*

X

Descifrando el porvernir: 5 disciplinas científicas del futuro

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/06/2013

La tecnología ha impulsado el nacimiento de algunas ciencias. Ahora, se pueden estudiar los climas de otros planetas, el impacto genético en nuestra dieta, las relaciones sociales a partir de datos, etcétera.

 

Gráfica de la ciencia computacional social

El avance de la tecnología abre nuevos caminos a la ciencia y entreteje algunos ya existentes. Aquí hay cuatro de las tantas nuevas disciplinas científicas que el desarrollo tecnológico ha incubado. 

 

Exometeorología

Los exometeorólogos estudian los procesos naturales que ocurren en otros planetas. Ya que en la actualidad es más fácil para los astrónomos acercarse a los funcionamientos internos de planetas y satélites próximos a la Tierra, ahora pueden dar seguimiento a los climas de otros planetas. Júpiter y Saturno son objetos de estudio de más interés por sus grandes sistemas climáticos. También Marte, en donde ocurren regularmente tormentas de arena.

Los exometeorólogos estudian fenómenos meteorológicos de cuerpos celestes que incluso se encuentran fuera del sistema solar. 

 

Genómica nutricional

La genómica nutricional estudia las relaciones entre la comida y la expresión genética. En esta rama científica se busca entender el papel de la genética, la variación, la reacción dietaria y las maneras en que los nutrientes afectan nuestros genes.

La influencia de los genes en nuestras preferencias dietarias y viceversa es una preocupación importante para la genómica nutricional. Uno de los objetivos principales de los científicos dedicados a esta disciplina es crear una nutrición personalizada.

 

Cliodinámica

La cliodinámica es una ciencia interdisciplinaria que combina la macrosociología con la historia económica, el modelo matemático de los procesos sociales largos y la construcción y análisis de las bases de datos históricas. 

El nombre proviene de Clío, la musa de la Historia, y la "dinámica" en este caso, se refiere al estudio de los cambios a través del tiempo.

El objetivo de la cliodinámica es cuantificar y describir las fuerzas sociales de la Historia, tanto para estudiar el pasado como para predecir el futuro.

 

Biología Sintética

Esta es la disciplina emergente que está cambiando el mundo.

Se trata del diseño y construcción de nuevas partes biológicas, dispositivos y sistemas. También implica el rediseño de los sistemas biológicos para cualquier número de propósitos útiles. Craig Venter, un líder en este campo, sacudió a toda la comunidad de biólogos cuando en 2008 anunció que había manufacturado el genoma entero de una bacteria. Dos años después el equipo de Venter había creado DNA con medios digitales, el cual se insertó en una bacteria viva.

Las aplicaciones de la biología sintética son casi infinitas, pero una de las más importantes es que se espera crear robots biológicos que puedan producir químicos, como biocombustibles.

 

Ciencia computacional social

Similar a la cliodinámica, la ciencia computacional social, es la investigación rigurosa de los fenómenos sociales y las tendencias a través del tiempo.

El uso de computadoras y procesos tecnológicos de información es central para esta disciplina.

Los científicos de la ciencia computacional social estudian la cantidad de información dejada atrás en los mails, llamadas telefónicas, tweets, compras de tarjetas de crédito, búsquedas de Google, etcétera. Ejemplo de sus aplicaciones es el estudio en la estructura de las redes sociales y cómo la información se distribuye a través de ellas.

 [io9]

En el futuro todos tendremos ratas controladas con la mente

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/06/2013

Los avances tecnológicos de la telepatía electrónica asientan el terreno para las más abyectas y fabulosas distopias de control mental.

light-controlled-rat-brain

La telepatía no sólo presenta la posibilidad de una conexión más profunda entre dos seres, también abre la puerta a una forma de control más eficiente. Sabemos que entre la vanguardia de esta década en la ciencia, la tecnología controlada con la mente y los mapas neuronales detentan un lugar preponderante, y apenas estamos viendo los primeros pasos.

Investigadores del Harvard Medical School han creado un sistema que conecta a un ser humano con una rata vía  una computadora, sin la necesidad de un implante cerebral. Los humanos utilizaron un casco de electrodos que monintoreó su actividad cerebral, mientras que una rata anestesiada estaba conectada al aparato haciendo que las neuronas de la rata dispararan cuando se emitía un pulso ultrasónico a su córtex motriz. Es decir, los humanos hacían mover las colas de las ratas con la mente.

Para lograr vincular las mentes, los científcos sincronizaron las ondas electroencefalográficas de los voluntarios con la frecuencia de un estrobo. Cuando los voluntarios modificaron su atención a intentar mover la cola de la rata, el cambio perturbó su onda EEG, detonando una señal que la computadora tradujo como un pulso ultrasónico que estimuló el córtex de las ratas. Con este sistema todos lo voluntarios rápidamente lograron mover  a la rata. 

Un sistema así podría ser usado entre dos humanos sincronizados. Una persona paralizada podría reaprender a usar sus extremidades si un terapeuta primero las mueve con su mente.

El investigador Ricardo Chavarriaga del Instituto Federal de Tecnología en Suiza es cauteloso y señala que para que este sistema verdaderamente sea interesante es necesario ligar el cerebro consciente y crear una intención correspondiente entre el cerebro de un humano y la acción de una rata. Por ejemplo, una persona podría imaginarse mover su mano y la rata movería su pata. Esto, sin embargo, tal vez no esté tan lejos, una vez que se haga un mapa neuronal más completo --algo que sería equivalente al genoma humano-- y se puedan focalizar los más detallados comandos mentales.

Estas señales eventualmente podrán ser transmitidas inalámbricamente a través de ultrasonidos o de mecanismos opotogenéticos que permitan estimular neuronas individuales a través de frecuencias de luz. Podríamos tener mascotas que hicieran lo que quisieramos con sólo imaginarlo. Un ejército de ratas, de abejas o de cualquier otro organismo. Actualmente ya se desarrollan drones controlados con la mente. Este tipo de tecnología tiende a avanzar propulsada por la industria militar. Pero quizás en un espacio distópico alterno existirán ratas sirvientes psíquicas --o nuestras mascotas favoritas actualizadas para entabler una límpida conexión mental a distancia. Y, albergando visiones apocalípticas, por qué no seres humanos, una raza entera, secretamente controlada por nuestros mensajes encriptados. Algo así sugirió William Burroughs:

El aparato de biocontrol es prototípico del control telepático unidireccional. El sujeto podría hacerse susceptible al transmisor a través de drogas u otros procesamientos sin necesidad de instalar un aparato. Al final los Emisores utilizarán exclusivamente la transmisión telepática. ¿Alguna vez vieron lo códices mayas? Yo los veo así: los sacerdotes —como el uno por ciento de la población— hacían transmisiones telepáticas para instruir a los trabajadores qué sentir y cuándo.

[New Scientist]