*

X
Transmedia es la realización de un contenido a partir de diferentes manifestaciones: un ecosistema que pone a hablar y a producir en conjunto a la infraestructura tecnológica.

Transmedia

Hablamos de los modelos multimedia mucho más que de los modelos transmedia, pero me interesan mucho más éstos que aquéllos.

Decimos multimedia y pensamos en modelos de contenidos digitales que se realizan en varias “medias”; medias como las pcs, los teléfonos, las tabletas y las tvs. Un contenido que se despliega, más o menos eficiente, en más de una tecnología y en más de un tipo de pantalla y de interfaz. Que acopia entornos, sistemas operativos, bases de configuración. Acumula manifestaciones. Es funcional, flexible, adaptable. Sortea incompatibilidades, tamaños, pixelados, software, canales, teclados e interfaces, conectividades y tipologías de usuarios, etc.

Decimos multimedia y muchas de las veces agotamos ahí nuestro horizonte de ambición digital. Nos deseamos multimediales. Nos ilusionamos con la multimedia. Ambicionamos la multimedia y lo sentimos suficiente.

Pero la multimedia se evidencia limitada, se demuestra insuficiente, si la colocamos al lado de la transmedia. Conceptualmente limitada, quiero decir.

Pensamos transmedia y lo primero que se nos pone es que integra o atraviesa. Es decir, hemos sobrepasado la dimensión multimedial del espejo múltiple para pasar a una dimensión integradora transmedial. No es –como la multimedia- un contenido en varios dispositivos, sino varios contenidos en varios dispositivos que hacen un solo ecosistema enriquecido. No parece lo mismo.

Transmedia es la realización de un contenido a partir de diferentes manifestaciones; diferentes pero integradas, que atraviesan los diferentes entornos, las diferentes medias y se cosen por detrás de todos ellos. Un ecosistema que pone a hablar y a producir en conjunto a la infraestructura tecnológica. Contenidos corales, sinfónicos. Múltiples pantallas que trabajan juntas y que en lugar de reemplazarse las unas con las otras, o de superponerse, se complementan y se potencian entre sí. Hilos conductores que trascienden su expresión técnica y su pantalla ocasional para realizarse por encima o por debajo de éstos, como un todo enriquecido en la multiplicación diversa, en la transversalidad integrada. Un storytelling por detrás observado desde las mil ventanas, que son pantallas; una historia leída desde la fragmentación que obliga al complemento creador del lector. Una experiencia narrativa esencialmente nueva. Otra cosa.

Multimedial es una historia contada una y otra vez, en las mil maneras de los mil soportes o dispositivos. Transmedial es esa historia que se construye en la integración de los soportes, canales y dispositivos, que se manifiesta en la integración de sus diversas realizaciones; que se realiza en esa diversidad integrada, en esa narrativa enriquecida que es la transmedia. Nada de espejos iguales, sino miles de recreaciones diversas que abonan a la historia central. Ecosistemas abiertos que avanzan, y no juegos de repeticiones, cómodos pero irrelevantes en términos narrativos. Experiencias descentralizadas; sin patrones, sin dueños, sin autores únicos ni usuarios idénticos. Lectura tan nueva que ya no es lectura.

La multimedia es cómoda, oportuna y útil. La transmedia, no me consta. Pero la transmedia es asombrosa, abierta, explosiva y exponencial. 2.0. Irreverente y moderna.

La transmedia no anhela la reunión en una sola media. No padece la multiplicación medial, sino que la utiliza y la vuelve su recurso. Por el contrario, es por los intersticios de esa fragmentación que entra el productor, para la interacción y la producción y co-creación.

La transmedia se realiza a través de las diferentes medias; construye una experiencia continua gracias a la fragmentación enriquecedora de los diferentes entornos tecnológicos. Y esa experiencia es irreconstruible en una sola media. Su modelo narrativo es hijo de la fragmentación enriquecida y articulable de la transmedia. Juega con ese entorno loco y potente de la fragmentación sincrónica o asincrónica de las medias y se monta en sus hombros para narrar de otra manera, para construir de otra manera, para fijar posición nueva en cuanto a contenidos. En la transmedia, el usuario se imbrica con lo narrado hasta lo indiscernible; se integra a tal punto que ya no se sabe dónde acaba el consumidor y empieza el autor, y además no importa.

En el entorno transmedia uno se acaba olvidando de que las medias compiten por monopolios y por ecosistemas cerrados. Irreverente como la que más, la transmedia se desentiende de esas miserias e integra por arriba, por abajo, por el costado y por la experiencia. Horroriza a la industria y asombra al usuario. Narra desde el futuro.

La multimedia, al revés. Es hija de las determinaciones de la industria; trabaja de espaldas a los derechos profundos del usuario. Es un producto de lo posible, no de lo soñado. La multimedia no sueña, apenas soluciona. Responde a otra ética. Y a otra profundidad.

Tienen otro recorrido y otro sentido. Una está de salida, aunque no quiera. La otra está de entrada, para quedarse, aunque no se dé cuenta.

Nosotros, mientras tanto, ya hemos decidido por qué senda andar…

Twitter del autor: @dobertipablo

Sitio del autor: pablodoberti.com

Te podría interesar:

Fotos de Lindsay Mills, la atractiva novia de Edward Snowden (o de cómo nuestra intimidad se encuentra a un clic de distancia)

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 04/16/2013

Por estos días el nombre de Edward Snowden es ampliamente conocido. Para algunos un héroe, para otros un traidor. En cualquier caso, un hombre que tomó una decisión: filtrar a los diarios The Guardian y The Washington Post información clasificada sobre PRISM, un vasto proyecto de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) a partir de la actividad que se sostiene en Internet, el cual parece contar con la colaboración de importantes compañías como Google, Amazon, Yahoo!, Facebook, Skype y otros más.

Como programador de la CIA y de la firma Booz Allen Hamilton (contratada por la NSA), Snowden tuvo acceso a estos datos, y en un momento de lucidez ética decidió arriesgarlo todo, incluso su integridad personal, con tal de que el programa PRISM se conociera públicamente. Snowden se encuentra actualmente en Hong Kong, donde al parecer espera que se le conceda asilo político.

“No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas. No quiero vivir en un mundo donde todo lo que hago y digo queda grabado”, declaró Snowden a The Guardian, y como si este mismo mundo le jugara una broma cruel y le echara en cara su capacidad de invadir la privacidad hasta desaparecerla, recientemente se dieron a conocer estas fotografías de su novia, Lindsay Mills, bailarina y acróbata a punto de cumplir los 31 años.

Las imágenes provienen de LsJourney, el blog en el que hasta el martes pasado, cuando fue cerrado, Mills documentaba con entusiasmo y cierta profusión la vida en pareja que sostenía junto con Snowden en Hawái, al menos hasta que este se vio forzado a cambiar de residencia.

Sin duda un ejemplo elocuente de dos fenómenos en torno a la intimidad contemporánea: por un lado, la facilidad con que la exponemos voluntariamente, la subimos y de algún modo la ofrecemos, por otro lado, a cualquiera que con los términos de búsqueda adecuados y los clics correctos puede obtener algún fragmento de nuestra vida.

[WWTD]