*

X

Carta encontrada detrás de un ropero revela los consejos para escribir de Oscar Wilde

Arte

Por: pijamasurf - 03/29/2013

En 1890, Oscar Wilde escribió una carta de 13 páginas con consejos para un joven escritor que se iniciaba en el oficio; el documento fue localizado recientemente, y será subastado la semana próxima.

wildeEn literatura es conocido el recurso, casi un subgénero, del “manuscrito hallado”, un motivo narrativo en el que la historia depende de un documento encontrado casi por casualidad, inesperadamente, y el cual el narrador transcribe y comparte y a veces incluso glosa. Conocidos son el manuscrito hallado en una botella de Poe y el del bolsillo de Cortázar. Borges tiene un poema, “Manuscrito hallado en un libro de Joseph Conrad” y, de manera menos explícita, sin que se encuentren en el título, manuscritos hallados son también La novela de la momia de Gautier o El nombre de la rosa de Eco.

Sin embargo, como el propio Borges dice en alguno de sus cuentos, hay ocasiones en que la realidad copia a la literatura, como esta en que fue hallada una extensa carta de Oscar Wilde hasta ahora inédita y la cual destaca por contener los consejos para un joven escritor por parte del gran autor irlandés.

De acuerdo con el diario The Telegraph, el documento se encontró en la parte trasera de un guardarropa, al interior de una caja polvorienta que además de la misiva guardaba también el que fue identificado ya como el primer borrador del soneto “The New Remorse” (traducido como “Nuevo remordimiento” o “Nueva contrición”), uno de sus poemas más célebres.

La carta se ha fechado en 1890, uno de los momentos de mayor triunfo de Wilde como dramaturgo en Londres, y fue escrita para un tal Mr. Morgan, un joven aspirante a escritor que, como sucede siempre (salvo por casos excepcionales), estaba lleno de dudas al respecto del destino que buscaba seguir.

“El mejor trabajo en literatura se hace siempre por aquellos que no dependen de esta para su pan de cada día, y la forma más alta de la literatura, la Poesía, no provee ninguna riqueza al poeta”, escribe Wilde en cierto momento, y añade:

Haz algún sacrifico por tu arte y te será recompensando, pero pide a tu arte que se sacrifique a sí mismo por ti y obtendrás una frustración mordaz.

Tanto esta carta como el borrador de “The New Remorse” pertenecieron durante una época a Lawrence Hodson, un cervecero acaudalado que tenía también ciertas relaciones con el mundo editorial. Luego de los sinuosos caminos que en ocasiones forman las posesiones heredadas, ambos fueron encontrados en noviembre pasado, fecha a partir de la cual comenzó el proceso de autentificación.

Ahora la casa de subastas Bloomsbury of London, especialista en manuscritos, ofrecerá los documentos el 4 de abril próximo, la carta en un precio estimado de 12 mil libras y el borrador en 7 mil 500.

[The Telegraph]

Olas del mar transmutadas en impresionismo onírico, una serie de David Orias (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 03/29/2013

[...] sólo que no eran ondas concéntricas, sino excéntricas, que se extendían cada vez más lejos, hasta tocar otros astros.

Octavio Paz,  "Mi vida con la ola"

El mar es, justificadamente, uno de los elementos, escenarios, entidades naturales que mayor poesía tienen en sí mismos, uno de esos ejemplos acabados y absolutos en que la belleza se presenta en toda su plenitud, radiante, gratuita, liberada de significados ulteriores y, pese a todo, extrañamente familiar y acogedora. En toda su vastedad, el mar también es un espacio en el que, desde cierta perspectiva, encontramos comprensión, un espejo inmenso donde tiene cabida todo lo que somos.

Y si bien no faltan expresiones estéticas en torno al mar, otra de sus grandes cualidades es que su capacidad para asombrarnos parece no agotarse nunca, su belleza parece nacer cada vez que alguien lo mira.

Este es un poco el caso del fotógrafo David Orias, quien ha realizado estos retratos de olas desde las costas de California, destacando por su técnica en que combina la velocidad de exposición, la precisión de la cámara, la luz natural y las condiciones climáticas, para conseguir estas impresionantes imágenes que algo tienen de óleo impresionista pero también de fantasía onírica, como si fueran resultado de la habilidad de un pintor o de la imaginación liberada en una noche de cansancio extremo.

Todo lo cual vuelve todavía más admirable que, al final, no se trate más que del mar en sí.

[This is Colossal]