*

X

Al final todos mueren (la gracia es cómo): infográfico resume todas las tragedias de Shakespeare

Arte

Por: pijamasurf - 03/16/2013

Entre la literatura y la demografía, este infográfico resume la mortandad en las tragedias de Shakespeare, las muchas maneras en que los personajes de sus obras se enfrentan a ese destino último que, antes de arribar, recorre caprichosas circunstancias.

 

Macbeth tiene fama de ser la tragedia más cruenta de Shakespeare, un baño ininterrumpido de sangre que hacer ver las películas de, digamos, Tarantino, como un experimento estudiantil y timorato. “Gran máquina asesina”, llama el crítico Harold Bloom al protagonista homónimo de esta pieza que, trasladada al ámbito operístico por Verdi y Francesco Maria Piave, tiene también una de las arias más dolorosas del género, la célebre “O figli, o figli miei!” de Macduff cuando descubre a su esposa y sus hijos asesinados por orden de Macbeth.

Esto, de una u otra forma, se repite en todas las tragedias shakespereanas. En Macbeth la muerte es un instrumento, en Romeo y Julieta una fatalidad, en Hamlet el único recurso posible para disolver esa desmesura que significa la presencia del Príncipe de Dinamarca en el mundo. Pero más interesante aún es que en medio de esas grandes manifestaciones de la muerte, hay pequeñas o medianas expresiones que enriquecen todavía más su simbolismo: la muerte de Mercucio, la de Ofelia, la aparentemente secundaria de Julio César, etc.

Para evidenciar este gusto de Shakespeare por la muerte (o, en general, de la sensibilidad estética del periodo barroco), Caitlin S. Griffin (de la Shakespeare Library en Washington) y Cam Magee (profesor de teatro), elaboraron este irónico infográfico en el que se resumen dicho carnaval mortuorio, especificando tanto el personaje de la tragedia como la forma de su fallecimiento.

Por último, antes de compartir el infográfico, podríamos advertir sobre cierta “spoiler alert”, que quizá a algunos les importe para no ver arruinada la emoción de saber quién muere en una obra antes de leerla, pero quizá esto sea un tanto superfluo, pues una delas grandezas de Shakespeare, como la de muchos otros grandes escritores, es que importa menos el suceso en sí que la manera en que se desarrolla este, la paulatina y esa sí sorprendente concatenación de circunstancias que, en el fondo, es el verdadero motivo por la cual consideramos terrible o desoladora una resolución de ese tipo.

 info_shakespeare

 (Para agrandar haz clic sobre la imagen)

También en Pijama Surf: La puerta del oro verdadero: alquimia en la obra de William Shakespeare

[Slate]

Te podría interesar:

Carta encontrada detrás de un ropero revela los consejos para escribir de Oscar Wilde

Arte

Por: pijamasurf - 03/16/2013

En 1890, Oscar Wilde escribió una carta de 13 páginas con consejos para un joven escritor que se iniciaba en el oficio; el documento fue localizado recientemente, y será subastado la semana próxima.

wildeEn literatura es conocido el recurso, casi un subgénero, del “manuscrito hallado”, un motivo narrativo en el que la historia depende de un documento encontrado casi por casualidad, inesperadamente, y el cual el narrador transcribe y comparte y a veces incluso glosa. Conocidos son el manuscrito hallado en una botella de Poe y el del bolsillo de Cortázar. Borges tiene un poema, “Manuscrito hallado en un libro de Joseph Conrad” y, de manera menos explícita, sin que se encuentren en el título, manuscritos hallados son también La novela de la momia de Gautier o El nombre de la rosa de Eco.

Sin embargo, como el propio Borges dice en alguno de sus cuentos, hay ocasiones en que la realidad copia a la literatura, como esta en que fue hallada una extensa carta de Oscar Wilde hasta ahora inédita y la cual destaca por contener los consejos para un joven escritor por parte del gran autor irlandés.

De acuerdo con el diario The Telegraph, el documento se encontró en la parte trasera de un guardarropa, al interior de una caja polvorienta que además de la misiva guardaba también el que fue identificado ya como el primer borrador del soneto “The New Remorse” (traducido como “Nuevo remordimiento” o “Nueva contrición”), uno de sus poemas más célebres.

La carta se ha fechado en 1890, uno de los momentos de mayor triunfo de Wilde como dramaturgo en Londres, y fue escrita para un tal Mr. Morgan, un joven aspirante a escritor que, como sucede siempre (salvo por casos excepcionales), estaba lleno de dudas al respecto del destino que buscaba seguir.

“El mejor trabajo en literatura se hace siempre por aquellos que no dependen de esta para su pan de cada día, y la forma más alta de la literatura, la Poesía, no provee ninguna riqueza al poeta”, escribe Wilde en cierto momento, y añade:

Haz algún sacrifico por tu arte y te será recompensando, pero pide a tu arte que se sacrifique a sí mismo por ti y obtendrás una frustración mordaz.

Tanto esta carta como el borrador de “The New Remorse” pertenecieron durante una época a Lawrence Hodson, un cervecero acaudalado que tenía también ciertas relaciones con el mundo editorial. Luego de los sinuosos caminos que en ocasiones forman las posesiones heredadas, ambos fueron encontrados en noviembre pasado, fecha a partir de la cual comenzó el proceso de autentificación.

Ahora la casa de subastas Bloomsbury of London, especialista en manuscritos, ofrecerá los documentos el 4 de abril próximo, la carta en un precio estimado de 12 mil libras y el borrador en 7 mil 500.

[The Telegraph]