*

X

El efecto Mozart: escuchar música clásica nos hace más inteligentes

Por: pijamasurf - 03/10/2013

Estudios han comprobado que escuchar música de Mozart nos hace (brevemente) más inteligentes, pero no es el único tipo de música que estimula respuestas cognitivas mejoradas.

2205154

Todos hemos oído que escuchar música clásica nos brinda una inteligencia superior, y que el efecto estimulante se multiplica cuando bebés la escuchan. En la década de los noventa se popularizó la teoría de que escuchar Mozart incrementaba la inteligencia de los bebés que la escuchaban. Salieron a la venta productos que facilitaban este proceso así como artefactos que permitían que fetos escucharan música.

Tiene sentido, no es tan difícil imaginar que al escuchar la música de un genio abriremos de alguna manera un espacio nuevo en nuestras mentes para almacenar conocimientos. La popularización del efecto Mozart no requiere demasiados argumentos, sin embargo en la década de los noventa, los tenía. Había un estudio, conducido por la Universidad de California Irvine, que probaba que escuchar música de Mozart ayudaba a mejor las habilidades cognitivas de las personas. El problema con la publicación original del estudio es que se popularizo y sobre-interpretó; el “efecto Mozart” como tal, no se menciona, los participantes eran adultos y además no fue un estudio muy minucioso ya que solo contaba con 36  universitarios como participantes.

El experimento demostraba que estudiantes que escuchaban música de Mozart cumplían de mejor manera tareas donde tenían que imaginar formas y por unos 15 minutos después eran mejores en pruebas donde tenían que predecir la forma que tomaría un papel doblado una vez desdoblado. Básicamente probando que el efecto rara vez duraba más de un cuarto de hora, no toda una vida.

De cualquier manera las personas empezaron a especular en cuanto a qué era exactamente en la música de Mozart que causaba este efecto. Siguiendo esa línea de investigación muchos estudios empezaron a comprobar que no era solamente la música de Mozart la que estimulaba al cerebro, sino también la de Schubert, y lecturas de novelas de Stephen King, sugiriendo que no era la música lo que estimulaba pero el interés y atención prestada.

La mayoría de los estudios anteriores solo experimentaban los efectos en el cerebro adulto y no fue hasta el 2006 que una investigación Británica estudió el efecto de la música en ocho mil niños. Tenían que escuchar diez minutos de Mozart o una secuencia de tres canciones del grupo Blur “Country House,” “Return of the Mack,” y “Stepping Stone” de PJ and Duncan. Sorprendentemente a los niños que escuchaban las canciones Pop les iba mejor en las pruebas que aquellos que escuchaban Mozart. Probando que la preferencia personal podría influenciar de alguna manera.

Escuchar a Mozart o música Pop no hará a sus hijos más inteligentes, pero tampoco les hará daño y quizá inicien un romance con el arte de la música. Sin embargo sí existe una manera de mejorar las habilidades cognitivas a través de la música y es aprender a tocar un instrumento musical. Jessica Grahn, de la Western University in London, Ontario, explica que un año de clases de piano, complementadas por práctica regular puede incrementar el IQ por hasta tres puntos.

Escuchen música por amor al arte, no porque sientan que es una herramienta que los dotará con una mente brillante de la noche a la mañana.  Los dejamos con el concierto de piano número 27 de Wolfgang Amadeus Mozart:

[BBC]

Feliz Maha Shivaratri, la festividad de la suprema deidad Shiva

Por: pijamasurf - 03/10/2013

Una de las máximas festividades del hinduismo se celebró este 10 de marzo: millones de personas rindieron tributo al dios Shiva, una de las supremas manifestaciones de la divinidad

INDIA-RELIGION-HINDU

Hoy se celebra una de las festividades más importantes del hinduismo, el Maha Shivaratri, el día del dios Shiva, una de las formas primordiales de Dios, y seguramente también una de las más adoradas --en su fuerza avasalladora, en su capacidad de destrucción y en su suprema conciencia.

Shiva, "el auspicioso", "el destructor" generalmente es representado con una corona de serpientes --mostrando la elevación de kundalini-- usando una piel de tigre, con un tridente y un tambor, el cuello azul o en su manifestación del danzante cósmico con un remolino de brazos y se le rinde culto con el lingam, la forma fálica que es también el punto que ancla el universo en el presente.

El Maha Shivaratri se celebra la 14va noche de la luna nueva durante el mes de Phalguna. Los devotos realizan ayunos, abluciones y varios ritos (o pujas), se le ofrece incienso, miel, flores, especies; algunos devotos fuman bhang y se guarda vela diciendo mantras. Se rinde tributo al lingam, que en su base tiene un yoni, símbolo de la vagina. Este es el emblema fundamental de la adoración cósmica, el principio masculino y femenino, encarnados por Shiva y Shakti, la pareja tántrica por excelencia. Shiva, también el padre del yoga, representa la conciencia y Shakti (la Madre en sus múltiples manifestaciones) la fuerza vital del mundo. Cuando el kundalini sube en el cuerpo del yogi, se dice que Shiva y Shakti hacen el amor en la corona, sahasrara, la flor de loto de los mil pétalos, la conciencia pura.

Aquellos que muestran su devoción en Maha Shivaratri logran limpiar su karma y acelerar su proceso de evolución. Se cree que este día es especialmente auspicioso paras la mujeres que buscan un amante perfecto como Shiva.

Existen varias versiones sobre el origen de esta celebración --como suele ocurrir dentro de la complejidad multidimensional que es el hinduismo. La más extendida sugiere que el día celebra la salvación del universo realizada por Lord Shiva. Después de que los dioses (Devas) perdieran el mando a manos de los demonios (Asuras) se organizó una treta para obtener el elixir de la inmortalidad (amrita) agitando el océano (la Vía Láctea).  Durante este procelo orquestado por los dioses se encontraron con sustancias extrañas, incluyendo un veneno letal. En máximo terror, los dioses se acercaron al compasivo Shiva quien ingirió el veneno halhala para salvar el universo; cuando el veneno se estaba expandiendo por su cuello, su amada Parvati lo contuvo en un acto amoroso (es por esto que Shiva tiene el cuello azul). Shiva quien es el destructor del universo también es el salvador, en una aparente paradoja que no lo es, ya que dentro de la mente de Brahma (parte de la trimurti) la destrucción y la creación son los mismo.

Om Namah Shivaaya...


Fotos de la celebración de Maha Shivaratri en la India