*

X

Plaga de langostas proveniente de Egipto invade Israel (¿sigue la lluvia de ranas?)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/07/2013

La realidad copiando la ficción: desde hace unos días una devastadora plaga de langostas ha invadido el territorio de Israel, nubes de millones de insectos provenientes de la frontera con Egipto que ya han perjudicado campos de cultivo y otras actividades rurales y urbanas.

En un hecho de inevitables asociaciones catastróficas y bíblicas, en estos último días el territorio de Israel se ha visto asolado por una plaga de langostas que proviene de la frontera con Egipto, justo el país donde, según el Éxodo, ocurrieron las diez plagas con que el Dios de los judíos castigó al faraón por mantener esclavo al pueblo elegido. En el caso del relato religioso, las langostas fueron la octava maldición, precedidas por una lluvia de fuego y hielo y seguida de la oscuridad.

En el caso de la actual, ha sido la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la que alertó sobre las condiciones que podrían propiciar la invasión de los insectos, en particular el factores relacionados con el viento y el clima.

Por su parte el Ministerio de Agricultura del gobierno de Israel estableció una línea de emergencia para reportar concentraciones alarmantes de langostas e insectos afines. En Kmehin, una población rural al sur del país, en las inmediaciones del desierto de Negev, se reportó la presencia de enormes y ominosas nubes conformadas por millones de especímenes.

Productores locales de papas y transportistas ya han resentido los perjuicios de este fenómeno: los primeros por la pérdida de sus cultivos y los segundos por la obstrucción de la visibilidad para manejar que representa la presencia de los animales.

Según el Ministerio, esta es la peor plaga de langostas desde 2005 e incluso peor que una legendariamente nociva registrada en la década de los 50.

[NYT]

Científicos logran describir el proceso, de ecos alquímicos, a través del cual el oro se forma en la corteza terrestre en respuesta a actividad sísmica

golds

El sueño de los alquimistas era transformar la materia en oro --algo que ocurre naturalmente en los núcleos de algunas estrellas. Esta transformación de la materia también ocurre en cierta medida en nuestro planeta, cuando un terremoto amplía una fractura en una roca llena de agua, causando una caída en la presión, lo cual permite que los minerales disueltos se filtren y se formen yacimientos de oro.

Científicos creen que esta transformación de un metal de un estado soluble a un depósito concentrado es responsable de la formación de hasta el 80% de los depósitos de oro. La mayoría del oro se encuentra en conductos de cuarzo formados hace 3 mil millones de años durante el nacimiento de montañas, depositado ahí por grandes cantidades de agua en cavidades a lo largo de fallas sísmicas.

Investigadores de la Universidad de Queensland, en Australia, elaboraron un modelo matemático para estimar como diferentes terremotos afectan las fracturas causando el brote de un yacimiento de oro. Según los cálculos es necesario que existan réplicas de un sismo para que se puedan formar depósitos "económicamente significativos". El futuro del oro está en el agua, en capas más profundas de la corteza terrestre.

Si bien los terremotos, la energía telúrica del planeta, estrictamente no transforma metales en oro si cataliza la transformación de depósitos solubles en este precioso metal, en una etapa postrera de un proceso de alquimia natural. El oro en la mitología fantástica siempre estuvo ligado a los duendes y a seres elementales, guardianes y sirvientes de la Madre Tierra, quien tiene la última potestad sobre este elemento.

[Russia Today]