*

X

Esta mujer será la primera actriz porno en ir al espacio

Por: pijamasurf - 02/07/2013

Coco Brown, de 34 años, célebre en el mundo de las películas pornográficas, se encuentra entrenando para en 2014 formar parte de la misión SpaceXC y ser la primera estrella porno en realizar un viaje espacial.

En años recientes mucho se ha hablado de la posibilidad de abrir los viajes espaciales a personas comunes y corrientes y no, como actualmente sucede, únicamente a personal entrenado para propósitos científicos por agencias gubernamentales.

Así, llama la atención el caso de Coco Brown, una mujer de 34 años que tiene cierta fama en el mundo del entretenimiento para adultos, específicamente las películas pornográficas, que, para sorpresa de muchos, está empeñada en convertirse en la primera estrella porno en el espacio.

Brown se encuentra realizando los preparativos para formar parte de la misión SpaceXC, fechada para 2014, por lo cual recibe ya el entrenamiento necesario para que una persona sobrelleve sin consecuencias mayores un viaje al espacio exterior.

Con todo, parece ser que durante su travesía la mujer no podrá realizar el trabajo que la caracteriza, pues según ha aprendido, “intentar tener sexo en el espacio es un poco difícil… realmente no tienes mucho control: no hay nada que te mantenga junto”, declaró Brown en alusión a la falta de gravedad y las complicaciones que esto acarrea para el ejercicio sexual.

[Gizmodo]

Video propagandístico de Corea del Norte fantasea sobre la destrucción de Nueva York

Por: pijamasurf - 02/07/2013

La confrontación entre Occidente y Oriente ha conocido, a lo largo dela historia, expresiones muy diversas, desde la conocida historia del rapto de Europa por parte de Zeus (según algunos mitógrafos metáfora de una adversidad política entre Grecia y Asia Menor) hasta las Cruzadas o, como en la segunda mitad del siglo XX, la oposición entre capitalismo y comunismo y los países alineados en uno y otro bloque.

Como reminiscencia de esa última circunstancia se encuentra, en nuestra época, el gobierno de Corea del Norte, amparado aún en ese comunismo de Estado que, como en la URSS o la Alemania oriental, tiene como fundamento un amplio control del gobierno sobre sus ciudadanos, tanto que por medio de recursos como la propaganda, busca incluso influir en los pensamientos y las ideas de las personas, tornándolas, en la medida de lo posible, a favor de sus propios intereses.

Como muestra, este singular video publicado recientemente por el gobierno norcoreano en el que un hombre ―¿sinécdoque del país entero para el ideólogo que lo fraguó?― fantasea con la destrucción de Nueva York, “el nido del demonio que habitualmente ha provocado guerras de invasión”, según se lee en algún momento de la grabación.

La premisa narrativa es simple aunque elocuente: un norcoreano común y corriente narra un sueño recién tenido en el que se ve a bordo del Eunha 9, un cohete del cual se desprende la nave Kwangmyungsong 21 que él mismo pilotea, poniendo rumbo hacia Estados Unidos y concretamente hacia Nueva York, la cual verá entre ruinas y humos de destrucción aunque solo después de haber contemplado la silueta de la Tierra y, como en una fantasía premonitoria, ciudadanos del mundo reunidos bajo la bandera de la Unificación.

El video concluye con esta advertencia: “Estoy seguro de que mi sueño se hará realidad. Incluso el fin absoluto de los planes imperialistas. Ver a nuestro país de la Montaña Bakedu prosperar sólidamente en la reunificación, no prevendrá a nuestro pueblo de ir en pos de la victoria final”.

¿Por qué un sueño? ¿Por qué un cohete? ¿Por qué la vista del espacio exterior? ¿Por qué We Are The World?

Y es que ese, a fin de cuentas, es el propósito de toda propaganda, aquello en lo que se igualan los gobiernos y las empresas, comunistas y capitalistas por igual, la búsqueda esencial de todo aquel que tiene poder y teme perderlo: controlar tanto como se pueda, utilizando cualquier recurso que no ponga en riesgo su posición supuestamente dominante.

[Washington Post]