*

X

Telégrafo hecho de caracoles telepáticos rebasa la imaginación y la velocidad de la luz

Por: pijamasurf - 03/29/2013

La historia de las telecomunicaciones tuvo en sus inicios algunas ideas descabelladas que, sin embargo, guardan profunda relación con nuestro entendimiento cotidiano del amor y la sincronía.

caracoles-tierra-L-6

Una de las más curiosas invenciones realizadas durante la Revolución Industrial fue obra de un inventor llamado Jaques Benoit, el cuál creyó posible (y sus inversionistas también) la realización de un telégrafo hecho de caracoles.

Benoit era un fanático del ocultismo, en una época en la historia (mediados del siglo XIX) donde la ciencia y la magia volvían a estar muy vivas, y en ocasiones muy cercanas una de la otra: los viajes de exploración sembraban las dudas en las mentalidades ilustradas acerca de fenómenos como las hadas, los vampiros y el redescubrimiento del exotismo oriental. 

La lógica del extraño telégrafo de Benoit consistía en lo siguiente: para él, los caracoles eran seres sumamente fieles, por lo que si dos de ellos se apareaban, siempre estarían unidos por un "hilo invisible", de manera telepática. En el siglo XX, la física cuántica descubriría que dos partículas que han estado en contacto y luego se separan efectivamente mantienen una especie de unión invisible, donde lo que le ocurre a una de ellas afecta a la otra, aunque esté a una enorme distancia de la primera. No sólo de manera instantánea, sino incluso más rápido que la luz.

Benoit pensó que si juntabas 24 caracoles y los apareabas, lo siguiente era dividirlos y llevar lejos la mitad, incluso al otro extremo de la Tierra. Si picabas a uno de los caracoles, su pareja, al otro lado del planeta, recibiría los impulsos y le permitiría a alguien que supiera interpretar esas señales transcribir un mensaje. Esta idea recibió el nombre de brújula pasilalínica-simpática de caracoles, o más comercialmente, telégrafo de caracoles.

A pesar de lo extraño de la idea y la originalidad de la aplicación, la aparición de los "telégrafos de carne" estuvo en el mindscape desde el siglo XVI. Incluso hoy, el vox populi piensa que si alguien que quieres habla de ti estornudarás tres veces. En el nudo de la superstición y la locura se encuentra también el concepto de "miembros fantasmas", las sensaciones físicas que experimenta una persona a la que se la removido del cuerpo una extremidad, pero que le pica o le duele como si esta aún estuviera en su lugar. En términos míticos, los telégrafos caracoles pueden recordarnos a la "media naranja", esa completud dividida al inicio de la vida la cual buscamos reconstruir, y que da lugar a la creencia en la telepatía (el "dolor lejano", la comunicación inmediata y trascendente) y a la serendipia, la correspondencia de los que se buscan sin saberlo.

Por desgracia el telégrafo de caracoles de Jacques Benoit no prosperó comercialmente. El locuaz inventor desapareció cuando uno de sus críticos solicitó pruebas rigurosas de su parte. Pero tal vez haya sido lo mejor: la historia de las telecomunicaciones habría sido completamente distinta si en lugar de teléfonos inteligentes lleváramos a todas partes pequeñas jaulas con caracoles.

[io9]

Ranas psicoactivas, tampones con vodka y otros highs legales desde Alemania

Por: pijamasurf - 03/29/2013

No sólo las sustancias ilegales permiten a los buscadores de sensaciones acceder a otros estados de conciencia. En busca de una nueva experiencia, los ingredientes pueden estar en tu cocina.

rana

La "guerra contra las drogas" adopta diferentes rostros alrededor del mundo. Desde la violencia de los 80 y 90 en Colombia y Brasil hasta la muerte de 70 mil personas en México durante la "guerra contra el narco" de Felipe Calderón, hasta la legalización controlada en algunos estados de la Unión Americana y Europa, los argumentos a favor de la tolerancia y la legalización así como más control estatal y educación buscan cambiar lo que en nuestros días ya es una guerra mundial.

En el caso de Alemania la guerra contra las drogas no es en ningún modo tan violenta como en México. En ese país, la educación trata de prevenir lo que el ejército en México trata de reparar. Pero la gente no utiliza solamente cannabis y cocaína como drogas recreativas, sino que los métodos para acceder a otras formas de conciencia admiten las más diversas opciones. Como salida de una leyenda urbana o de la cultura popular, la última moda en Mannheim, por ejemplo, es lamer ranas sudamericanas durante las fiestas. Estas ranas tienen un efecto psicoactivo que no parece tener secuelas visibles, a diferencia de otras drogas caseras.

Willi Stier, oficial de policía de Mannheim y educador comunitario, afirma que "los usuarios de drogas buscan productos alternativos o la modificación de las recetas [para mantenerse] un paso por delante de las autoridades." El cannabis, por ejemplo, es un secreto a voces, un tabú: "el bong, la pipa de agua, todos saben lo que son...", e incluso se pueden portar hasta seis gramos o tres unidades para consumo personal. Pero la curiosidad o el estigma social podrían estar provocando que los usuarios accedieran a nuevos tipos de highs mediante sustancias legales e incluso que pueden encontrar en sus propias casas, utilizadas de maneras sencillamente distintas.

Mezclas de hierbas, sales de baño, limpiadores de peceras, fertilizantes, barras de granola, anestésicos veterinarios, cosméticos, lociones, perfumes y limpiadores en general, o incluso anfetaminas y drogas de prescripción son combinadas buscando nuevas alturas sin riesgo de vérselas con la ley. El Internet permite acceder sencilla y anónimamente a muchas de estas sustancias, por lo que ni siquiera es necesario verse físicamente con un dealer. "Lo más horrible, por ahora, es algo que adoptaron de Europa del Este. Llamémoslo 'heroína barata'. Te pudre el cuerpo desde adentro, como el crystal meth."

Stier afirma que las ranas psicoactivas del Amazonas no son lo único que rola de mano en mano en las fiestas: el "Stürzer" es una especie de bong para cervezas que te abre la laringe y hace que no tengas que beber sino tragar directamente el líquido; las chicas pueden remojar un tampón en vodka e introducirlo en la vagina, "con lo que puedes embriagarte sin tener aliento alcohólico." Otra bebida es el "port-a-potty", loción y refresco de cola. El alcohol se hace presente nuevamente como una preocupación más imperiosa para las autoridades que las sustancias ilegales.

Según la periodista Barbara Hardinghaus, lo único que impide buscar opciones intermedias entre la legalización y la prevención de las adicciones es el miedo. La opción en nuestras sociedades parece seguir siendo la que aporte más certeza: la prohibición y criminalización de drogas tiene resultados cuantificables, aunque vengan en forma de leyes, número de convictos en las cárceles y muertos en las calles. Al menos en Alemania y otros países la regulación gubernamental y la tolerancia al uso individual de ciertas drogas "suaves" no ha provocado ni un aumento en el consumo ni un descenso en general. Si por la razón que fuera alguien quiere jugar con el desarreglo de los sentidos, no hay ley que le impida inventar algo para hacerlo.

[Spiegel]