*

X

Entrelazamiento cuántico supera 10 mil veces la velocidad de la luz

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Experimento con fotones entrelazados cuánticamente parece demostrar que la velocidad mínima de interacción en este tipo de partículas es 10 mil veces la velocidad de la luz.

fotonesDesde cierto sentido común contagiado de algunas ideas de la física moderna se cree que nada hay en el universo que supere la velocidad de la luz. Sin embargo, al menos teóricamente, esta constante se plantea solo como un primer punto que no es del todo imposible superar.

Y quizá más que teóricamente, pues ahora un grupo de investigación dirigido por Juan Yin, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Shángai asegura haber observado una interacción cuántica que fue 10 mil veces más rápida que la velocidad de la luz.

El experimento se realizó con fotones entrelazados, una de las propiedades más misteriosas y sugerentes de las partículas subatómicas por la cual dos de ellas, luego de interactuar entre sí, pueden permanecer unidas y conectadas íntimamente incluso cuando se encuentran separadas por una distancia enorme, manifestando efectos en que, por ejemplo, cuando se polariza a una, la otra también resulta polarizada pero con la carga opuesta.

En la prueba de Yin, se tomó un par de estos fotones y se les envió a distintos puntos, separados en 16 km. Acto seguido, se midió cuánto tardaba el entrelazamiento en “actualizar” el estado entre ambas partículas, encontrando que la velocidad más lente posible para las interacciones cuánticas es de 10 mil veces la velocidad de la luz.

Con todo, estos resultados son todavía provisionales, pues el gran impedimento es que no es posible conocer el estado de un par de fotones antes de que sean sometidos a algún tipo de medición.

También en Pijama Surf: Entrelazamiento cuántico o “efecto de dios”: el pegamento entre el espíritu y la materia

[LiveScience]

En el futuro todos tendremos ratas controladas con la mente

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Los avances tecnológicos de la telepatía electrónica asientan el terreno para las más abyectas y fabulosas distopias de control mental.

light-controlled-rat-brain

La telepatía no sólo presenta la posibilidad de una conexión más profunda entre dos seres, también abre la puerta a una forma de control más eficiente. Sabemos que entre la vanguardia de esta década en la ciencia, la tecnología controlada con la mente y los mapas neuronales detentan un lugar preponderante, y apenas estamos viendo los primeros pasos.

Investigadores del Harvard Medical School han creado un sistema que conecta a un ser humano con una rata vía  una computadora, sin la necesidad de un implante cerebral. Los humanos utilizaron un casco de electrodos que monintoreó su actividad cerebral, mientras que una rata anestesiada estaba conectada al aparato haciendo que las neuronas de la rata dispararan cuando se emitía un pulso ultrasónico a su córtex motriz. Es decir, los humanos hacían mover las colas de las ratas con la mente.

Para lograr vincular las mentes, los científcos sincronizaron las ondas electroencefalográficas de los voluntarios con la frecuencia de un estrobo. Cuando los voluntarios modificaron su atención a intentar mover la cola de la rata, el cambio perturbó su onda EEG, detonando una señal que la computadora tradujo como un pulso ultrasónico que estimuló el córtex de las ratas. Con este sistema todos lo voluntarios rápidamente lograron mover  a la rata. 

Un sistema así podría ser usado entre dos humanos sincronizados. Una persona paralizada podría reaprender a usar sus extremidades si un terapeuta primero las mueve con su mente.

El investigador Ricardo Chavarriaga del Instituto Federal de Tecnología en Suiza es cauteloso y señala que para que este sistema verdaderamente sea interesante es necesario ligar el cerebro consciente y crear una intención correspondiente entre el cerebro de un humano y la acción de una rata. Por ejemplo, una persona podría imaginarse mover su mano y la rata movería su pata. Esto, sin embargo, tal vez no esté tan lejos, una vez que se haga un mapa neuronal más completo --algo que sería equivalente al genoma humano-- y se puedan focalizar los más detallados comandos mentales.

Estas señales eventualmente podrán ser transmitidas inalámbricamente a través de ultrasonidos o de mecanismos opotogenéticos que permitan estimular neuronas individuales a través de frecuencias de luz. Podríamos tener mascotas que hicieran lo que quisieramos con sólo imaginarlo. Un ejército de ratas, de abejas o de cualquier otro organismo. Actualmente ya se desarrollan drones controlados con la mente. Este tipo de tecnología tiende a avanzar propulsada por la industria militar. Pero quizás en un espacio distópico alterno existirán ratas sirvientes psíquicas --o nuestras mascotas favoritas actualizadas para entabler una límpida conexión mental a distancia. Y, albergando visiones apocalípticas, por qué no seres humanos, una raza entera, secretamente controlada por nuestros mensajes encriptados. Algo así sugirió William Burroughs:

El aparato de biocontrol es prototípico del control telepático unidireccional. El sujeto podría hacerse susceptible al transmisor a través de drogas u otros procesamientos sin necesidad de instalar un aparato. Al final los Emisores utilizarán exclusivamente la transmisión telepática. ¿Alguna vez vieron lo códices mayas? Yo los veo así: los sacerdotes —como el uno por ciento de la población— hacían transmisiones telepáticas para instruir a los trabajadores qué sentir y cuándo.

[New Scientist]