la imagen “violet hour”.

 

 

Lynskey sigue con Playboy de Hotchip y Red Sails de David Bowie, en donde, respectivamente, se encuentra el ya mencionado “April is…” y, en el título mismo, una cita directa de The Waste Land

 

 

 

En cuanto al otro de los poemas más populares de Eliot, The Love Song of J Alfred Prufrock (el que marcó definitivamente al inglés como uno de los poetas más influyentes y vanguardista de su época), hay alusiones, citas y paráfrasis de algunos de sus versos en canciones de Arcade Fire, ChuCk D, Tori Amos y los Manic Street Preachers.

"Like a patient etherized on a table”, “Como un paciente anestesiado sobre una mesa”, parcialmente en We Used to Wait:

 

 

Chuck D:

 

*En YouTube solo se encuentra disponible el disco completo

 

"the Eternal Footman”, “el Lacayo Eterno”, en Pretty Good Year, de Tori Amos

 

 

Después de estos y otros ejemplos el columnista de The Guardian se pregunta por qué Eliot por encima de otros poetas, qué hace especial a este hombre “absolutamente moderno” (por usar la expresión de Rimbaud) y no otros que parecerían con atributos o merecimientos similares.

De entrada Lynskey lo atribuye a la educación formal: TS Eliot es uno de los poetas más enseñados y estudiados en el sistema de educación de los países anglosajones. También en que la manera de Eliot de utilizar el lenguaje (y en particular de The Waste Land), aunque innegablemente poética, tiene cierta cualidad asequible, lo cual a su vez redunda en la facilidad de reproducción.

Más ambicioso parece el intento de Radiohead de imitar The Waste Land pero no en un sentido literal, sino yendo más allá de las palabras, evocar las impresiones que el poema genera en el lector; en el caso de Thom Yorke, de “dislocación y horror acechante”.

 

 

Algo parecido al recurso que empleó PJ Harvey en On Battleship Hill, inspirándose en el collage que, como técnica, también caracteriza la poética de Eliot, en su caso con diversas tradiciones literarias (siguiendo a su vez el ejemplo de Pound) y, en el caso de la cantante, incluyendo fragmentos de óperas, canciones populares y otros “productos” musicales.

 

 

Pero, a final de cuentas, el motivo detrás de esta fascinación por la poesía de Eliot podría ser algo que también defendieron Borges y otros grandes escritores y críticos con notable sensibilidad ante el hecho literario: que a fin de cuentas un poema demuestra su genio cuando de la nada, espontáneamente, nos impulsa a pronunciarlo en voz alta, a decirlo para hacerlo resonar en el mundo y que este, una vez más, se haga presente.

[Guardian]

La vieja escuela del psy-trance regresa con un arrobador álbum de atmósferas delicadamente psicodélicas, ideales pra meditar o bajar de un viaje de LSD o alguna otra sustancia psicoactiva.

CYANMLa flotación, de garza o entidad etérea, por el azul ilimitado parece ser el leifmotiv de esta primera compilación de ambient producida por el sello Cyan Music, un proyecto de Gus Till, Andrew Till y The Gnome. Los que estuvieron en los míticos raves de la electrónica psicodélica recordarán indudablemente a Gus Till, parte de la aristocracia del psy-trance, figura central de Flying Rhino y líder de proyectos como Slinky Wizard y Zen Lemonade.

Cyan Ambient Compiliation Vol. 1 es un disco suave, poco pretencioso, que busca capturar las atmósferas más sutiles de la psiconáutica, ya sea el despegue o el aterrizaje. El sonido azul de los paisajes mentales que fluyen cristalinamente sin sobresaltos se extiende en un campo infinito, para perderse en la relajación de los estados profundos de meditación, donde la la niebla luminosa acaricia el ser.

Lo que diferencia a este álbum de los cientos de discos de new age, meditación y chill-out, es que cuenta en su line-up con una serie de expertos psiconautas, la mayoría de ellos productores de trance, que sirve de guías en el viaje interior --que muy fácilmente podría caer en lo endulcorado y empalagoso de los sonidos celestes y los tránsitos siderales de la música "espiritual". La cadencia de la nave espacial es sostenida por la paciencia que penetra las dimensiones psicodélicas con señoría, sin encandilarse por los primeros fractales y las primeras explosiones de colores, buscando entrar más profundo, a los surtidores, a la abstracción metafísica.

Artistas como Man Made Man, Steve Law, Zen Lemonade o Gnomes of Kush, recordados seguramente por aquellos asiduos seguidores del psy-trance, componen el equipo de productores (y pilotos), que nos provoca un blanco flashback hacia aquellos ambientes sonoros de los  grandes discos de psyambient y chillout de los finales de los 90 y principios de los 2000, compilaciones como las de Blue Room, Axiom Ambient o Caribbean Eclipse.  Una mención especial para el track Time de Gnomes of Kush, que sintetiza la profunda emoción psicodélica de sumergirse en el misterio del tiempo, en el éxtasis del Eón.

 

Twitter del autor: @alepholo