*

X

Depredación VS Supervivencia: animales en el momento justo en que capturan a su presa (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/14/2013

La vida es un continuum, un tránsito incesante, una violenta oposición de contrarios. La vida sufre (o goza) la doble condena de morir y renacer, de no cesar nunca, de consumirse en medio de las condiciones más sufrientes pero también de resurgir en las más inesperadas. La vida, cambiando el sujeto en las líneas con que Borges finaliza su “Nueva refutación del tiempo”,

es un río que me arrebata, pero yo soy el río;
es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre;
es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego.

Las fotografías que presentamos en esta ocasión podrían tomarse como ejemplo de la dialéctica violenta inherente a todo proceso vital. Se trata de escenas que comunes, corrientes en el sentido de cotidianas, pero al mismo tiempo síntesis instantáneas de la pulsión fatídica que, imprescindiblemente, anima la vida.

Depredación versus supervivencia: ¿la dinámica cíclica inevitable para nosotros que estamos vivos?

Si te interesa participar en la conservación de estas y otras especies visita lanaturalezanosllama.com y entérate de todo de los que esta haciendo Telcel para contribuir a la preservación de la biodiversidad.  ¡Respondamos el llamado!

[My Modern Met]

Para los machos de la especie Rhinella proboscidea la muerte de la hembra no es un obstáculo para copular y reproducirse.

Frog_necrophilia

El sexo y la muerte, los dos grandes polos de la existencia, conviven de manera radical en la rana amazónica Rhinella proboscidea, para quien la muerte no es impedimento para tener sexo y reproducirse. Los machos de esta especie forman grandes masas de apareamiento en los que docenas de individuos compiten para fertilizar a las hembras. Estas competencias conocidas como "reproducción explosiva", en su avalancha erótica, suelen dar muerte a las hembras. Pero para estas ranas que la hembra esté muerta no rompe el encanto.

Thiago Izzo del Instituto Nacional de Investigación Amazónica ha descubierto que los machos pueden forzar los huevos del cuerpo de las hembras muertas y fertilizarlo en una estrategia reproductiva que utiliza "la necrofilia funcional" y en cierta forma significa el triunfo de la vida más allá de la muerte.

Estas ranas generalmente tienen la apariencia de una hoja muerta, almacenando su tropel erótico en espera de la temporada de apareamiento. Entonces cientos de hombres se reúnen en lo que es prácticamente un gang-bang batracio,  compitiendo por días para desplazar a su rivales y tener acción con las pocas hembras disponibles. De este frenesí se genera lo que se conoce como una "bola de apareamiento" que se encima sobre la hembra y la acaba ahogando. Izzo ha documentado estas cámaras húngaras de sobrevivencia sexual: la primera vez 100 machos y 20 hembras muertas; la segunda vez 50 machos y 5 muertas. Las hembras muertas, sin embargo, yacían sin sus huevos. Pero el paradero fue descubierto pronto: Izzo halló a un macho agazapando el cuerpo de una hembra muerta rítmicamente sacudiendo los costados de su vientre. De este movimiento prorrumpió unos huevecillos cubiertos de filamentos de gelatina.

Existen casos numerosos caso de necrofilia entre animales, pero el de la rana Rhinella proboscidea es el primero que no parece ser errático. La transmisión genética siempre encuentra el camino aunque esto signique anular a la pareja o a la propia vida.

[NG]