*

X

Bacteria alquimista asegura su supervivencia convirtiendo su entorno en oro

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/12/2013

La Delftia acidovorans es un microorganismo recién descubierto que posee la singular capacidad de convertir su entorno en oro para asegurar su supervivencia.

La supervivencia y la fuerza paralela que la complementa, la evolución, es capaz de empujar a los seres vivos a mecanismos sorprendentes que aumenten sus probabilidades de perdurar.

Tal es el caso de la Delftia acidovorans, una bacteria que se protege a sí misma nada menos que convirtiendo su entorno en oro, una estrategia que algo tiene de artística y de hérmetica al disimularse entre lo que otros consideran valioso o vistoso.

El microorganismo realiza esta operación por medio de una serie de químicos que desintoxica los iones de oro tranformándolos en nanopartículas de oro inofensivas que se acumulan en el exterior de las células de la bacteria. Cabe mencionar que esto también es posible porque la Delftia acidovorans vive en la superficie de depósitos de oro donde los iones disueltos podrían matarla.

La sustancia secretada por la bacteria lleva el nombre de delftibactin A, la cual se encuentra perfectamente sincronizada tanto con el entorno como con los cambios necesarios en la estructura química del oro para suprimir la toxicidad de sus iones, lo cual se consigue aumentando las partículas iónicas de 25 a 50 nanómetros de extensión.

Nathan Magarvey, investigadora de la Universidad de McMaster que se encuentra en Hamilton, Ontario, responsable del equipo que descubrió el singular comportamiento de la bacteria, piensa que esta o las moléculas que secreta podrían encontrar utilidad en la industria de la extracción minera.

Asimismo, experimentando con la bacteria, se encontró que eliminando el gen responsable de la sintetización del delftibactin A conduce inevitablemente a la muerte del organismo o, en el mejor de los casos, a su supervivencia en las peores condiciones, expuesto como queda al cloruro de oro.

[New Scientist]

Plaga de langostas proveniente de Egipto invade Israel (¿sigue la lluvia de ranas?)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/12/2013

La realidad copiando la ficción: desde hace unos días una devastadora plaga de langostas ha invadido el territorio de Israel, nubes de millones de insectos provenientes de la frontera con Egipto que ya han perjudicado campos de cultivo y otras actividades rurales y urbanas.

En un hecho de inevitables asociaciones catastróficas y bíblicas, en estos último días el territorio de Israel se ha visto asolado por una plaga de langostas que proviene de la frontera con Egipto, justo el país donde, según el Éxodo, ocurrieron las diez plagas con que el Dios de los judíos castigó al faraón por mantener esclavo al pueblo elegido. En el caso del relato religioso, las langostas fueron la octava maldición, precedidas por una lluvia de fuego y hielo y seguida de la oscuridad.

En el caso de la actual, ha sido la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la que alertó sobre las condiciones que podrían propiciar la invasión de los insectos, en particular el factores relacionados con el viento y el clima.

Por su parte el Ministerio de Agricultura del gobierno de Israel estableció una línea de emergencia para reportar concentraciones alarmantes de langostas e insectos afines. En Kmehin, una población rural al sur del país, en las inmediaciones del desierto de Negev, se reportó la presencia de enormes y ominosas nubes conformadas por millones de especímenes.

Productores locales de papas y transportistas ya han resentido los perjuicios de este fenómeno: los primeros por la pérdida de sus cultivos y los segundos por la obstrucción de la visibilidad para manejar que representa la presencia de los animales.

Según el Ministerio, esta es la peor plaga de langostas desde 2005 e incluso peor que una legendariamente nociva registrada en la década de los 50.

[NYT]