*

X

Entrelazamiento cuántico supera 10 mil veces la velocidad de la luz

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Experimento con fotones entrelazados cuánticamente parece demostrar que la velocidad mínima de interacción en este tipo de partículas es 10 mil veces la velocidad de la luz.

fotonesDesde cierto sentido común contagiado de algunas ideas de la física moderna se cree que nada hay en el universo que supere la velocidad de la luz. Sin embargo, al menos teóricamente, esta constante se plantea solo como un primer punto que no es del todo imposible superar.

Y quizá más que teóricamente, pues ahora un grupo de investigación dirigido por Juan Yin, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Shángai asegura haber observado una interacción cuántica que fue 10 mil veces más rápida que la velocidad de la luz.

El experimento se realizó con fotones entrelazados, una de las propiedades más misteriosas y sugerentes de las partículas subatómicas por la cual dos de ellas, luego de interactuar entre sí, pueden permanecer unidas y conectadas íntimamente incluso cuando se encuentran separadas por una distancia enorme, manifestando efectos en que, por ejemplo, cuando se polariza a una, la otra también resulta polarizada pero con la carga opuesta.

En la prueba de Yin, se tomó un par de estos fotones y se les envió a distintos puntos, separados en 16 km. Acto seguido, se midió cuánto tardaba el entrelazamiento en “actualizar” el estado entre ambas partículas, encontrando que la velocidad más lente posible para las interacciones cuánticas es de 10 mil veces la velocidad de la luz.

Con todo, estos resultados son todavía provisionales, pues el gran impedimento es que no es posible conocer el estado de un par de fotones antes de que sean sometidos a algún tipo de medición.

También en Pijama Surf: Entrelazamiento cuántico o “efecto de dios”: el pegamento entre el espíritu y la materia

[LiveScience]

El poder de dos mentes unidas, lo mejor para manejar naves espaciales

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Sincronizar cerebros para conducir naves espaciales podría tener un futuro en la exploración sideral, además de ser una gran experiencia de comunión virtual.

vulva-spaceship

Dos mentes son mejores que una, al menos para mover naves espaciales. Investigadores de la Universidad de Essex observaron la precisión de mando de individuos o grupos de dos personas conduciendo una nave espacial virtual con sus pensamientos y descubrieron que las señales emitidas por dos personas son mejor entendidas por una interfaz entre cerebro y computadora (BCIs por sus siglas en inglés).

Se desarrolló un simulador de vuelo en el que usuarios conectados a una interfaz BCI tenían que manejar una nave hacia el centro de un planeta pensando en una de ocho direcciones. Las señales cerebrales representando cada dirección eran interpretadas por la máquina y transformadas en tiempo real para dirigir la nave.

Los resultados muestra que las simulaciones de usuarios únicos tuvieron un 67% de precisión mientras que los usuarios que fusionaron sus mentes alcanzaron el 90%. El tiempo de reacción ante contigencias climatológicas en la atmósfera del planeta también fue superior para aquellos operando en conjunto. Los investigadores explican que combinar señales cancela el ruido aleatorio que generan las señales electroencefalográficas.   Asimsimo, el utilizar dos mentes tiene como ventaja que si una se distrae la otra puede mantener la coherencia de la señal (copiloteo psíquico).

NASA investiga la posibilidad de controlar exploradores planetarios vía remota, posiblemente con un respaldo bi-mental. Aunque esto apenas está en etapas especulativas.

Buckminister Fuller, el gran ingeniero (creador de los domos geodésicos), filósofo y futurista decía que "la Tierra es una nave espacial", ¿si todos sincronizaramos nuestra intención empalmando ondas cerebrales, hasta dónde podríamos llevar la nave planetaria? Por otro lado casi cualquier cosa puede ser una nave espacial, y entonces beneficiarse de la co-intención mental sincrónica: coherencia que navega con mayor firmeza a través del espacio.

[New Scientist]