*

X

Presunta muerte del Chapo Guzmán en Petén, Guatemala

Por: pijamasurf - 02/21/2013

Autoridades guatemaltecas confirman el enfrentamiento entre narcotraficantes en la zona conocida como Petén, al norte de este país centroamericano, incidente en el que según rumores pudo haber muerto Joaquín "el Chapo" Guzmán.

Este 21 de febrero el gobierno de Guatemala confirmó que en la zona conocida como El Petén, al norte del país, en el municipio de San Francisco, ocurrió un enfrentamiento entre narcotraficantes o entre narcotraficantes y personal militar en el que, según se rumora, pudo estar involucrado Joaquín “el Chapo” Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa y uno de los capos más poderosos de México.

Mauricio López Bonilla, ministro de gobernación guatemalteco, declaró al diario PrensaLibre.com que ya hay unidades especiales en la zona para confirmar o negar la muerte del Chapo, cuyo cuerpo se identificará con múltiples exámenes que incluyen confrontación fotográfica, documental y biométrica, en colaboración con los gobiernos de México y Estados Unidos. El ministro señaló que no se puede confirmar por el momento, pero que "podría ser él".

Por el momento no se cuenta con mayor información al respecto y, como es de esperarse, las autoridades han sido cautelosas al manejar el incidente --pese a que se especula ya en las redes sociales sobre la muerte del narcotraficante más buscado del mundo.

La asociación entre el Chapo y Guatemala se dio luego de que el portal Wikileaks filtrara un correo electrónico cuyo remitente fue Stratfor, una firma especializada en seguridad que determinó la localización actual del capo mexicano en territorio guatemalteco, concretamente en El Petén, donde al parecer ha residido en los últimos meses.

También en Pijama Surf: El Cártel de Sinaloa, ¿la compañía más exitosa de todos los tiempos?

Con información de SinEmbargo

La memoria al repasar un recuerdo edita la realidad y transforma el pasado según el estado del presente: tal que lo que vivimos --siempre incierto, nunca objetivo-- está permanentemente siendo modificado en una construcción dinámica del ser.

Como bien supieron artistas como Marcel Proust o Wallace Stevens, la memoria es una forma de imaginación, y al recordar recreamos lo que vivimos a veces hasta el punto de almacenar recuerdos completamente falsos. Un ejemplo de esto es lo que le ocurrió al famoso escritor y médico Oliver Sacks, quien en su autobiografía relata vívidamente haber experimentado la explosión de una bomba en su patio trasero durante la Segunda Guerra Mundial en Londres. Un recuerdo que su hermano le hizo ver que era falso --o la reconstrucción dramática basada en otro recuerdo en el que ciertamente ninguna bomba explotó. Otro caso interesante es el de publicidad que logra invadir la psique para hacer pensar a los consumidores que una pauta que vieron en realidad es un recuerdo que vivieron, formando de esta forma una complicidad emocional inconsciente con un producto.

En un experimento reciente realizado por psicólogos de Harvard, se pidió a un grupo de voluntarios que se destuvieran dentro de algunas exhibiciones en un museo. Se tomó fotos de estas exhibiciones, las cuales fueron mezcladas con fotos de exhibiciones dentro del mismo museo en las que los participantes no se detuvieron. Luego se les pidió a los voluntarios que vieran estas imágenes y que dijeran que exhibiciones habían visto.  De manera esperada, en algunos casos exhibiciones que no habían sido vistas fueron tomadas como si sí hubieran sido presenciadas. Pero lo más interesante ocurrió en una tercera sesión en la que se volvió a mostrar imágenes; en este caso las exhibiciones no vistas, que ya habían sido recordadas (aunque falsamente) como vistas en la segunda sesión fueron reforzadas y tomadas como verdaderas con mayor asertividad.

Los investigadores sugieren que la memoria es un sistema dinámico modificándose constantemente. Y si la memoria en cierta forma define quiénes somos, entonces nuestro ser es una construcción mental, una obra en progreso. La forma en la que decidimos recordar --consciente o inconscientemente-- determina en buena medida cómo afrontamos las situaciones presentes y cómo nos proyectamos hacia el futuro. El acto de almacenar información está influido por nuestras emociones y nuestros deseos; difícilmente es un acto de almacenamiento puro de información --por lo cual el estado mental en el que almacenamos en primera instancia pero también cada vez que recordamos y recreamos esa memoria influye en la "sustancia" misma de la información. Según Jonah Lehrer:

Aunque nos gusta pensar en nuestras memorias como impresiones inmutables, de alguna forma separadas del acto de recordarlas, en realidad no lo están. Una memoria es tan real como la última vez que la recordaste. Lo que es un poco perturbador es que no podemos más que pedir prestadas nuestras memorias de otros lugares, así que el anuncio de televisión que vimos se convierte en nuestro, parte de esa narrativa personal que repetimos y recontamos.

Lo que implica esto es que si acaso un hecho ocurrió de cierta forma, con una realidad objetiva, esta realidad está por siempre comprometida por la memoria humana que proyecta su propia naturaleza psíquica, que mezcla la información con el acto de observar y con todos su archivos (miedos, traumas, ensueños, etc.). De aquí que podamos decir que el pasado es una invención de la memoria, una trama elusiva que se vuelve a tejer con cada mirada en el espejo retrovisor (algo que puede explorarse a mayor profundidad viendo la interesantísima película Mr. Nobody, una reflección cuántica de la memoria y las líneas de tiempo que se bifurcan). Asimismo esto es una muestra de por qué algunas psiocterapias en las que un sujeto revive sus memorias pueden ser tan efectivas, porque efectivamente modifican lo vivido. Por ejemplo, en el sistema de Carlos Castaneda era fundamental realizar una recapitulación de todo lo vivido. Y de una manera menos esotérica, el poder que tiene la mirada de alguien que reflexiona sobre su vida después de haber logrado cierto entendimiento o que lo hace desde un estado de conciencia elevado: desde ese nodo, desde ese alto valle de conciencia, transforma su pasado un poco en cómo es él en ese momento. Desde esa claridad, desde esa apertura, el pasado cobra una nueva luz.  

Todo esto es también altamente estimulante ya que nos permite redimirnos --y vindicarnos de la tiranía de la historia.  Tal vez no fuimos quienes quisieramos haber sido --y por lo tanto nuestra psique es un pesado bául (el pasado) que llevamos a todos lados (en el sentido freudiano de que la infancia y nuestra relación con nuestros padres es destino), quitándonos la mecha de agilidad del presente. Pero por suerte, como si fuéramos el guionista de nuestra propia película, a la manera de Charlie Kaufman, podemos viajar en el tiempo y modificar lo que vivimos, o, lo que es más importante, cómo lo vivimos. También podemos saciar aquella nostalgia de lo que no fuimos (esa sed onírica tan característica de Pessoa), descubriendo que todo sucedió, que tomamos todos los caminos (en esa encrucijada supuestamente definitiva, sendero del estigma).  Saber que la forma en la que miramos lo que sucedió, en la luz del recuerdo, determina cómo existe en nosotros lo sucedido, nos habla de la posibilidad de refundar el mundo. Cada mirada reinventa la realidad y en cada momento podemos refrescarnos hasta el punto de renacer (al menos simbólicamente).

Twitter del autor: @alepholo

[Psyblog]