*

X

Feliz cumpleaños, Kurt Cobain: sus diarios, sus apuntes y sus consejos de vida

Arte

Por: pijamasurf - 02/20/2013

El 20 de febrero Kurt Cobain celebraba su cumpleaños; aquí, a manera de homenaje, una muestra de sus cuadernos personales.

Kurt Cobain en un un concierto de Nirvana en Vancouver, 1991. Fotografía de Charles Peterson

Hay personas cuya fascinación por el abismo genera a su vez una suerte de fuerza centrífuga que atrae a otros que son como ellos, un clan secreto de subversivos cuya rebeldía oscila entre la negación y la acción (auto)destructiva, entre el preferiría no hacerlo y el suicidio, con alternativas entre ambos puntos del espectro que se convierten, a pesar de todo, en obra que trasciende y pervive.

Uno de estos especímenes es Kurt Cobain, el enfant terrible del grunge que en la década de los 90 se erigió como uno de los íconos de la marginalidad, un músico de trayectoria dispar que sin embargo mantuvo la constante de, paradójicamente, hacer de su pulsión negativa la fuente de su creatividad.

De seguir vivo, este 20 de febrero Kurt Cobain hubiera cumplido 50 años, una cifra que se adivina improbable para esos elegidos de los dioses que mueren jóvenes, esos que, como Aquiles en la Ilíada, parecen haber preferido una vida corta pero trascendente a una longeva pero inane.

Para celebrar la efeméride, el sitio Brain Pickings y su editora Maria Popova han compartido una selección de los cuadernos personales de Cobain, fragmentos de sus diarios, apuntes, ocurrencias y, en general, expresiones por medio del lenguaje escrito y gráfico de una subjetividad contradictoria y atribulada.

Aquí algunas líneas escogidas al azar caprichoso de la lectura displicente, acaso la única con que Cobain hubiera querido que se leyeran sus cuadernos (sin que, quizá, creyera que esto último fuera posible).

 

“Sí la puntuación, estaba muy drogado cuando aprendía esas cosas.”

 

“Me gusta quejarme y no hacer nada por hacer mejor las cosas. Me gusta culpar a la generación de mis padres por acercarse tanto al cambio social y rendirse poco después de unos pocos esfuerzos exitosos”

 

“Me gustaría abortar a Cristo”

 

“La censura es MUY estadounidense”

 

“Los 80s tardíos:

“Este es un ejemplo subliminal de una sociedad que ha triunfado en joderse a sí misma en un valor rancio de codicia”

 

“El rey de las palabras es todo”

 

“Yo solo puedo coger y cantar”

 

“¿Alguna vez te has preocupado tanto que quieres matar tus gérmenes?”

 

“¿Quiénes serán el rey y la reina de los parias?”

 

“He perdido mi cabeza muchas veces, y mi

“cartera muchas más”

 

En los términos más simples:

1. No violes

2. No seas prejuicioso

3. No seas sexista

4, Ama a tus hijos

5. Ama tu barrio

6. Ámate a ti mismo

No dejes que tus opiniones obstruyan la lista anterior

 

[Brain Pickings]

Francis Scott Fitzgerald travestido: los días drag del Gran Gatsby

Arte

Por: pijamasurf - 02/20/2013

Una rara imagen de un joven Francis Scott Fitzgerald que, en sus años de estudiante, se vistió de mujer para actuar en un musical en cuya autoría contribuyó.

Con cierta frecuencia los escritores, y los artistas en general, destacan por su irreverencia, por la poca o nula importancia que dan a determinadas normas sociales y por el escándalo que suscitan cuando quebrantan muchas de estas ―así sea con la subversión pasiva de no ser como la mayoría del mundo es.

Como posible prueba de esto último presentamos esta fotografía que, a primera vista, pareciera el retrato de una dama victoriana, una mujer decimonónica con alguno de sus vestidos más galantes, en disfrute pleno de su belleza y también de ese momento de narcisismo y amor propia que es posar frente a la lente de un fotógrafo.

Pero, para sorpresa de muchos, la realidad es muy distinta. Primero, no se trata de una mujer, sino de un hombre, nada menos que Francis Scott Fitzgerald, uno de los escritores estadounidenses del siglo XX más celebrados, miembro destacado de la llamada “Generación Perdida” (bautizada así por Gertrude Stein) a la que también pertenecieron, entre otros, Ernest Hemingway, T. S. Eliot y John Dos Passos.

La fotografía data de 1916, cuando Fitzgerald cursaba su tercer año en la Universidad de Princeton. En esta época, el futuro autor de El Gran Gatsby pertenecía a The Princeton Triangle Club, un grupo dramático para el que escribió guiones y letras de canciones, por ejemplo, para el musical The Evil Eye! en el que participó travestido, tal y como se ve en la imagen.

También en Pijama Surf:

¿Son las personas creativas también más inmorales?

Mitad hombre, mitad mujer: la naturaleza tiresiana de las Drag Queens neoyorquinas (FOTOS)

[Open Culture]