*

X

El agua no es un derecho humano, el agua debe privatizarse: ex CEO de Nestlé (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/23/2013

Peter Brabeck-Letmathe, jefe ejecutivo y ex CEO de Nestlé, asegura que el acceso al agua no tiene por qué ser un derecho humano, sino, por el contrario, una mercancía con valor; solo así aprenderemos a usarla responsablemente

aguaSi la dinámica económica de nuestra época se caracteriza por algo, probablemente sea por la privatización, por el intento de conversión de todo, absolutamente todo, en una mercancía, en un objeto susceptible de comprarse y venderse, producirse y desecharse, casi siempre por un minoría que se arroga la propiedad de los medios que hacen posibles todos estos procesos.

Pero más allá del sentido estrictamente material de esta tendencia (que, por otra parte, en la realidad nunca es “estrictamente material”), han surgido actitudes cuyo signo común es la voracidad, esa ambición desmedida en la cual la brecha entre explotación y obtención de ganancia económica ha llegado a niveles posiblemente intolerables.

Como prueba de esto tenemos el testimonio de Peter Brabeck-Letmathe, director ejecutivo y ex CEO de Nestlé, una de las trasnacionales de alimentos procesados más importante del mundo. En 2005, como parte del documental We Feed The World (una exploración del director austriaco Erwin Wagenhofer sobre el origen de la comida y la bebida que llega a nuestras mesas), Brabeck-Letmathe dijo, sin empacho ni reservas de ningún tipo, que el acceso al agua potable no tendría por qué considerarse un derecho humano y sí, por el contrario, que esta tendría que tener un valor que la haga comercializable. Aquí el fragmento del documental donde participa el empresario, subtitulado en español:

 

Las palabras de Brabeck-Letmathe son sumamente elocuentes, indignantes desde la perspectiva de la moralidad social, la de las mayorías, pero un sentido poco sorprendentes. En cierto modo el ex CEO de Nestlé es un representante consumado de una forma de pensar y actuar en este mundo que, además de velar solo por sus intereses personales y los de su grupo selecto, considera que esta misma selectividad le otorga la legitimidad para administrar lo que llega al resto de acuerdo con su criterio personal o de clase. Los CEOs como esa nueva falange privilegiada (que, por otro lado, es la misma de siempre) capaz, solo ella, de gobernar, de distinguir lo bueno de lo malo, de evitar con su dirección que la sociedad caiga en el caos y la anarquía de la ignorancia y la cortedad de miras: el paternalismo que cuida celosamente de sus hijos imposibilitados. Y sin embargo, hay un ángulo desde el cual Brabeck-Letmathe tiene razón: existe, efectivamente, un puñado de personas, en cada país y al mismo tiempo en todos los países, que por sus decisiones, acciones y omisiones condiciona la manera de vivir de millones más.

Cabe mencionar que si bien el documento data de 2005, en estos días ha vuelto a circular en Internet, especialmente en las redes sociales, luego de que fuera compartido el 20 de abril por Americans Against the Tea Party, la organización que en la Unión Americana confronta directamente a una de las más conservadoras de la política estadounidense (la misma que, por cierto, se adhiere totalmente a planteamientos como el de Brabeck-Letmathe).

Asimismo, el resurgimiento del video se detonó por una intervvención que el ex CEO de Nestlé tuvo en el Foro Económico Mundial que se celebra anualmente en Davos, Suiza, y en el marco del cual, en febrero pasado, declaró lo siguiente:

Soy el primero en decir que el agua es un derecho humano […]. El problema es que el 98.5% del agua que usamos […] no es un derecho humano porque no la tratamos como tal, la usamos irresponsablemente, a pesar de que es el recurso más precioso que tenemos. ¿Por qué? Porque no le damos ningún valor a esa agua. Y sabemos bien que si algo no tiene valor, es natural del comportamiento humano usarlo de manera irresponsable.

El costo económico como regulador de conducta, como elemento de disciplina que hace a todos plegarse a la normalidad conveniente para el sistema. Sin duda, un punto controversial, un argumento que se sostiene en que en la práctica estamos acostumbrados a dar valor sólo aquello que nos cuesta algo monetariamente, un vicio del consumo capitalista.

La privatización de los recursos para el disfrute solo de aquellos que puedan pagar por el derecho a consumirlos parece ser una lamentable tendencia contemporánea que refleja nuestra patológica irresponsabilidad o si no la ambición rampante de un grupo dominante.

Con informacion de ExaminerAmerican Live Wire y The Guardian

Cuando un hombre es solo amigo de una mujer, conoce "el lado suave y luminoso del universo": Enrique Serna

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/23/2013

El escritor mexicano Enrique Serna elabora sobre un tema que, en las culturas patriarcales y viriles, siempre parecerá polémico: la posibilidad de la amistad sincera, desinteresada, entre un hombre y una mujer, sin otra pretensión (mucho menos sexual) más allá del mero regocijo mutuo.

We danced,
in our minds,
and read a book together.
You remember?

 William Carlos Williams, “Asphodel, That Greeny Flower” (fragmento)

¿Un hombre y una mujer pueden ser amigos? Según la ciencia, en un estudio publicado recientemente, no. Según la ciencia al hombre siempre terminan por dominarlo sus instintos de apareamiento y la mujer siempre piensa que es una relación asexuada es posible.

Sin embargo, la amistad, casi por definición, tendría que trascender las limitaciones evolutivas y naturales y adquirir otro significado, trascender ese nivel elemental para, a la manera civilizada y humanista, convertirse en un espacio fraterno de crecimiento mutuo. Como dice Francis Bacon en su ensayo sobre la amistad, “de la oscuridad y confusión de pensamientos [la amistad] hace la luz del día”.

En una editorial reciente el escritor mexicano Enrique Serna también se ha pronunciado sobre el tema, en particular sobre la aparentemente conflictiva relación amistosa entre un hombre y una mujer pero vista desde la perspectiva masculina. En efecto: en culturas como la mexicana, y posiblemente también en varias otras, el hombre se niega ante la posibilidad de amistarse con una mujer porque culturalmente está presionado a vivir este tipo de relaciones solo en función de la seducción. Escribe Serna:

Como ahora tengo más facilidad para congeniar con las mujeres que con los hombres, comienzo a ver a mi propio sexo con los ojos de mis amigas. Ya no soporto el talante competitivo, el machismo rampante, la resequedad obtusa de los varones convencionales, sobre todo cuando llegan a la madurez. En la mayoría, el temor a mostrar sentimientos alcanza grados patológicos. El grado de intimidad que pueden alcanzar con sus amigos no les sirve de mucho, pues casi nunca lo aprovechan para desnudar el alma, y si acaso hablan de sus amores o sus amoríos es para ufanarse fanfarronamente de una conquista. Cuando están sobrios no se permiten la menor flaqueza y en la borrachera el ego se les hincha hasta la hipertrofia. Sólo conocen la catarsis engreída, no la que purifica el alma. El miedo a incurrir en cualquier flaqueza que ponga en duda su hombría, los condena a una falta absoluta de espontaneidad. Según la dialéctica hegeliana, el amo se define por su antagonismo con el esclavo y por lo tanto, sólo existe en función del adversario al que debe someter. Con los varones hombrunos ocurre algo parecido: son una copia en negativo de la jotería que aborrecen.

Esta actitud, sin embargo, priva a los hombres de una de las mieles más deliciosas que pueden degustarse en este mundo: la amistad sincera de una mujer. Esa amistad que mucho se asemeja a leer una buena novela, acaso una página de Proust o de Balzac, de Virginia Woolf o Clarice Lispector, pues a decir de Serna las mujeres “siempre tienen claro cuáles son los avatares de la existencia que determinan la felicidad o la amargura”.

Las mujeres pueden tener vocaciones firmes o una voluntad de poder tan fuerte como la masculina, pero esas pasiones casi nunca las desvían de su objetivo primordial: derramar calidez, vivir a plenitud, entender cómo funcionan las bisagras del alma y el cuerpo. A ras de tierra encuentran las verdades esenciales que el hombre busca entre las nubes, engañado por la autoridad de los conceptos y las ideas.

Se trata, así, de una zona de la existencia que vale todos los esfuerzos empleados en mantenerla, todos los prejuicios vencidos, los sinsabores acarreados. ¿Qué no se daría a cambio de habitar, de vez en cuando, ese “lado suave y luminoso del universo”?

La columna completa de Enrique Serna, “La amistad femenina”, en este enlace.

Imagen: Demi-Brooke/flickr