*

X

Plaga de langostas proveniente de Egipto invade Israel (¿sigue la lluvia de ranas?)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/07/2013

La realidad copiando la ficción: desde hace unos días una devastadora plaga de langostas ha invadido el territorio de Israel, nubes de millones de insectos provenientes de la frontera con Egipto que ya han perjudicado campos de cultivo y otras actividades rurales y urbanas.

En un hecho de inevitables asociaciones catastróficas y bíblicas, en estos último días el territorio de Israel se ha visto asolado por una plaga de langostas que proviene de la frontera con Egipto, justo el país donde, según el Éxodo, ocurrieron las diez plagas con que el Dios de los judíos castigó al faraón por mantener esclavo al pueblo elegido. En el caso del relato religioso, las langostas fueron la octava maldición, precedidas por una lluvia de fuego y hielo y seguida de la oscuridad.

En el caso de la actual, ha sido la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la que alertó sobre las condiciones que podrían propiciar la invasión de los insectos, en particular el factores relacionados con el viento y el clima.

Por su parte el Ministerio de Agricultura del gobierno de Israel estableció una línea de emergencia para reportar concentraciones alarmantes de langostas e insectos afines. En Kmehin, una población rural al sur del país, en las inmediaciones del desierto de Negev, se reportó la presencia de enormes y ominosas nubes conformadas por millones de especímenes.

Productores locales de papas y transportistas ya han resentido los perjuicios de este fenómeno: los primeros por la pérdida de sus cultivos y los segundos por la obstrucción de la visibilidad para manejar que representa la presencia de los animales.

Según el Ministerio, esta es la peor plaga de langostas desde 2005 e incluso peor que una legendariamente nociva registrada en la década de los 50.

[NYT]

Delfines asesinos abandonan el ejército en búsqueda de hembras

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/07/2013

Delfines entrenados para el combate por fuerzas ucranianas abandonaron su regimiento, al parecer en búsqueda de un poco de sexo.

dolphins13n-1-web

Las dos grandes épicas que mueven al espíritu son la guerra y el amor --pero casi cualquiera con cierta sensibilidad se decide por el amor (y marcha a la batalla sólo cuando la guerra se interpone con el amor, como ocurrió con el rapto de Helena de Troya). Los delfines, que para algunos pueden considerarse "personas" y que suelen ser admirados por su sensibilidad, han vuelto a demostrar su predilección por el amor (en su manifestación más instintiva), dejando las cuitas de la  guerra al hombre --y de paso cumpliendo el sueño de todo soldado.

Tres delfines entrenados por las fuerzas navales de Ucrania para el combate han sido reportados como desaparecidos, después de un ejercicio en el que no regresaron a su base en Crimea. Se cree que los delfines abandonaron el regimiento persiguiendo hembras.

Ucrania anunció el año pasado su plan de utilizar delfines armados con cuchillos y pistolas y portando cámaras con el fin de buscar minas y eliminar distintos objetivos. 

La Unión Soviética ya había empleado cetáceos en su estrategia militar, por lo cual esta reciente fuga no ocurre sin antecedentes. "El control sobre los delfines era muy común en los 80", dijo el oficial naval retirado Yuri Plyachenko. "Si un delfín macho veía una hembra durante temporada de apareamiento, entonces inmediatamente iba detrás de ella. Pero regresaba en una semana más o o menos". Veremos si estos tres delfines regresan después de su excursión romántica, o la misma doctrina de la miel los hace valorar demasiado la libertad y se escapan para siempre (teniendo todo el mar como su tálamo). 

[NY DAILY NEWS]