*

X
Estudio muestra que con sólo saber tus likes de Facebook se puede saber si consumes drogas, eres gay o heterosexual, o cuál es tu inclinación política entre otras cosas.

facebook-graph-search

Facebook es la más grande mina de oro para las compañías de marketing --en cierta forma todas nuestras interacciones dentro de esta red social pueden verse como un gigantesco y permanente focus group. La riqueza de los datos que ofrece gratuita y públicamente Facebook puede constatarse por un reciente estudio de la Universidad de Cambridge en el que se formaron perfiles sociales, con una gran precisión, sólo tomando en cuenta los likes que había dado una persona. 

El estudio consideró a 58 mil usuarios --no fue difícil encontrar una cifra similar de usuarios que tuvieran sus "me gusta" públicos en su configuración, hay decenas de millones-- y pudo determinar características como sexo, tipo de personalidad, inclinación política, orientación sexual y muchas otras con sólo tener acceso a su historial de likes.

Los investigadores pudieron determinar con un  88% de efectividad si un hombre era gay u homosexual con sólo analizar los tipos de películas y programas de TV que les gustaban --en este caso fue más útil saber que a un hombre gay le gusta "Britney Spears" o "Desperate Housewives" que algún grupo abiertamente de orientación gay --ya que sólo el 5% de las hombres homosexuales se identifica con estso grupos de manera pública.

En el caso de las personas que usan drogas, el porcentaje de efectividad fue del 65%. El estudio incluyo predictores que puden decir los padres de una persona se divorciaron cuando esta era joven o no.

Los autores de la investigación llamaron a revisar la información que hacemos accesible públicamente en Facebook, ya que esta puede revelar datos importantes a personas y compañías ajenas.

De este estudio y en general de la información que brindamos a las grandes compañías de Internet, a través de nuestro historial de búsqueda en Google, compras en Amazon o incluso a través de mecanismos más siniestros como trackings a través de cookies, resulta evidente que existe un costo tácito por utilizar los servicios gratuitos de la Red: estamos pagando con nuestra información. Y también cada vez podremos ser más predecibles en nuestros comportamientos y nuestras perferencias, ya que una cantidad suficiente de información es equivalente a conocer el futuro:  La "Big Data" es el oráculo de nuestros tiempos.

[Washington Post]

El Internet tiene una excelente memoria: si deseas empezar de nuevo, podrías encontrarte con algunos obstáculos tratado de eliminar tu información de la web --en caso de que logres encontrarla.

 delete

Es una curiosa paradoja de nuestros días que la gente pase mucho tiempo tratando de hacerse famosa por virtualmente cualquier estupidez que le dé una breve notoriedad, sólo para comprobar poco después que el anonimato es lo deseable. Ya sea que quieras comenzar de nuevo en un lugar lejano o simplemente dejar atrás evidencias de un pasado de excesos y calamidades, borrar tu "huella digital" del Internet es sumamente difícil, pero aquí te damos algunos sitios donde podrías comenzar a borrar tus huellas:

1) Cambia la configuración de tu cuenta de Facebook a "privado" en las opciones de Privacidad. 

2) Borra la etiqueta de todas las fotos donde estés etiquetado en Facebook. Puedes utilizar la opción "Reportar/borrar etiqueta" y elegir "Quiero borrar mi propia etiqueta" del menú de opciones.

3) Si tienes una cuenta de Google Blogger, borra tu perfil. Teóricamente, todos los comentarios y posts hechos con el ID de Google deberían eliminarse donde quiera que estén.

4) Haz lo mismo con Tumblr, Wordpress y cualquier otra red social que utilices.

5) Aquí viene lo divertido: ahora necesitas ver qué tan profunda es tu huella digital al buscar tu nombre en distintos buscadores. No te sorprendas si aparece menos de lo que pensabas: los 15 minutos de fama se han reducido a 15 segundos. En fin, encuentra los sitios donde te has dado de alta y elimina tu suscripción, así como todo el contenido que hayas alojado. Muchos sitios te permiten borrar la cuenta automáticamente.

6) Busca tu nombre entre comillas ("Ejemplo") en Google Images. Si se trata de posts o comentarios que tienes alojados en un sitio de terceros, siempre puedes tomarte la molestia de escribirles y pedirles amablemente que eliminen el contenido relacionado contigo. Sé creativo: inventa una buena historia para desaparecer.

7) A pesar de borrar toda información sobre ti albergada en Flickr, Facebook, Twitter, etc., es posible que existan otros contenidos guardados en el Internet Archive, proyecto cuyo objetivo es precisamente almacenar información. El archivo no permite remover fácilmente un contenido pues su índice es tan grande como la red. Puedes ponerte en contacto con ellos para solicitar una remoción manual de ese secreto perturbador que no te deja vivir en paz.

8) Google almacena por default tus hábitos en la web si no cambiaste manualmente las políticas de privacidad durante el último cambio en el contrato de usuario final, el año pasado. No se trata de ponerse paranoicos: Google simplemente ha almacenado permanentemente tu historial de búsquedas en la web y las usa para sugerirte mejores resultados. Pero si es demasiado para ti siempre puedes utilizar otro de los numerosos motores de búsqueda que existen por ahí. Si no quieres que nadie almacene tu información, usa DuckDuckGo.com o navega con proxys.

Esta no es una lista completa: desaparecer de la red es un trabajo de tiempo completo, probablemente tanto o más cansado como el hacerse de cierto nombre. Siempre puedes hacer uso de servicios como Suicide Button para eliminar de un golpe varios perfiles sociales, o bien, servicios de pago como DeleteMe para una limpieza profunda. Si lo tuyo es volver a lo básico y mantenerte alejado de la revolución digital, cuéntanos qué más podríamos hacer para desvanecernos definitivamente del Internet.

[Guardian]